Internacional COVID-19Sociedad

Olas de COVID-19 detonan aumento de estrés y depresión en el mundo

Olas de COVID-19 detonan aumento de estrés y depresión
Foto. Deposit photos

Tras las tres primeras olas de contagios de COVID-19, expertos del Centro de Neurología Avanzada (CNA), han alertado el incremento de casos de depresión crónica. Así lo evidencian los distintos estudios y análisis elaborados a lo largo del último año y medio.

Una persona rodeada de estímulos negativos puede verse duramente afectada en el aspecto psicológico. A lo anterior, se le suma la soledad, el aislamiento, el miedo y la incertidumbre, con una sobreinformación negativa y constante; siendo factores que denotan un aumento de casos de estrés y depresión.

Según la Organización Panamericana de las Salud (OPS), la depresión es el trastorno mental que más afecta a la población.  Actualmente, 350 millones de personas tienen depresión y alrededor de un millón se suicidan cada año por este trastorno mental. En América Latina, cerca del 68 % de la población no recibe atención oportuna para su tratamiento.

Por otro lado, la depresión es una crisis global y es más común en las mujeres, esto debido a que forman parte de la carga social, familiar y económica; asimismo, teniendo en cuenta que sus tareas se triplicaron durante el confinamiento. La violencia también se ha hecho presente, en México; en consecuencia, de los 200 jóvenes que han hablado a la línea de ayuda del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE), el 60 % eran mujeres, pues son quienes sufren más violencia dentro de sus hogares.

COVID-19 detona depresión severa

Las tres olas de COVID-19 han sido un golpe psicológico para muchas personas, sobre todo para los jóvenes, así lo afirmó Guillermo Rafael Santiago Rodríguez, director general del IMJUVE .

Un estudio canadiense, basado en 55 investigaciones, descubrió que en la primera ola de la pandemia, el estrés postraumático se ha multiplicado por cinco, los trastornos de ansiedad por cuatro y la depresión por tres. Incluso, en tiempos de COVID se estaría incrementando una marcada subida del absentismo laboral por trastornos psíquicos.

Las secuelas sociales han derivado en efectos psicológicos y neuronales adversos entre la población, los cuales se han visto incrementados por el insomnio y han desembocado en casos de depresión severa.

Finalmente, la falta de horarios durante la pandemia, ha afectado negativamente tanto en el descanso diario como el rendimiento académico. Además de la ruptura de hábitos cotidianos como cumplir un horario laboral, socializar, relacionarse, salir a la calle, son causas del aumento de los casos de ansiedad y depresión diagnosticadas.

Olas de COVID-19 detonan aumento de estrés y depresión en el mundo
Foto. Admin publiko 2020

También puede interesarte: Lamenta la OMS que países ricos solo destinen 0.3% de vacunas a países pobres


Referencias:

Karen Rodríguez
Ex redactora de Modernidades - Estudiante de Letras Hispánicas en la Universidad Autónoma Metropolitana y redactora en el periódico Modernidades.

Los comentarios están cerrados