EntretenimientoReseñas de discos

Scary Monsters; David Bowie advierte cómo lo comercial destruye la moral

Scary Monsters; David Bowie advierte cómo lo comercial destruye la moral
Foto. David Bowie

Escuchar Scary Monsters and Super Creeps de David Bowie es una de las más grandes satisfacciones que un mortal puede tener; definitivamente, es el sello más grande de la creatividad musical. Este 13 de septiembre de 2021 se cumplieron 41 años del lanzamiento del disco que acabó con la era del Bowie rockstar para darle paso a la super-rockstar comercial; es decir, David Bowie acabó con todos sus míticos personajes para darle la bienvenida a la era más comercial y gloriosa de la música, los 80.

El 13 de septiembre de 1980, Davie Bowie presentó un disco plagado de texturas inigualables entre el postpunk, el naciente new wave y los géneros experimentales del rock-electrónico; es decir, la influencia poderosa y marcada de Kraftwerk y Brian Eno y la continuación de la mítica trilogía de Berlín.

Para muchos autores (me incluyo), Scary Monsters and Super Creeps es la cuarta entrega de la etapa más creativa de David Bowie. Considero que es la perfecta culminación después de los bestiales, influyentes, poderosos y extremadamente creativos discos de Low, “Heroes” y Lodger.

It’s No Game (Part 1) /No es un juego

El disco comienza con una textura que sin duda nos hace imaginar cómo era colocar un cassette en los famosos stereos de los ochenta. Oyes e imaginas la cinta correr mientras una voz japonesa femenina (Bowie nos trajo la cultura del Japón a la música), nos da la bienvenida.

Después, escuchamos los lamentos de David Bowie, gritando con desesperación que todo se acabó; que las etapas del Major Tom, del extraterrestre andrógino, del duque blanco y del Bowie creativo se acabaron.

Silhouettes and shadows
Watch the revolution
No more free steps to heaven
It's no game

Siluetas y sombras
Mira la revolución
No más pasos gratis al cielo
No es un juego

La canción con toques de art-rock, postpunk y new wave (ya sabes, el uso intensivo del sintetizador), dan un toque de melancolía para Bowie. Es la apertura del disco para decir que Bowie renuncia a su vida pasada para entrar en la vida que “vende”. Debo decir que esto es una influencia brutal en mi vida, gracias a este disco generé una repulsión a la música comercial que solo suena una vez y ya.

So where's the moral
When people have their fingers broken
To be insulted by these fascists
It's so degrading
And it's no game

Entonces, ¿dónde está la moral?
Cuando la gente tiene los dedos rotos
Ser insultado por estos fascistas
Es tan degradante
Y no es un juego
David Bowie/1980. En "Scary Monsters" interpretó al último alterego de realidades. "Pierroth"
David Bowie/1980. En “Scary Monsters” interpretó al último alter ego de realidades. “Pierrot”; un personaje del siglo XVI que alegraba las calles de Francia e Italia con recitales y cuentos ambulantes.

Up the Hill Backwards/Subir la colina para retroceder

Es claro el título, subes la colina del éxito, la gloria y la fama, pero retrocedes como ser interno, como persona moral, como individuo. David Bowie es brutal al decir en esta canción que tenemos que dejar algo de nosotros para lograr el “reconocimiento” de la sociedad.

The vacuum created by the arrival of freedom
And the possibilities it seems to offer
It's got nothing to do with you, if one can grasp it
It's got nothing to do with you, if one can grasp it

El vacío creado por la llegada de la libertad
Y las posibilidades que parece ofrecer
No tiene nada que ver contigo, si uno puede entenderlo
No tiene nada que ver contigo, si uno puede entenderlo

Bowie remata con una estrofa delirante y poderosa, llegadora y destructible. Nos dice cómo crear ídolos de papel y cómo lo común y lo sencillo es lo que quiere la gente.

