Perspectiva Pública

Opinión – ¿Tenemos conciencia ciudadana? La importancia de la ciudadanía

¿Tenemos conciencia ciudadana? La importancia de la ciudadanía
Foto. Twitter
¿Tenemos conciencia ciudadana? La importancia de la ciudadanía
Foto. Twitter

En México, como en casi todo el mundo, desde hace varios meses nos encontramos en una emergencia sanitaria provocada por el virus SARS-CoV-2 que produce la nueva enfermedad “COVID-19”; misma que ha ocasionado mas de 500 mil fallecidos y tan sólo en nuestro país, se han registrado a la fecha poco más de 30 mil, esto según reportes oficiales del Gobierno Federal.

Recordemos que, a principios del segundo trimestre del año 2009, se presentó también una pandemia provocada por la Gripe A H1N1 (Gripe porcina), mejor conocida como “Influenza”, que impactó en menor medida, pero provocó en México más de 70 mil casos de contagio y mas de mil muertes.

Ambos sucesos han tenido como característica social, la falta de compromiso y participación de la ciudadanía, para evitar contagios, rebrotes y por consecuencia, muertes en todo el país.

Una ciudadanía informada es el único depositario verdadero de la voluntad política”

Thomas Jefferson

Participación Ciudadana, ¿cuándo?

Sin duda la participación ciudadana, no sólo en momentos electorales, resulta muy importante y trascendental para el desarrollo y fortalecimiento de la gobernabilidad. Pero ¿por qué la ciudadanía no se comporta o cumple con las medidas o reglas que se establecen para poder solucionar los problemas a los que se enfrenta el país?

Noam Chomsky en su libro ¿Qué clase de criaturas somos? (2019), describe que “los humanos son seres sociales, y la clase de criaturas en que nos convertimos depende de manera decisiva de las circunstancias sociales, culturales e institucionales de nuestras vidas”.

Ahondando en esto último, el informe del país sobre la calidad de la Ciudadanía en México, (2015) realizado por el Colegio de México y el Instituto Nacional Electoral, da como resultado un bajo nivel de confianza hacia el Gobierno en sus tres órdenes: federal, estatal y municipal, con menos del 35 por ciento.

En este sentido, el comportamiento de la ciudadanía va aparejada en la circunstancia social, contra el nivel de confiabilidad en las instituciones gubernamentales, en donde la ciudadanía no confía. Es decir, por un lado, no confían, en lo que los gobernantes señalan y determinan y por otro, en consecuencia, no respetan las medidas, argumentando que vulneran sus derechos, de libre tránsito, expresión y manifestación.

Hay dos ejemplos que describen claramente lo anterior, en primer lugar, después de cuatro meses de confinamiento aperturaron el Centro Histórico de la Ciudad de México, para lo cual se establecieron medidas sanitarias, mismas que no fueron acatadas por los visitantes ni por los comerciantes, lo que llevó a las autoridades a replantear las medidas.

En segundo lugar, el día miércoles 8 de julio, se reaperturaron las plazas y tiendas departamentales y lo sorprendente e inexplicable es que las filas para entrar eran enormes como si estuviéramos en un Black Friday en Estados Unidos. Las tiendas respetando las medidas sanitarias establecidas por la autoridad y los ciudadanos yendo en grupos, sin cubrebocas y peor aún, no respetando la sana distancia para evitar contagios.

Entiendo la circunstancia social en la que nos encontramos y después de cuatro meses de confinamiento, más; pero ello no implica que no cumplamos con las indicaciones que son en materia de salud, todo para el bienestar no sólo de mi persona y la de mi familia, sino también de las personas de mi entorno y por ende, de la sociedad en la que vivo.

La conciencia ciudadana

Hagamos conciencia y respetemos, seamos ciudadanos no solo para reclamar nuestros derechos, sino también para cumplir con nuestras obligaciones y coadyuvar hacia una sociedad más justa y próspera. ¡Informémonos y participemos!, ¡Hagamos Ciudadanía!

Twitter: @lealedd
Correo: [email protected]

Mtro. Eduardo Leal
Ex Líder de Opinión de Modernidades - Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública y Maestro en Derecho por la UNAM. Asociado del Instituto Nacional de Administración Pública, A.C. (INAP) y Coordinador Académico del Diplomado Gestión y Política Pública en la FCPyS de la UNAM. Me he desempeñado en la Administración Pública Federal como Director General de Coordinación para la Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación, Director General Adjunto de Coordinación y Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

Los comentarios están cerrados