EntretenimientoPortadaReseñas de Pelis y Series

Rojo amanecer; el reflejo de la desesperanza y dolor que dejó el 68

Rojo amanecer (1989) representa la primera película que retrata la represión y matanza que sufrieron los estudiantes del 68 en La Plaza de las Tres Culturas. De hecho, fue filmada en la clandestinidad y fue dirigida por Jorge Fons, cuenta con las actuaciones de Héctor Bonilla, María Rojo, Demián Bichir, Jorge Fegán, Bruno Bichir. La historia refleja los acontecimientos del 2 de octubre de 1968 desde el punto de vista de una familia que vive en Tlatelolco. Y, a través de sus personajes nos otorga testimonios, posturas e ideologías respecto al movimiento estudiantil.

No obstante, la cinta tiene muchos aspectos a analizar, es por ello que hablaremos de las escenas que reflejan la situación de aquellos años y que sirven para reflexionar. Lo anterior, pudo contribuir a su censura, al ser una representación de lo que vivió la sociedad mexicana en aquel entonces, en específico los jóvenes.  

Tic, tac, tic, tac

Desde el primer segundo, atrae mi atención el sonido invasivo del reloj, porque representa ese transcurso del tiempo que llevará a la tragedia. Primero, parece normal que sea el sonido predominante en un espacio donde todos duermen, pero cada segundo acerca a la angustia, el miedo y la inseguridad.

Además, el reloj es un referente constante en la cinta, no solo porque nos muestra en orden cronológico los sucesos de aquel 2 de octubre; también, es como una cuenta regresiva del inicio de la matanza y el final de la vida de los protagonistas.

En suma, el fondo negro en los créditos remarca esta pena provocada por la matanza, el luto, la desesperanza, la crueldad de los actos y la frialdad.

Créditos iniciales "Rojo Amanecer" 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

2 de octubre

Seguidamente, tenemos el cambio en el calendario, con un close up de la fecha que lo cambió todo: 2 de octubre. Por muy sencillo que parezca, esta acción tan normal de arrancar la hojita del 1° de octubre, también es una apertura a la tragedia; es decir, en aquel 1968 quién iba a pensar que un día cualquiera, otro día de protestas a las que ya estaban acostumbrados, iba a terminar así. Incluso, constantemente nos remarcan que los personajes estaban despreocupados porque nadie imaginó que la violencia azotaría aquella tarde.

Y, esto es algo común, despiertas, comienzas una mañana muy normal y no tienes idea de lo que te espera en el transcurso de las horas; de manera similar, no sabes si aquel podría ser tu último día, simplemente no sabes qué esperar.

Igualmente, los colores que vemos son el rojo y el negro; el 2 está muy remarcado en tonalidad oscura, un día de muerte y el mes y el día están en rojo, el color de la sangre. Realmente, los colores no son indicativos de nada, pero es una interpretación de lo que aquel día dejó y marcó la historia de nuestro país.

2 de octubre de 1968 en la película "Rojo Amanecer". 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Qué poca”

También, tenemos esta conversación que representa una brecha generacional importante. Por un lado, vemos el interés por parte de los jóvenes en la lucha y defensa de sus ideales, que buscan una revolución; por otro lado, está el abuelo que considera que solo son muchachos que no entienden nada de guerras, que lo ve todo como una revuelta.

También, se remarca que estos jóvenes no sabían lo que era estar en una verdadera Revolución, a diferencia de él, que fue militar. De hecho, también se da mucho a entender que los jóvenes no analizaban realmente lo sucedido o las consecuencias que el movimiento podría traer.

No obstante, otro aspecto de la escena es la información otorgada por los medios de comunicación, donde se minimiza el movimiento. Los jóvenes de aquél entonces sabían que no se decía la verdad de lo sucedido. Este no es un aspecto ajeno a nuestros días, es bien sabido que los medios de comunicación han perdido credibilidad, principalmente en cuestiones políticas; ya que el periodismo no es libre de la imposición de ideologías ni de la censura o manipulación.

Somos testigos de esto cuando, luego de la matanza, informan de 20 muertos y los disparos en un intento de detener una riña estudiantil.

