¡Hey Doc!

No somos héroes, no basta solo con aplausos

No somos héroes, no basta sólo con aplausos
Foto. expansion.mx

Así es; no queremos solo aplausos, si bien en las últimas semanas han aumentado un sin número de muestras de solidaridad de parte de familias y empresas de todo tipo (que son detalles que motivan más para seguir adelante), pese a todo, también ha continuado un mal que viene desde tiempo atrás.

Hablo de la falta de respeto a nuestra profesión, misma que siempre se ha acompañado de insultos, agresiones físicas, amenazas, difamación, poner en duda y querer malbaratar nuestros conocimientos y en algunos casos hasta llegar a privar de la vida a algunos colegas.

No somos héroes, no poseemos súper poderes, solo hemos ido forjando nuestro conocimiento a través de los años mediante la teoría y la práctica adquirida en nuestras escuelas, clínicas y hospitales; simplemente somos médicos, enfermeras.

Somos personal de salud haciendo nuestro trabajo de la mejor manera posible, somos profesionistas como muchos otros, somos conscientes del trabajo que hemos elegido y estamos atentos en que la sociedad hoy nos necesita más que nunca, también somos los que damos la cara ante la gente, somos los que vivimos en la trinchera de la primera línea peleando. Siempre se ha hecho así, solo que tuvo que pasar un pandemia para que el mundo se diera cuenta de nuestra labor.

No queremos solo aplausos, queremos un salario digno que permita cubrir las necesidades que cualquier persona tiene, queremos mejores jornadas de trabajo que sean acordes a lo que marca la ley, queremos empatía de la sociedad y que cumplan con su parte, queremos que respeten los años que hemos invertido en aprendizaje, queremos seguridad en nuestro ejercer médico.

Uno de tantos ejemplos es lo que viven los médicos pasantes del servicio social donde son enviados a diferente lugares del país bajo riesgos de sufrir algún robo, extorsión, abusos e incluso perder la vida; queremos respeto a nuestra profesión sin agresiones físicas, verbales, sociales o laborales. Pareciera que en los últimos años el personal de salud es prescindible o desechable , podemos enfermar y llegar a perder la vida pero eso a nadie le importa.

Queremos insumos suficientes, equipo de protección, mejores instalaciones, más oportunidades; este no es un llamado reciente, se viene haciendo desde hace años donde en consecuencia el personal se ha tenido que adaptar a las circunstancias y hasta adquirir insumos por cuenta propia.

No queremos puntos extras en el Examen Nacional de Aspirantes a Residencias Medicas (ENARM) por atender COVID-19, queremos más oportunidades, más plazas para residencia médicas; hoy en día solo hay cerca de 9 mil plazas para más de 60 mil médicos que sustentan el examen cada año.

A nuestras autoridades de salud es importante recordarles que antes que nada son médicos y saben el largo y difícil camino que existe, parece que lo olvidaron, deberían de ser los primeros en estar viendo la manera de como subsanar las deficiencias, entrarle a la batalla y no solo dando cifras o posando a las cámaras.

El mejor homenaje que podremos recibir será dando todo eso que nos merecemos, porque sólo así las nuevas generaciones podrán tener un mejor desempeño profesional, solo así honrarán la memoria de todos aquellos que perdieron la batalla no solo ahora, si no en los últimos años.

Los comentarios están cerrados

Más en: ¡Hey Doc!