Eslabones PolíticosOpinión

Opinión – Patria y Vida: enseñanzas desde Cuba

Parece que el cubano perdió el miedo a la represión militar. No quieren más la muerte de la dictadura castrista, y han salido para gritar: ¡Patria y Vida!
Foto. El Confidencial

Y más allá de esta horrible prisión marina, ¿qué nos aguarda? ¿Y a quién le importa nuestro verano, ni nuestra prisión marina, ni este tiempo que a la vez que nos excluye nos fulmina? Fuera de este verano, ¿qué tenemos?

Reinaldo Arenas, El color del verano

La gota que derrama el vaso suele ser sorpresiva. Después de décadas de padecer escasez de medicamentos, comida y libertad, el pueblo cubano ha tomado por primera vez en 62 años las calles. Parece que el cubano perdió el miedo a la represión militar. No quieren más la muerte de la dictadura castrista, y han salido para gritar: ¡Patria y Vida! Sus voces son enseñanzas que debemos atender.

Cuba y México, dos patrias con vida

Hubo un tiempo en el que llegaba a México desde Cuba: buena música (Benny Moré, César Portillo de la Luz, Celia Cruz, la Sonora Matancera), buena literatura (Lezama Lima, Eliseo Diego, Fina García Marruz, Cintio Vitier), y una riqueza cultural, que era una especie de filtro tropical para que el estilo de vida americano no resultara chocante. Pero la Revolución Cubana de 1959, quebró aquel intercambio cultural de nuestros pueblos basado en el libre comercio.

La Revolución politizó la cultura cubana, esto es, la bloqueó. Censuró lo que le disgustaba, así causó una diáspora de artistas y gente emprendedora se fue al exilio. El castrismo hizo que la música y la literatura se volvieran propaganda o silencio. El caso de Reinaldo Arenas fue emblemático: censurado, encarcelado y perseguido. Un poco por su homosexualidad, pero principalmente por su impresionante vocación de libertad.

Patria y Vida: enseñanzas desde Cuba
Reinaldo Arenas
Fuente: Zoepost

El giro estalinista de la dictadura cubana hizo que los intelectuales latinoamericanos se dividieran: entre los izquierdistas demócratas y los izquierdistas dogmáticos del socialismo. Esa división se ha mantenido a pesar de la caída del socialismo en la Europa del Este. En las universidades y la revistas a la dictadura cubana se le puede criticar, pero poquito, siempre matizando su represión y la miseria que genera. La regla es enfatizar que la culpa es de EEUU, “aunque tal vez hay algún aspecto que podría mejorarse en el gobierno cubano.”

Bloqueo contra la Vida

Lo que llaman bloqueo es un mito. Hay gente que al escuchar cien mil veces la palabra bloqueo termina por creer que hay un bloqueo real que impide al gobierno cubano importar y exportar productos. Lo cual es totalmente falso. Cuba mantiene relaciones comerciales con más de 90 países y nada le impide mantenerlas con otros cien si tuviera con qué comprar o qué vender.

Pero Cuba no es un país productivo. La revolución acabó con la industria cubana. De manera que ahora su principal exportación es el tabaco, cuyas ventas van en descenso. Su otro producto es el azúcar de caña. ¿Esos productos bastan para prosperar? No, haría falta invertir en otro tipo de industria. Pero sí conviene señalar que si Cuba no es productivo se debe a su sistema político-económico.

Por ejemplo, el gobierno cubano invierte alrededor del 3% del PIB en gasto militar, el mayor de la región. ¿Por qué no invierte más en su campo en vez de su armamento?Además de la necesaria inversión en el campo, los campesinos requieren ser dueños plenos de su tierra. Si no tienen total libertad para disponer de su tierra, sin propiedad privada en los medios de producción, tampoco pueden tener incentivos para la inversión en bienes de capital, luego hay un desgaste de esos medios y un lógico empobrecimiento. En Cuba abundan las ruinas porque la modernización es un rasgo exitoso del capitalismo.

¿Por qué el gobierno invierte más en el ejército que en importar medicamentos o comida? La respuesta evidente es porque es un régimen militar. Es un gobierno que ha apostado desde el principio por la militarización y la represión, la intervención en países extranjeros y el espionaje. Desconfía del pueblo cubano y por eso evade realizar elecciones. Con democracia y libertades sería imposible mantener el bloqueo que ahora tienen los cubanos para comerciar, producir e importar libremente.

