¡Hey Doc!

Sarampión en tiempos de coronavirus; en silencio y sin freno

Empecemos con la pregunta de oro, ¿Tienes completo tu esquema de vacunación?, es importante recordar que las vacunas no solo son aplicadas durante la infancia, sino a lo largo de nuestra vida.

Hoy en día debido a la pandemia que vivimos de coronavirus, muchos se preguntan por la vacuna inmediata, misma que ya está en protocolos de pruebas para próximamente aplicarse.

Pero algo que llama mucho la atención, es que existen vacunas para otras enfermedades igual o más graves que el coronavirus; como por ejemplo, el sarampión, el tétanos, la poliomielitis, difteria o la hepatitis. De estas enfermedades no se habla, pero el hecho de que no estén muy presentes en la sociedad, no significa que no existan y son un claro ejemplo del éxito de la vacunación. Todas estas se encuentran disponibles para la población y lamentablemente hoy en día muchos deciden no aplicárselas.

Hay que recordar que vivimos en la actualidad un panorama parecido al de la pandemia de Influenza H1N1 del 2009, “todos” también querían la vacuna y estaban dispuestos a ponérsela como medida preventiva, hoy en día a pesar de las grandes campañas de vacunación, no se la aplican anualmente.

A la par de la pandemia del coronavirus, hay otro enemigo silencioso para el sistema de salud en México; hablamos del sarampión. Según cifras oficiales, hay 172 contagios en la República Mexicana, siendo el epicentro con más casos la Ciudad de México; por lo que, debido a esta situación, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hace el llamado de no bajar la guardia ante esta enfermedad, ya que también se ha registrado brotes en varios países de América Latina.

Pero, ¿Qué es el sarampión y por qué está de regreso?

Es un enfermedad vírica muy contagiosa que afecta a personas vulnerables de todas las edades, antes de que se introdujera la vacuna y se generalizará su uso, se estimaba que cada 2 a 3 años se registraban importantes epidemias de sarampión, causando millones de muertes; este virus se transmite por medio de gotitas que provienen de la nariz, boca o garganta de la persona infectada, sus manifestaciones iniciales suelen aparecer entre los 10 y 12 días posteriores a la infección, presentando diferentes manifestaciones como; fiebre elevada, rinorrea, conjuntivitis, tos que se acompaña de pequeñas manchas blancas dentro de la boca, días después aparecen erupciones cutáneas (sarpullido conocido coloquialmente) que inician en la cara, parte superior del cuello y se esparce por los brazos, tronco, continuando con muslos y finalizando en piernas y pies. La mayoría se restablecen en un plazo de 2 a 3 semanas.

De acuerdo al último reporte en México de la Dirección General de Epidemiología de la Secretaria de Salud, el pasado 15 de mayo se habían detectado 172 casos de sarampión; importante destacar que desde el año 2000 se habían registrado solamente 20 casos. La última epidemia de sarampión que hubo en nuestro país ocurrió entre 1989 y 1990, teniendo un registro de 89 mil 163 casos; mientras que el último paciente con un contagio autóctono (que es adquirido localmente sin haber estado en otras zonas de contagio ni en contacto con infectados), este se registró en 1995 según datos del Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica (CONAVE).

La situación actual del sarampión, se dice sobre los primeros casos reportados en el país a inicios de 2020, que fueron afectados y asociados a importación, lo cual significa que ha ingresado por alguna persona que haya viajado a otro país donde circulaba el virus, en este caso el contagio lo originó un visitante de Estados Unidos; sin embargo, los reportes advierten que la mayoría de los infectados son personas que no recibieron la vacuna contra el sarampión o que tienen un esquema de vacunación incompleto.

El sarampión se combate con vacunas y en México contamos con un buen sistema de vigilancia epidemiológica, además de un excelente programa nacional de vacunación, en donde la Cartilla Nacional de Vacunación de México se considera una de las más completas de América Latina (en donde solo faltaría incluir otros agentes para considerarla ideal). En nuestro país contamos con una larga historia en la aplicación y producción de vacunas con éxitos considerables, en 1978 se implementó por decreto presidencial la Cartilla Nacional de Vacunación como un instrumento de registro y control de las dosis de vacunas que reciben.

Es importante destacar que el sarampión fue eliminado en la región de Latinoamérica en 2016, lamentablemente se está disparando la alerta de nuevo. En México, hemos estado cerca de eliminarlo, pero en los últimos años han surgido grupos antivacunas alrededor del mundo donde muchos han dejado de aplicarse el antídoto.

El sarampión es una enfermedad mortal y hoy nuevamente regresa como un problema de salud, es importante tomar medidas, ya que no queremos que suceda lo mismo con otras enfermedades que ya se encuentran controladas.

La tarea que ahora todos tenemos, es buscar esas cartillas de vacunación, desempolvarlas y verificar que contemos con nuestro esquema de vacunación completo, de no ser así o tener dudas podemos acudir a nuestras clínicas o centro de salud correspondiente, ahí te podrán dar orientación al respecto, y si tienes hijos llevarlos a vacunar conforme a sus esquemas.

Los comentarios están cerrados

Más en: ¡Hey Doc!