Rojo Amanecer, 1989, cinta de Jorge Fons
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Con el gobierno no se juega”

Esta es una advertencia que realiza Humberto, el padre de familia, quien es funcionario del gobierno y sabía del “escarmiento” que darían a los estudiantes. Él mismo señala que todo el movimiento está en manos del comunismo internacional que usa a los estudiantes como conejillos de indias; esto, como una forma de desprestigio a las Olimpiadas y por parte del gobierno mismo.

Es más, recalca que todos los jóvenes están cayendo sin ponerse a pensar en lo que está detrás. Lo anterior, no estaba muy alejado de la realidad, tomando en cuenta que la CIA se involucró en la historia de nuestro país con personajes espías. Además, se buscaba limpiar toda ideología contraria, ligada a la URSS o la revolución de Cuba.

Escena de la película Rojo Amanecer, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Solo existe un movimiento mayor que el amor a la libertad: el odio al que te la quita”

Frecuentemente, en la película tenemos varias tomas de un póster de Che Guevara en la pared de los adolescentes de la familia. Dicho personaje es un símbolo no solo de la revolución cubana sino de otros movimientos revolucionarios del mundo; ya que, buscaba el cambio social en América Latina y la justicia de los oprimidos, al estar en contra de la desigualdad social.

Al final, este personaje también fue capturado y ejecutado por orden de la CIA en octubre de 1967. Por este motivo, cuando entran a inspeccionar el departamento de los protagonistas, hacen mucha mención del poster en la pared, por la ideología que representa.

Su fin no fue muy distinto al de los jóvenes del 68, hasta el abuelo tiene un diálogo que advierte sobre la búsqueda de la revolución: “En tiempos de Revolución, los hubieran fusilado”.

Póster de Che Guevara en la película Rojo Amanecer de 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Ustedes solo deberían estar estudiando”

Contrario a la postura consciente y autoritaria del padre de familia, la madre adopta una actitud preocupada, de angustia e incertidumbre. Dentro del diálogo donde intenta persuadir a sus hijos de abandonar el movimiento, tenemos una recapitulación de los acontecimientos: la opresión de los granaderos a los estudiantes, la marcha silenciosa, las demás manifestaciones y el encarcelamiento de varios jóvenes. Evidentemente, nos recuerdan el pliego petitorio de seis puntos en donde se incluía la destitución del cuerpo policiaco y la liberación de los presos políticos.

El diálogo de Sergio y Jorge, los jóvenes, nos reafirma por qué se dio este movimiento, visto desde la búsqueda de justicia y un cambio social.

Escena de la cinta Rojo Amanecer, de 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Posición de ataque listo”

Particularmente, esta escena me pone a pensar porque vemos esta lucha desde la perspectiva del menor de la familia. Él jugaba a los soldaditos y los acomoda a todos, sin embargo, esto nos da una idea de la organización militar en el exterior; todo esto desde un punto de vista ajeno a la realidad, nuevamente, de una matanza no esperada por la sociedad.

Más tarde, esos soldaditos se convierten en militares reales, francotiradores que están buscando el mejor punto de ataque para cuando dieran la señal de disparar; muchos soldados y policías acomodándose desde temprano, como lo informa la hija de esta familia.

Rojo Amanecer de Jorge Fons, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“Un buen susto”

A pesar de que el abuelo estaba en contra del movimiento, él tampoco esperaba que abrieran fuego contra ellos. Su diálogo es claro, simplemente se esperaba “un buen susto”, que les dieran con palos a los agitadores o los metieran presos; sucesos que hasta el momento se dieron, y que, aunque es opresión, ojalá solo hubiera quedado en eso, lejos de una matanza.

Rojo Amanecer, Jorge Fons (1989)
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

“¡Los están matando!”

Evidentemente, llegamos al punto fuerte de la cinta desde que comienzan las “luces en el cielo” a las seis de la tarde.

Si bien, solo podemos imaginar el momento a través de las reacciones de los personajes, el sonido de los disparos y los gritos; no deja de ser perturbador imaginar el horror de quienes presenciaron este acontecimiento, el ver a los jóvenes huir por su vida o caer muertos.

Rojo Amanecer, Jorge Fons, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

La impronta

Después, tenemos el recordatorio de la herida que quedó en los que vivieron esta tragedia, que incluso es más profunda cuando los jóvenes la ven. El impacto de bala en la ventana y en la imagen de Jesús, es esa impronta imborrable en nuestra historia; así como en la memoria de los jóvenes de la época y en sus familiares. También, es el símbolo de la desesperanza y la pérdida de la fe.

