CulturaEntretenimientoLa Ruta de las ArtesTendencias

Schiele y la estrecha frontera entre pornografía y arte

Egon Schiele, autorretrato
Egon Schiele, autorretrato

Empiezo esta Ruta de las Artes con una cita del mismo artista:

Reprimir al artista es un delito, es asesinar la vida cuando germina”.

En un mundo orwelliano del que no estamos tan lejos, la vigilancia extrema a los ciudadanos por parte del Estado se convierte en la violación de los derechos básicos de los ciudadanos. Sin embargo, en la sociedad de inicios del siglo XX, se volvería una cacería de brujas en contra de la inmoralidad del artista.

¿Quién puede negar la autenticidad, la fuerza expresiva y el valor de Egon Schiele como artista? Las autoridades de Viena y Oskar Kokoschka (artista contemporáneo) lo hicieron en 1912. A la edad de 22 años fue acusado y arrestado por los cargos de supuesto secuestro de una menor, utilización probada de modelos infantiles, representación de lesbianas abrazándose, escarnio blasfemo de la Iglesia Católica en cuadros como Cardenal y monja (Caricia), lascivos semidesnudos con faldas levantadas y modelos masturbándose en solitario. Kokoschka le colocó a su competidor la etiqueta despectiva de «pornográfico» y restó mérito al famoso y seguro trazo pictórico de Schiele.

Desnudo femenino acostado con las piernas separadas, 1914

Desnudo femenino acostado con las piernas separadas, 1914
Aguada y lápiz, 30,4 x 47,2 cm

Uno de tantos libros que hablan de Schiele

En el libro Egon Schiele de Esther Selsdon y Jeanette Zwingenberger de la editorial Parkstone International, las autoras nos hacen un recorrido de las obras y de la vida tanto académica como personal del artista. En éste, recalcan que Schiele, utilizó siempre sus impulsos sexuales menos como una manera de provocar que como una forma de descubrir su estado anímico.

Igual que en un espejo, sus obras reflejan sus sentimientos, haciendo del dibujo y la pintura una catarsis, no una reacción contra sus detractores.  A pesar de que siempre se le consideró obstinado, rebelde y provocador, Schiele más bien tuvo un carácter apasionado e impertérrito.

Llegó a escribir en uno de sus poemas: Todo me agradaba, quería mirar a / los hombres iracundos con cariño para / que sus ojos tuvieran que hacer lo mismo y / quería hacer regalos a los envidiosos / y decirles que yo era fútil. Expresando en éste, no su ira contra aquellos que no lo apoyaban o lo criticaban, sino su dulzura e indulgencia, haciendo de sí mismo un ser irrelevante que no debía preocupar a nadie.

Libro sobre Egon Schiele

https://www.gandhi.com.mx/egon-schiele-9647f1
Egon Schiele
Autor: Esther Selsdon, Jeanette Zwingenberger
Editorial: Parkstone International

Aliados en tiempos difíciles

En oposición al frente conservador, se encuentra Heinrich Benesch, que fue para Schiele el verdadero espíritu bondadoso. Benesch lo visita en prisión, se encarga de buscarle un abogado defensor y le pide al artista que jamás arroje a la papelera ni siquiera el boceto más desastroso, que conserve hasta el mínimo pedazo de papel para engrosar su colección.

También se encuentran escasos amigos, promotores y modelos que siguieron de cerca y con entusiasmo su producción artística. Schiele escribió refiriéndose a estas personas cercanas la siguiente frase: “A ellos, a los superadores de tabúes, pertenece el futuro”.

Los amores de Schiele

También estuvo a su lado la comprensiva Valerie Neuzil (Wally), cuatro años más joven que él, quien fue su modelo preferida, amante y amiga sacrificada hasta que Schiele decide casarse con Edith Harms.

Retrato Wally

Retrato de Wally Neuzil, 1912
Óleo, 32 cm × 39,8 cm

A pesar de la trágica ruptura y del contrato en donde plantea pasar todos los veranos con ella aunque estuviese casado con Edith, nunca acusó ni malinterpretó a Schiele, llamándolo solamente el «eterno niño».

Retrato Edith

Edith Schiele sentada con un vestido de rayas, 1915
Gouache y acuarela sobre papel, 51 x 40 cm

La estrecha frontera entre pornografía y arte

Ahora bien, aunque entendamos como pornografía la cualidad de las obras literarias o artísticas de excitar morbosamente la sexualidad, no se puede afirmar rotundamente que la obra de Schiele es netamente pornográfica.

Viéndose en sueños

Viéndose en sueños, 1911
Acuarela y lápiz, 48 x 32 cm

El aura negativa que se le impuso a Schiele desde sus comienzos como artista, no contó con la maestría con que desarrollaba sus obras, ni con la rapidez con la que evolucionó.  Los modelos de sus desnudos los desgarra de su entorno, sin relacionarlos de alguna manera con la realidad y sin darles el más mínimo detalle acerca de la luz, el aire, las sombras y la hora del día.

Te recomendamos leer: De la caricatura al hiperrealismo en Sebastià Martí Benedí

Schiele escoge para sus modelos, las posturas más variadas, a menudo obscenas, como vehículo de la expresión erótica. Aquí vemos cómo el pintor se convierte en conductor de kamasutra expresionista que presenta figuras de muchachas desindividualizadas, cuyos rostros miran fijamente al espectador.

Movimientos #MeToo y #YoSíTeCreo

Este modo de ver las cosas, desde un ángulo poco convencional, es lo que consterna a la sociedad conservadora que rodea a Schiele. También consternaría a nuestra propia sociedad si Schiele viviera en nuestra época con el debate de movimientos feministas #MeToo y #YoSíTeCreo del feminismo, con los cuales comulgo plenamente. Cabe destacar que en 2018, celebrando los 100 años de su muerte, censuran su obra en Alemania y Reino Unido, prohibiendo colgar los carteles con sus desnudos en las calles de estos países.

