Eslabones PolíticosOpiniónPolítica

Opinión — Educación y escolarización

Opinión — Educación y escolarización
Foto. Cuartoscuro / Opinión — Educación y escolarización

Usualmente no distinguimos entre educación y escolarización. Para hablar con mayor profundidad, conviene entender que la escolarización está limitada por un espacio, por un contenido y por la mediación del profesorado; mientras que, la educación es un concepto más amplio que abarca toda la vida y todas las ramas del conocimiento.

Dicho de otro modo, la educación precede a la escuela y la rebasa. En la vida no hay un temario límite ni profesores específicos, sino que, cualquier persona puede enseñarnos o facilitarnos cierto aprendizaje. Actualmente, resulta claro que necesitamos continuar aprendiendo y desaprendiendo también, para tener una vida profesional vigorosa.

La educación también alude a la buena interacción social; es decir, saber iniciar y saber preservar buenas relaciones con nuestros semejantes. De hecho, es posible que lo que más echen de menos los millones de estudiantes sin clases presenciales sea el contacto cercano con sus compañeros de generación.

La emergencia sanitaria

Este año, la mayor parte de los gobiernos decidieron cerrar las instituciones educativas debido a la pandemia. La UNESCO calculó que, más de mil millones de estudiantes dejaron de asistir a las escuelas. Si bien, buena parte de la escolarización fue suspendida, la educación es un proceso que no puede detenerse.

En estos tiempos de COVID-19, asaltan las dudas sobre la escolarización y la educación. Se puede tener una perspectiva pesimista, pero también se siente la oportunidad para mejorar la calidad de la enseñanza con base en las tecnologías disponibles y los recursos didácticos, que irán en aumento en todo el mundo y, probablemente, serán más accesibles.

Te puede interesar: Israel califica de un “gran fracaso” reapertura de escuelas.

Lamentablemente en México hay un porcentaje de la población sin acceso a Internet y sin teléfonos inteligentes, lo cual complica la escolarización a distancia. La creación de políticas públicas para alcanzar una cobertura completa es un gran reto, pero también, sería un consenso sobre el que nadie podría oponerse.

Foto. Archivo / Maestra enseñando en escuela de la India

Foto. Archivo / Maestra enseñando en escuela de la India

Siguiendo con la distinción antes planteada, el derecho a la educación es el derecho a la escolarización. Para que la escolarización sea real, se necesitan recursos materiales, más en estos tiempos de escuelas cerradas. Los libros texto históricamente han sido esos recursos, pero hoy también deben serlo las tabletas y los teléfonos inteligentes.

El problema de la evaluación

Evaluar a los alumnos que hoy cursan en condiciones desiguales es un problema difícil, que implica dos riesgos. Por un lado, que se les exija demasiado sin considerar sus particulares contextos y dificultades.

Por otra parte, existe el riesgo de flexibilizar en exceso los criterios de evaluación para que todos los estudiantes aprueben y prosigan su trayectoria escolar, a pesar de las brechas de conocimiento que es lógico que se abran cuando hay una ruptura en el ciclo del aprendizaje.

Precisamente, en este tema veo la oportunidad de que los estudiantes con acceso a la tecnología consoliden sus capacidades como autodidactas.

Hacia una nueva escolarización

Uno de los problemas principales de la escolarización en México, es el bajo desempeño de los estudiantes en pruebas de lectura y de matemáticas.

Ahora bien, esto es un problema multifactorial, que no tiene solución sencilla y la politización de este problema no lo resuelve. Así que, podríamos regresar al planteamiento básico: la educación existirá aunque no existan escuelas.

La educación como proceso para relacionar conocimientos y ejecutar acciones no está constreñida a los muros de una escuela ni a los muros del programa de estudios. Hoy los estudiantes aprenden una enorme cantidad de temas por su cuenta y sería conveniente estimular tal autodidactismo con certificaciones.

Por ejemplo, una joven puede tener un pésimo inglés a pesar de cursarlo cinco años en escuelas públicas, al mismo tiempo, por sus gustos musicales puede tener buenas nociones de coreano. Otra joven puede llevar malas notas en Biología y tener un conocimiento amplio en el funcionamiento ocular porque sea un tema que la apasiona.

En otras palabras, la abundancia de información, en nuestra época, estimula abundancia de intereses. En cambio, los temarios escolares se renuevan en cámara lenta. Esto, en parte, explica el desinterés de los estudiantes.

Por eso, en esta coyuntura de escuelas cerradas, me atrevo a soñar en un modelo educativo en el que se entienda el derecho a la educación, no sólo como la obligatoriedad a la escolarización, sino como el reconocimiento a la diversidad de intereses y habilidades, de acuerdo con eso, puede abrirse la posibilidad de facilitar la certificación de los autodidactas.

Fuentes

¿Cómo estás aprendiendo durante la pandemia de COVID-19? (2020). Recuperado el 28 de septiembre de 2020.

Cuesta, R. (2004). La escolarización de masas. Cuadernos De Pedagogía334.

 

 

Antonio Rangel
Poeta, narrador y ensayista. Estudié Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM, ahí mismo cursé la Maestría en Letras. Colaborador en diversas revistas literarias. Actualmente profesor de Literatura. Interesado en las ideas de la libertad, el debate plural y los problemas educativos.

Los comentarios están cerrados