Libertad económica, fin del bloqueo

Patria y Vida: enseñanzas desde Cuba
El pueblo nacionaliza el automóvil de lujo de un político comunista

¿Por qué se les niega libertad económica a los cubanos para hacer negocios, contratar ayudantes, vender hamburguesas o rentar su propia casa? Porque bajo un régimen socialista se bloquea el comercio libre de las personas. El gobierno decide en nombre de todos dónde se invierte, cuánto se invierte y qué se prohíbe comerciar. El régimen castrista es un enemigo del libre comercio.

¿Qué pasa cuando un gobierno está tan decididamente en contra de la libertad empresarial, el emprendimiento, la iniciativa privada y, en general, la libertad para valerse por uno mismo y buscar la propia felicidad? Las cosas no mejoran. Se destruyen todos los incentivos para el progreso económico. Se ahuyentan las inversiones honestas del extranjero. La pobreza en Cuba se explica por la ausencia de libertad económica.

Las excesivas restricciones que impuso el régimen militar a los cubanos es lo que impide el desarrollo. Pero es más fácil culpar a otros. A pesar de que el embargo económico de Estados Unidos no impide que las medicinas y vacunas que se usan en Cuba sean estadounidenses. El 70 % del pollo que consumen los cubanos también procede de la EE.UU.

Si el mito del bloqueo es tan fuerte es porque hay un bloqueo mental que impide reconocer una verdad gigantesca a la que el perfecto idiota latinoamericano se resiste: el socialismo no funciona.

Patria y Vida, también para México

El socialismo está condenado al fracaso económicamente. Está demostrado teórica y empíricamente. No hay posibilidades de hacer un cálculo económico en un sistema socialista y, por lo tanto, fallaría toda planificación central, ocasionando desabasto y escasez al suprimir la información que lleva implícita la oferta y la demanda. No es necesario leer a los economistas de la Escuela Austriaca (Menger, Böhm Bawerk, Mises) para que el sentido común y la experiencia histórica nos hagan ver el fracaso de Nicaragua, Venezuela y Cuba, así como de la URSS y los países europeos que fueron socialistas.

Pero debemos asumir más consecuencias del fracaso del socialismo, por ejemplo: la soberanía alimentaria es un absurdo, las expropiaciones son perjudiciales, las restricciones al comercio suelen ser negativas, el control de precios por parte del Estado termina empobreciendo, lo mismo que el alza al salario mínimo y otras medidas que tienen buena prensa, pero que son errores ya demostrados con sobradas evidencias.

México, hoy está gobernando por un presidente que a nivel económico defiende francas tonterías. No es casual que disminuyan las inversiones extranjeras, que haya un decrecimiento económico y mayor desempleo. Asimismo es preocupante que la vida de periodistas y activistas corra peligro.

Sin embargo, uno de los aspectos menos criticados y más deleznables del actual gobierno mexicano es su política exterior. Cabe recordar que el precandidato a la presidencia Ebrard firmó un acuerdo de trata de personas, que eso es de acuerdo a la resolución de la Unión Europea las falsas misiones de médicos cubanos. Lo que en realidad es una moderna forma de esclavitud. Apoyar ese tipo de explotación y ahora apoyar la represión paramilitar y militar que se está llevando a cabo en las calles de Cuba contra el pueblo es totalmente inaceptable.

Si el aspirante a la presidencia en 2024, Marcelo Ebrard apoya al dictador Díaz Canel en su represión, entonces estará siendo cómplice de detenciones extrajudiciales, de torturas carcelarias, de asesinatos, en suma, de una tiranía cuya política-económica está matando a su pueblo. Cuba y México merecen gobiernos que no obedezcan a la muerte, sino gobiernos limitados, al servicio de la gente, que por sí sola puede agenciarse la felicidad, por eso grita: ¡Patria y Vida!


Referencias
Antonio Rangel
Líder de Opinión de Modernidades - Poeta, narrador y ensayista. Estudié Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM, ahí mismo cursé la Maestría en Letras. Colaborador en diversas revistas literarias. Actualmente profesor de Literatura. Interesado en las ideas de la libertad, el debate plural y los problemas educativos.

Los comentarios están cerrados