More idols then realities, ooh
I'm OK, you're so-so, ooh

Más ídolos que realidades, ooh
Estoy bien, eres regular, ooh

Scary Monsters and Super Creeps/Monstruos Aterradores y Súper Aburridos

La canción homónima al álbum con un título que creo dice claramente cómo la música, el cine, las bellas artes y las personas se convierten en monstruos aterradores, pero súper aburridas. Explica la textura de esta canción con sonidos reflejantes de monstruos gritar en las calles como si fueran “zombies”.

Todos lo vemos, cuántos andamos así por las calles de las ciudades, errantes, ansiosos de consumismo, comercial, amor al dinero; cuántos en verdad se detienen y analizan esto. Nos hemos vuelto máquinas absurdas que solo crecen, fornican y luego mueren. Lo demás, quedó en el olvido. Bowie con esto es claro en darnos una crítica a la realidad de los venideros ochenta y sí, también nuestra época actual.

Now she's stupid in the street
And she can't socialize
Well, I love the little girl
And I'll love her till the day she diez

Ahora ella es estúpida en la calle
Y ella no puede socializar
Bueno, amo a la niñita
Y la amaré hasta el día en que muera

Muy parecido a la película de ocho años después, They Live “Ellos viven”, de John Carpenter. El estilo y sonido de guitarras que impone Carlos Alomar es espectacular.

Peirrot David Bowie. Un coloquial payaso pero del espacio.
Foto. David Bowie/1980

Ashes to Ashes/Cenizas a Cenizas

El sonido del sintetizador es maravilloso, el new wave comenzaba a tener un impacto indescriptible en las grandes bandas de la época; Bowie, pionero en su uso, no se quedó atrás y nos regaló una pieza magistral, un clásico de este álbum y la revelación más grande de lo que se avecina (al buen entendedor).

La canción se colocó en el primer lugar de ventas en el Reino Unido y la producción de su videoclip (cuando MTV rifaba), fue la más costosa de la historia; es decir, ningún otro artista había gastado tanto dinero para entregar una pieza de este nivel de proporciones épicas.

Foto. David Bowie terminando con el Major Tom absorbido sin ideas
Foto. David Bowie terminando con el Major Tom absorbido sin ideas

En todos los países se posicionó Ashes to Ashes en los primeros 10 lugares de las más sonadas; Australia, Alemania, Reino Unido, Francia, Suecia; excepto Estados Unidos (De México ni hablamos). En el vecino país del norte el atraso musical se hizo presente con la escucha activa de la “música disco” que retumbaba por todos lados, un degenere completo al soul.

Ahora bien, la mítica canción de David Bowie nos habla del olvido y desconexión total de aquel astronauta que escapó de la Tierra en 1970 para no volver. Me refiero al Major Tom; una referencia cruel y dura a cómo Bowie se despega de su más grande alter-ego succionado por la codicia y la barbarie del consumismo.

Un mensaje de aliento para decir “estoy feliz”, no me busquen o un mensaje de desesperación por olvidar su origen y cambiar a lo que “quieren”. ¿Quiénes?, ya sabes, “ellos” (al buen entendedor).

They got a message from the Action Man
"I'm happy, hope you're happy too
I've loved all I've needed, love
Sordid details following"

Recibieron un mensaje del Action Man
"Estoy feliz, espero que tú también seas feliz
He amado todo lo que necesitaba, amor
Siguiendo sórdidos detalles"

Bowie también refiere a cómo las drogas influyeron en su vida en sus primeros años como artista de rock.

Ashes to ashes, funk to funky
We know Major Tom's a junkie
Strung out in heaven's high
Hitting an all-time low

Cenizas a las cenizas, funk a funky
Sabemos que el Mayor Tom es un drogadicto
Encadenado en lo alto del cielo
Alcanzando un mínimo histórico

Después, viene una maestría completamente espectacular en el sintetizador, un sonido abismal, crudo y frío, una sensación de desolación y sufrimiento. El sonido más melancólico jamás hecho. Personalmente, en mí causa llanto, tristeza y resignación; asimismo, es una flagelación brutal, jamás te cansas de oír como las texturas de ese sintetizador tocan tu mente.

