CulturaDeportesReseñas de Pelis y Series

Un juego de caballeros: el nacimiento del futbol profesional en una serie de Netflix

Juego aclamado por muchos y rechazado por otros tantos, el futbol se ha transformado a través del tiempo junto con el mundo mismo. Hoy hablamos de Un juego de caballeros, serie original de Netflix, donde conoceremos el nacimiento del futbol como deporte profesional de hace casi 150 años.

Antes de ser el deporte más famoso del mundo, el futbol fue una práctica nacida entre la élite social de Inglaterra a mediados del siglo XIX. Aquí hablaremos de elementos del contexto socio-histórico en el que se inventaron las reglas de este deporte; también, de las diferencias entre su práctica en el pasado y en el presente, así como de sus primeros jugadores profesionales. Como siempre, les invitamos a conocer más al respecto a través de nuestras referencias, donde se encuentran aficionados y expertos estudiosos del tema.

Imagen promocional Un Juego de Caballeros
Imagen: Filmaffinity

Datos técnicos de la serie

Esta mini serie de Netflix, cuyo nombre original es The English Game, reproduce un importante episodio en la historia del futbol, en seis capítulos estrenados en 2020. Su productor y guionista es Julian Fellowes, productor, actor y novelista británico, conocido por la manufactura de la afamada serie Downton Abbey, entre otros filmes de corte histórico.

En Un Juego de Caballeros, el nacimiento del futbol profesional está narrado como una ficción histórica ambientada en Inglaterra a mediados del siglo XIX. Algunas de las licencias narrativas que saltan a la vista son los logros atribuidos a uno de los equipos protagónicos de la serie; en realidad, abarcan las vivencias en la cancha de dos equipos que efectivamente existieron en Inglaterra: el Blackburn Olympic y el Blackburn. El primero desapareció rápidamente, pero el segundo sigue jugando en segunda división de aquel país.

Otros permisos en la trama son los detalles sobre la vida privada de Fer Suter, Jimmy Love y Arthur Kinnard; lo cual es entendible en cuanto a dramatización y practicidad para narrar la historia del deporte.

Análisis de “un Juego de Caballeros”: Cartelera Ataquera

La invención del futbol

El futbol es, efectivamente, una invención humana y, como tal, sus características solo pueden entenderse en función del contexto histórico en el que se desarrolla este deporte. Podemos encontrar los orígenes del futbol en los antiguos juegos de pelota de distintas latitudes en el mundo; sin embargo, el consenso sobre lo que actualmente conocemos como futbol es que surge en Inglaterra a mediados del siglo XIX.

De hecho, su práctica estaba restringida a las escuelas británicas donde acudían aristócratas y burgueses adinerados, formulándose las primeras reglas que cambiaban de una institución a otra; asimismo, uno de los reglamentos más importantes en los que se basarían las normas posteriores fue el de Cambridge. La fundación de la Asociación Inglesa de Futbol en 1863 marca el arranque del juego que todos identificamos como football soccer.

Para saber más de Inglaterra en el siglo XIX: Penny Dreadful: una serie de historia y literatura

Juego de caballeros

El hilo conductor de Un juego de caballeros es el conflicto entre la clase adinerada y la clase trabajadora. Por una parte, los aristócratas y burgueses tenían el objetivo de que este deporte fuese practicado solamente por miembros de su grupo social; por otro lado, la clase trabajadora deseaba competir y se había apropiado ya de la práctica amateur del futbol. Observamos cómo el futbol representó una distracción de las problemáticas laborales como los recortes salariales, explotación laboral y pobreza que vivía la clase trabajadora inglesa. Sin embargo, contrario a la creencia popular que afirma que solamente es una distracción, el futbol también fue una forma de organización interna de los obreros; ya que, este representaba la esperanza de conseguir un triunfo y demostró que unidos podrían lograr cambios en sus vidas.

Las fábricas textiles, metalúrgicas, de alimentos y de transportes fueron resultado de la Revolución Industrial durante el siglo XIX. En muchas partes del mundo, pero principalmente en Inglaterra, la explotación laboral hacia trabajadores fue característica del periodo; debido a la precaria situación en que vivían, no es coincidencia que también sea el país donde surgieron los primeros sindicatos y movimientos obreros. Todas estas situaciones están retratadas en Un juego de caballeros, a la par de otros aspectos de la vida cotidiana de aquella época.

Los primeros jugadores profesionales

Además, la trama se desarrolla en torno al dilema de permitir o no jugadores profesionales en los equipos, es decir, jugadores pagados; aunque en el presente, el pago de un sueldo a jugadores sea un tema discutido hasta bien entrado el siglo XX, incluso en los equipos latinoamericanos.