Los testimonios

A través de los personajes no solo tenemos las distintas posturas de la sociedad en aquella época, sino que hay una reconstrucción de los hechos. El joven herido refleja la saña contra los jóvenes, la imagen viva del terror y el pánico de estar en medio de la matanza; del mismo modo, representa el dolor de la pérdida y la separación de los amigos o los seres queridos.

Posteriormente, tenemos el testimonio de otro joven que veía cómo quienes llevaban guantes blancos disparaban o bloqueaban la salida; es aquel que se dio cuenta de que las luces de bengala fueron la señal para asesinar. Es reflejo de impotencia, derrota y opresión que vivieron los manifestantes.

En consecuencia, se avivaron sus deseos de cambiar a la sociedad, pelear contra el gobierno; no obstante, la esperanza de ganar era menor al ver que eran capaces de matarlos.

Siguiendo esta línea, el padre de familia también cuenta que vio cómo levantaban los cuerpos y lo que hacían con los jóvenes: interrogarlos, golpearlos y otra vez, interrogarlos.

En resumen, cada testimonio representa una visión de lo sucedido. Pero, también simboliza que cada persona o estudiante de aquella época vivió una historia diferente; y, quienes se escondieron y lograron huir, también tienen una historia que contar y todas son piezas de un mismo horror.

Rojo Amanecer. Jorge Fons, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

El rojo amanecer

Es incuestionable que la parte más cruda de la cinta está en su final, el cual estremece porque las muertes ya no quedan a la imaginación. Personalmente, me conmociona ver cómo asesinan a esta familia y que el niño vea los cadáveres de sus seres queridos y los jóvenes.

El recorrido que hace es como si hubiera salido a las calles luego de la matanza, se habría topado con la misma escena; sin embargo, lo cruel recae en que tenga que presenciarlo a su edad. Por este motivo, lo siento como ese despertar de todos los que estaban ajenos al movimiento, de quienes no esperaban las muertes y presenciaron la crueldad.

Además, las miradas perdidas de los jóvenes luego de ser asesinados, remarca pérdida de esperanza, la caída al vacío: el fin de los sueños e ideales.

Rojo Amanecer. Jorge Fons, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

Barriendo la suciedad

Sobre todo, me impresionan los últimos segundos de la cinta, porque lo vemos salir a la calle mientras siguen los soldados custodiados. El barrendero que quita la suciedad es como el pretender que nada pasó, el soldado camina con normalidad, pero el niño que lo presenció jamás olvidará. Por consiguiente, para mí la escena representa la suciedad de nuestra historia, esos hechos que por más que intentes limpiar quedarán en la memoria del resto.

Escena final, Rojo Amanecer, 1989
Foto. Captura de pantalla “Rojo Amanecer” de YouTube

En conclusión, considero que la cinta tiene muchas partes para analizar, que invitan a la reflexión y, en especial, a no olvidar. Por ello, los sucesos que muestran en orden cronológico, sirven como una forma de reconstruir y recordar lo que sucedió el 2 de octubre. Independientemente de que sea una imagen fiel o no, es una historia que muestra la perspectiva de la sociedad y el cómo lo vivieron las familias mexicanas.

Así mismo, coloca la postura de los jóvenes, muestra el horror de lo vivido, el destino que sufrieron. Es una buena película para ver y estremecerse al dimensionar lo que implicó estar ahí. El hecho de verlo desde el núcleo de una familia muy normal aligera lo que pasaba más allá de su casa; pero, aún así, no deja de mostrar lo ocurrido desde escenas explícitas, en los diálogos y en cada personaje.


Referencias:
  • Jorge, Fons. Rojo Amanecer (1989), de YouTube
  • CubaDebate. (2017) ¿Quién fue el Che Guevara? , consultado el 29 de septiembre de 2021, de Telesur TV
Mónica Mecalco
Líder Funcional de Proyecto de Modernidades - Egresada de Comunicación y Periodismo por la UNAM. Feliz colaboradora en Modernidades. Mi pasatiempo es escribir y uno de mis sueños es publicar un libro; me gusta mucho la narración. Una de mis aspiraciones es dejar huella en distintas áreas de la comunicación. Fan a morir del Universo Cinematográfico de Marvel, Katy Perry y Chris Evans. Mi gusto friki es comprar Funko Pop.

Los comentarios están cerrados