Las crudas palabras acompañadas de ese sonido profundo del sintetizador entre new wave y postpunk; en consecuencia, traen a Bowie a decirle adiós a su pasado.

My mother said, to get things done
You'd better not mess with Major Tom

Mi madre dijo, para hacer las cosas
Será mejor que no te metas con el Mayor Tom

Ashes to Ashes es una canción que ha recibido tributos y honores por todos lados. Por ejemplo, Tears for Fears hizo su remix en 1992. Keane por su parte, le rinde tributo en su álbum Perfect Symmetry en Better Than This (en general en todo su disco). La influencia musical nos dice claramente cómo la creatividad no existe, solo son copias de algo anterior.

El videoclip de Ashes to Ashes fue el más caro de la historia. David Bowie.
Foto. David Bowie/ Videoclip Ashes to Ashes

Fashion/Moda

Las modas llegan y se van, así Bowie nos trae en un sonido postpunk rítmico la llegada de la moda ochentera. Nos introduce en un túnel nuevamente de consumismo, de ídolos de papel, de personas plásticas con pintura brillosa; es decir, fantasía.

Colocándose en el quinto lugar de las más sonadas en el Reino Unido, Fashion nos trae la aceptación, el regocijo de las “modas”.

Seguro identificas las canciones de hoy con estas estrofas.

There's a brand new dance but I don't know its name
That people from bad homes do again and again
It's big and it's bland full of tension and fear
They do it over there but we don't do it here

Hay un baile nuevo, pero no sé su nombre
Que la gente de malos hogares hace una y otra vez
Es grande y soso, lleno de tensión y miedo.
Ellos lo hacen por allá, pero nosotros no lo hacemos aquí

Un auténtico “horrorshow” diría el personaje Alex DeLarge en “La Naranja Mecánica” de Stanley Kubrick. Las modas y su influencia del consumismo que una y otra vez vienen causando solo degeneración al entendimiento humano.

Simplemente es repetir una y otra, una y otra vez lo mismo, quizás Bowie se burla irónicamente de los ritmos en sus siguientes párrafos. Aquí querido lector, te pregunto ¿Cuántas veces haces coro a canciones ridículas con simples monosílabos?

Oh, bop, do do do do do do do do
Fa-fa-fa-fa-fashion
Oh, bop, do do do do do do do do
Fa-fa-fa-fa-fashion
La-la la la la la la-la
Comparativo. Izquierda, David Bowie como Blue Pierrot/Derecha, David Bowie como superestrella en gira Moonlight 1982

Teenage Wildlife/Vida salvaje adolescente

Cuando fuiste adolescente y sentiste que tenías el poder de comerte al mundo tú solo. Recordar cómo la vida no tenía otro significado más que la diversión; también, como fuiste joven y adoraste la vida salvaje sin remordimiento, sin presiones, sin modas, sin molestas críticas.

You fall to the ground like a leaf from the tree
And look up one time at that vast blue sky
Scream out aloud as they shoot you down
No no, I'm not a piece of teenage wildlife
I'm not a piece of teenage wildlife

Caes al suelo como una hoja del árbol
Y mira una vez ese vasto cielo azul
Grita en voz alta mientras te disparan
No, no, no soy un pedazo de adolescente vida salvaje
No soy un pedazo de adolescente vida salvaje

La canción completamente postpunk nos lleva en un sonido de recuerdos, coros perfectos de Tony Visconti y de un ingeniero de sonido que sumaron a la producción.

Scream Like a Baby/Grita como un bebé

Otra de mis canciones favoritas de este Scary Monsters and Super Creeps. Las primeras estrofas son tan impactantes, crueles, llenas de crítica que cuando las escuché por vez primera, fue una liberación total a la “inmundicia comercial”. Tal vez por eso no encajo en cualquier lugar, por esa maldita rebeldía de llorar y gritar como un bebé.