Los protagonistas de esta serie representan a las dos clases sociales enfrentadas; Arthur Kinnaird, hijo de un banquero aristócrata, educado en el prestigioso Eton College y jugador del equipo Old Etonians; y, Fergus Suter, un albañil escocés que comenzó a jugar en Darwen,  club obrero, cuyo dueño pagó un sueldo a Suter y a su compañero Jimmy Love. Con este hecho, Suter y Love son considerados los primeros jugadores pagados en la historia del futbol.

Los protagonistas discuten en distintos momentos acerca de la legalidad de pagar a los jugadores y si esto daría ventaja a los equipos donde hubiera un pago de por medio. Gran parte de los conflictos entre los equipos trascienden los terrenos del juego, y dan cuenta de intereses económicos y sociales de los involucrados. De esta manera, vemos a la asociación de futbol conformada por aristócratas y capitalistas dueños de fábricas textiles; lo cual consiste en actuar por mantener sus privilegios económicos a costa del trabajo y los recortes salariales a los obreros.

El argumento principal de obreros que recibían pago por jugar, era que los aristócratas y burgueses contaban con ventajas para competir; entre las principales estaban el tiempo para entrenar, medios económicos para satisfacer necesidades, especialmente alimenticias, y una representación garantizada en las asambleas de clubes de futbol. En Un Juego de Caballeros se apela al sentido de honor y deportividad entre miembros de distintas clases sociales, es por ello que el juego se lleva a cabo entre caballeros.

Un juego pactado entre caballeros de distinta clase social
Imagen: Finde La Tercera

El futbol antes vs. el futbol ahora

En cuanto al deporte mismo, podemos comparar cómo se vivía y jugaba el futbol antes, y en cómo se vive el futbol ahora. Tengamos en cuenta que este deporte es un invento y, como tal, sus normas y las experiencias que lo acompañan se transforman a través del tiempo.

Algunos de los elementos visuales evidentes en Un juego de caballeros son el tipo de uniformes que no eran propiamente deportivos y carecían de asignación numérica. La disposición del campo de juego es muy distinta a la actual y la figura de director técnico o de nombres para cada tipo de jugador son inexistentes; así mismo, los entrenamientos y las estrategias de juego observables son planes rudimentarios que tienen poco que ver con las jugadas actuales.

Son notorias también las formas de organizar los torneos o copas, en los que el arbitraje, la crónica deportiva; así como, el conteo del tiempo extra y el marcador son distintos a los que conocemos actualmente. Por último, en lo referente a la afición, los asistentes a los encuentros no eran apenas unas decenas de personas; eso sí, lo que no se pone en duda es la pasión que despierta el deporte y la enemistad surgida de la competencia. En el capítulo final veremos cómo estos elementos producen una trifulca entre los asistentes al juego.

Jugadores reales del siglo XIX y su representación en Netflix
Jugadores reales del siglo XIX y su representación en Netflix / Imagen: Infobae

Un final idílico

Hay que añadir que en Un Juego de Caballeros, el nacimiento del futbol profesional, se presenta como un final idílico; puesto que los protagonistas acuerdan que el juego del futbol debe suceder bajo un pacto entre caballeros: respeto, lealtad y deportividad; es decir, competir por competir. Hasta cierto punto, es un final alejado de la realidad, pues conviene separar los dos componentes del futbol. Este es un deporte y también es una industria gigantesca en la que intervienen importantes intereses financieros de inversionistas, patrocinadores y medios de comunicación.

También, es el reflejo de la sociedad de la misma manera en que sus orígenes responden al contexto socio-histórico en el que sucedieron. Como tema cultural, el futbol es objeto de estudio de científicos sociales; por consiguiente, ha sido tratado por historiadores, antropólogos, sociólogos y economistas. A propósito de incidentes violentos como el que ocurrió en Querétaro el pasado 05 de marzo (2022) en medio de un partido, es necesario reflexionar sobre el estado actual del futbol y de la sociedad que lo practica y consume.


Referencias
  • Alabarces, Pedro, (2018), Historia mínima del futbol en América Latina, El Colegio de México.
  • Ataque Futbolero, (2021), Cartelera Ataquera: “Un Juego de Caballeros”, [Podcast].
  • Castañeda, Ángel, (2021), La verdad sobre ‘Un juego de caballeros’, la serie que arrasa en Netflix y revela cómo nació el fútbol, El Español.
  • Galeano Eduardo, (2004), El futbol a sol y sombra, Siglo XXI Editores.
Marcela Luján
Redactora Funcional de Primer Nivel en Modernidades - Pienso que podemos aprender de todo y de todos si prestamos atención. Leer, escuchar música o radio, ver t.v. y caminar son algunas de mis actividades favoritas. Me he desarrollado en la docencia de ciencias sociales en diferentes niveles y en asociaciones civiles del ámbito cultural y educativo. Soy licenciada en historia por la UAQ.

Súmate a la retro de esta nota

Más en: Cultura