Los reclamos de la sociedad por la invitación a su estudio a menores de edad, prostitutas, algunas mujeres de alta sociedad y familiares, hicieron que la reputación del artista decayera y con ello, su necesidad expresiva se desató.

Entre los estallidos que generó con su obra, está la acuarela La hostia roja, en donde se muestra a una muchacha presentando al observador, como un objeto de culto, el miembro erecto de tamaño descomunal del artista. Posiblemente la primera dick pic en exhibirse de la historia.

La hostia roja, 1911

La hostia roja, 1911
Acuarela y lápiz, 28.3 x 48.2 cm

¿Quieres leer sobre feminismo? Hermila Galindo, una luchadora del voto para las mexicanas

Al principio, la provocación es un elemento importante en sus primeras obras.  Era una manera de rebelarse contra la falta de comprensión de parientes y maestros. Luego, Schiele roza los límites de la provocación de una manera más inteligente, junto con la búsqueda de su propia identidad y sexualidad. En esta acuarela, no sólo pinta un tema atrevido, sino que le da incluso un título de la liturgia cristiana.

Autorretratos

Este cuadro pertenece a una serie de representaciones crudas del propio artista, donde disecciona su cuerpo y lo hace objeto de crítica. Ahí Schiele deja constancia de sus motivaciones y expresa sus sentimientos a través de su propia imagen estilizada, hasta convertirla en símbolo.

Muchas veces se representó a través de mártires y santos, incluso llegó a sugerir la postura de la crucifixión. Ensombrecía sus facciones y las afeaba. Se retrataba sin afeitarse y con el rostro y el cuerpo angulosos. Ésa era la manera de verse incomprendido y solitario.

Eros, 1911

Eros, 1911
Aguada, acuarela y carboncillo, 55,9 x 45,7cm

Llegó a escribir: Quisiera sobrevolar la ciudad como un ave de presa, manifestando el deseo de ver las cosas desde un ángulo extraordinario (como llegó a hacerlo), desde una perspectiva en picada, lejos del alcance de los rumores y la crítica que muchas veces lo excluían de las exposiciones y reportajes en revistas, restándole valor a su obra y dificultando su reconocimiento entre el círculo de artistas de la época.

Mujer con medias negras, 1913

Mujer con medias negras, 1913
Aguada, acuarela y lápiz, 48,3 x 31,8cm

Schiele, artista de culto

Así, con su particular modo de captar las imágenes y expresar su conflictivo mundo interior (nos faltaría vida para analizar toda su obra y discernir entre la estrecha frontera entre pornografía y arte), las láminas eróticas de Egon Schiele fueron muy codiciadas en determinados círculos.

Los mismos hombres que criticaban su obra en público, le solicitaban láminas por encargo, a pesar del halo oscuro con que se las etiquetaba. Lo que en algunos dibujos está solamente sugerido, aparece en otros en toda su crudeza, pero gracias al delicado equilibrio entre el realismo y la abstracción, Schiele logra moverse por la estrecha frontera que separa el arte de la pornografía.

El abrazo

Una de sus más grandes obras a nivel de técnica y composición, es El abrazo (Amantes II). En esta escena descontextualizada, aparecen dos jóvenes amantes envueltos en una sábana blanca en un profundo abrazo. Más que apasionada o erótica, esta obra nos muestra una conexión melancólica entre dos personas que comparten una verdadera intimidad.

El abrazo (Amantes II), 1917

El abrazo (Amantes II), 1917
Óleo, 100 × 170 cm

Ya casi al final de su trágica y corta vida (muere a los 28 años tres días después de la muerte de Edith), nos muestra una sensibilidad abrumadora, donde no son los sujetos sexuales los que prevalecen, sino la conexión humana que nos hace individuos capaces de sentirse vulnerables con el otro.

Habrá que analizar sus más de 340 pinturas y alrededor de 2800 dibujos para determinar su valor como artista, y reflexionar sobre la censura en el arte.

¿Qué opinas tú al respecto?

Egon Schiele [Libro electrónico]. Parkstone International.

Leopold Museum. (s. f.). Leopold Museum. Recuperado 6 de octubre de 2020.

 

Bélicca Gómez Cabrera
Nací en Valencia, Venezuela. Estudié Letras en la Universidad Central de Venezuela (UCV), Artes Gráficas mención Diseño en la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas y el FPELE (Formación de Profesores de Español como Lengua Extranjera) en International House Querétaro. He realizado numerosos cursos, incluyendo el Diplomado en Creación Literaria en la Escuela de Escritores de Querétaro; Diplomado en Desarrollo de Habilidades Intelectuales a través del Ensayo; Diplomado en Desarrollo de Competencias Didácticas de la Escuela Normal Superior de Querétaro; y el Diplomado en Marketing Digital y Redes Sociales en la Anáhuac Campus Querétaro. He participado en varias revistas literarias nacionales e internacionales como ensayista, fotógrafa, correctora de estilo y diseñadora: “Look&Click”, “Trastiempos”, “Kalathos”, “Mombaça, Literatura y arte”, “El bozal”. Realicé la portada del libro La calle ciega de Roy Reyes. Mis cuentos han sido publicados por el Fondo Editorial del Gobierno del Estado de Querétaro con el título El bozal II. Trabajé como Social Media Manager en la revista digital T3 Magazine y como locutora en el podcast Smart3r Girls. Actualmente trabajo en International House Querétaro desde 2010 como Directora del Departamento de Formación Docente y también como correctora de estilo y diseñadora gráfica en M-TD Tecnología y Diseño.

Los comentarios están cerrados

Más en: Cultura