Nivel Cero

Practicar yoga no te hace un yogui

Practicar yoga no te hace un yogui
Foto. Shutterstock
Practicar yoga no te hace un yogui
Foto. Shutterstock

Practicar yoga no se trata solo de realizar ciertas posturas y flexiones de alto nivel de complejidad. Los yoguis y yoguinis son personas entregadas en cuerpo y alma a un propósito de trascendencia espiritual, el estado yóguico.

Hoy en día está muy de moda el practicar yoga. Las personas lo practican buscando beneficios a nivel físico, mental, emocional y espiritual.

En los últimos años, el negocio del yoga ha crecido de manera exponencial, abriéndose muchos y muy diversos espacios para practicarlo y para poder certificarse como instructor. Incluso, en México, existen varias asociaciones, federaciones e instituciones que enseñan, difunden y coordinan, entre muchos otros servicios que ofrecen,  la práctica, la filosofía y el estilo de vida del yoga.

El termino yogui para los hombres y yoguini para las mujeres, en la actualidad está ligado al practicante de ejercicios mentales y físicos del yoga; sin embargo, en realidad son adjetivos que deberían de utilizarse solo en los casos de aquellos practicantes que buscan principalmente alcanzar el perfeccionamiento espiritual.

En el Bhagavad-gītā, que es uno de los textos religiosos hinduistas más importantes en el mundo, se explica que “La situación yóguica es la del desapego de todas las actividades sensuales. Cerrando todas las puertas de los sentidos y fijando la mente en el corazón y el aire vital en la parte superior de la cabeza, uno se sitúa en yoga”.

Características de practicar yoga

Estas son algunas de las características que reúnen aquellas personas que se encuentran en el verdadero sendero del yoga, buscando el estado yóguico:

  • 1. Realizan su trabajo desinteresadamente y sin apego.
  • 2. Buscan la purificación de su alma apartando todo deseo egoísta.
  • 3. Consiguen superar los impulsos del deseo y la pasión.
  • 4. Su dicha y su alegría provienen de su interior.
  • 5. Sus acciones son puras.
  • 6. Hallan su felicidad en la visión interior del conocimiento.
  • 7. Tienen su mente bajo control. No esperan ni desean nada.
  • 8. Son dueños de su inteligencia y constantemente unidos a su yo superior.
  • 9. Se encuentran en comunión con el espíritu.
  • 10. Reconocen que su esencia es común a la de todas las criaturas.
  • 11. Reconocen la unidad universal del ser, viendo con imparcialidad la misma esencia en todos los seres, solidarizándose con ellos tanto en lo placentero como en lo doloroso.
  • 12. Tienen una fe total e incondicional.

Como podemos ver, hay muy pocas probabilidades de cruzarnos en nuestra vida con un auténtico yogui o una verdadera yoguini. Si tienes la bendición de encontrarte alguna vez con estos maestros espirituales y puedes reconocer en ellos alguna de estas características, simplemente disfruta al máximo su presencia y trata de seguir sus pasos para sumergirte un poco en ese increíble estado yóguico que transformará tu vida.

“Una vez alcanzado este estado, el oro no tiene más valor que las piedras de la tierra”

BIBLIOGRAFÍA

El Bhagavad-Gita tal como es. Edición condensada por A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupiida. Los Ángeles: The Bhaktivedanta Book Trust, 1978.
ANÓNIMO. El Bhagavad Gita: El Canto del Señor. Traducción de Julio Pardilla. Barcelona: Edicomunicación (Edicomunicación Sendero), 1988.

Enrique Hernandez
Ex redactor funcional de Modernidades

    Los comentarios están cerrados

    Más en: Nivel Cero