Well I wouldn't buy no merchandise
And I wouldn't go to war
And I mixed with other colors
But the nurse doesn't care
And I hide under blankets
Or did I run away?
I really can't remember
Last time I saw the light of day



Bueno, no compraría mercancía
Y yo no iría a la guerra
Y yo me mezclé con otros colores
Pero la enfermera no me cuida
Y me escondo debajo de las mantas
¿O me escapé?
Realmente no puedo recordar
La última vez que vi la luz del día

La canción también nos trae toques bélicos de cómo la programación mental fue y es una realidad en el mundo de la moda, la música y la cotidianidad. Menciona mucho a Sam en referencia clara al “Tío Sam”, a los Estados Unidos y sus planes de expansión involuntaria en cada mente de los individuos. Esta canción es reveladora, cruda y hasta conspiradora.

David Bowie siempre nos habló con tanto significado, que tenemos “mucha tela de donde cortar”. Con una voz “robotizada”, podemos escuchar las siguientes líneas trayendo; en consecuencia, actos programados que llegan y te controlan para ser del montón, de los sencillos, de los manipulados. Una técnica que, pese a que pasen los años, sigue más presente que nunca.

No athletic program, no discipline, no book
He just sat in the backseat swearing he'd seek revenge
But he jumped into the furnace singing old songs we loved

Sin programa atlético, sin disciplina, sin libro
Se sentó en el asiento trasero jurando que buscaría venganza
Pero saltó al horno cantando viejas canciones que amamos

La guerra también estuvo presente, fue en 1980 cuando se desató el conflicto bélico entre Irak e Irán y los insumos del petróleo se fueron a los suelos. En esos años había un caos por parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP); asimismo, México, Venezuela y Nigeria recibían toneladas de dinero que acabaron en manos corruptas. Todo según Bowie, un pretexto del “Tío Sam”.

Scream like a baby
Sam was a gun
And I never knew his last name
And we never had no fun

Grita como un bebé
Sam era un arma
Y nunca supe su apellido
Y nunca nos divertimos
Foto. Bowie/ Vivimos en una sociedad "ssss"
Foto. Bowie/ Vivimos en una sociedad “ssss (sonido de siseo de serpiente)”

Kingdom Come/Reino venidero

Bowie nuevamente juega con el alto contenido semiótico en su música, ahora nos habla del “Señor” eterno para alcanzar el regocijo de lo que él fue; es decir, solo la muerte sería capaz de devolverle la gloria de la perfecta creatividad que tuvo en años pasados. Es claro que David Bowie odió a morir todo lo comercial y que con la “mano oculta” tuvo que ceder.

Well I'll be breaking these rocks
And cutting this hay
Yes I'll be breaking these rocks
What's my price to pay?

Bueno, estaré rompiendo estas rocas
Y cortando este heno
Sí, estaré rompiendo estas rocas
¿Cuál es mi precio para pagar?

Esclavo del consumismo, del dios dinero y de la fama. Esclavo de la “moda”, esclavo de la repetición y esclavo a los látigos de los reinos que cambian vidas por billetes. Ojo con “el rayo ardiente” (al buen entendedor).

Well the river's so muddy,
But it may come clear
And I know too well what's keeping me here
I'm just the slave of a burning ray
Oh give me the night,
I can't take another sight
Please, please give me the night

Bueno, el río está tan embarrado
Pero puede que quede claro
Y sé muy bien lo que me mantiene aquí
Solo soy el esclavo de un rayo ardiente
Oh dame la noche
No puedo tomar otra vista
Por favor, por favor dame la noche

Because You’re Young/Porque eres joven

Nuevamente el postpunk de David Bowie con un juego magistral del sintetizador llevándote como rompecabezas o piezas de Tetris cayendo una sobre otra. Un millón de sueños cuando eres joven, todos nos hemos sentido así; un millón de imaginarias por cumplir que se caen al crecer.

Un recuerdo de cómo deberíamos volver a ser jóvenes y tomar la actitud de revivir nuestros sueños y reparar cicatrices que tenemos. Es también una dura crítica al conformismo, crecemos y dejamos nuestros sueños por solo seguir al sistema, al control y a las normas “del está bien”.

Because you're young
You'll meet a stranger some night
Because you're young
What could be nicer for you?
And it makes me sad
So I'll dance my life away
A million dreams, a million scars

Porque eres joven
Conocerás a un extraño alguna noche
Porque eres joven
¿Qué podría ser mejor para ti?
Y me hace sentir triste
Así que bailaré mi vida lejos
Un millón de sueños, un millón de cicatrices

¿Las personas viven felices o infelices? Observa su estado de ánimo y su cotidianidad, despiertas, desayunas (a veces), vas al trabajo, regresas, enciendes el televisor y duermes. Toda la vida así, David Bowie en Because You’re Young nos indica claro que somos seres muertos que simulan tener vida. Nuevamente, el resultado de la moda, del conformismo y del consumismo del momento.

He punishes hard
Was loving her such a crime?
She took back everything she said
Left him nearly out of his mind
They're people I know, people I love
They seem so unhappy
Dead or alive

Él castiga duro
¿Amarla era un crimen así?
Ella retiró todo lo que dijo
Lo dejó casi fuera de su mente
Son personas que conozco, personas que amo
Parecen tan infelices
Vivo o muerto

It’s no Game (Part 2)/No es un juego (parte 2)

La segunda parte de It’s no Game, la culminación más relajada y pasiva de todo el álbum. Continúa con los mismos párrafos de la parte 1. Bowie nuevamente nos reafirma que la moral y los valores propios se esfuman en cuanto “se busque el éxito”. Melancolía en los coros con un “No es un juego”; personalmente, hubiera querido que sí.

So where's the moral
When people have their fingers broken
To be insulted by these fascists
It's so degrading
And it's no game

Entonces, ¿Dónde está la moral?
Cuando la gente tiene los dedos rotos
Ser insultado por estos fascistas
Es tan degradante
Y no es un juego

El remate es el cassette saliéndose de su reproducción rompiéndose la cinta y dejando claro que se acabó todo. Textura espectacular que solo el genio británico pudo lograr.

Scary Monsters and Super Creeps es un álbum completamente influyente en míticas bandas y cantantes contemporáneos como Billy Idol, U2, Marylin Manson, Iggy Pop, Placebo, Green Day, Keane, incluso Miguel Bosé; por citar algunos. No por algo, David Bowie es considerado el artista más importante, influyente, rico y creativo del siglo XX.

Te invito a disfrutar de Scary Monsters and Super Creeps a todo volumen, a sentir las texturas de la música que van más allá de los sonidos y goza de cómo el alma vibra con cada nota, instrumento y recital; asimismo, evita caer en lo comercial, en lo cotidiano, en lo que afecta tu realidad.


Referencias

David Buckley (1999). Strange Fascination – David Bowie: The Definitive Story.

Subir carátula o imagen

Scary Monsters (and Super Creeps)

10

Scary Monsters and Super Creeps de David Bowie es una de las más grandes satisfacciones que un mortal puede tener; definitivamente, es el sello más grande de la creatividad musical.

Lo impresionante
  • Su poder semiótico en cada letra, es perturbador
  • Conspirador, perfecto y pulverizador al pasado
  • Es un adelanto al new wave, fin del postpunk y una transición al surgimiento de estrellas
    Jorge González
    Líder de Proyecto de Modernidades - Comunicólogo especialista creativo en marketing digital y redacción. Periodista apasionado de la historia, la música, la filosofía y las bellas artes; asimismo, soy aprendiz de la historia. Vivo del eCommerce, de las buenas acciones y de los tardes con café.

    Los comentarios están cerrados