Nivel Cero

No seas parte de la estadística de divorcios post pandemia

Se espera que se presente una oleada de divorcios después del aislamiento que trajo consigo el COVID-19. Obviamente el aumento en el número de divorcios no es un problema exclusivo de la pandemia, los indicadores muestran claramente un preocupante incremento de las separaciones maritales en los últimos años a nivel mundial, principalmente en occidente.

Y aunque hay todo tipo de circunstancias por las que los matrimonios se separan, un común denominador es la incomprensión, la impaciencia y la intolerancia.

Vivimos tiempos en los que las cosas son desechables y pareciera que, en el tema de las relaciones de pareja, no es la excepción. Las personas prefieren “desechar” las cosas cuando algo ya no funciona, en lugar de “repararlas”. Y muy probablemente no reparan sus relaciones, no porque no lo deseen, sino más bien porque no saben cómo repararlas.

Al final, no existe un manual para aprender la ciencia y el arte de la relación de pareja ¿verdad?

Eso creía yo, hasta hace unos meses que asistí a una plática impartida por el maestro Mahajan Das, en el centro Krishna West de la Ciudad de México. El maestro, es un sabio sacerdote védico perteneciente a la International Society for Krishna Consciousness, y forma parte de una genuina cadena ininterrumpida de sucesión discipular monástica de la India.

La plática se llamó “Entre el Cielo y la Tierra, perspectiva espiritual sobre la relación masculino-femenina”, nombre que comparte con un libro escrito también por el maestro Mahajan Das.

Tanto el libro como la plática, son un manual para aprender a “reparar” las relaciones de pareja, en lugar de “desecharlas”, estudiando la ciencia y el arte de la relación.

Al inicio de la plática, el maestro comentó que esa charla cambiaría nuestras vidas, que habría un antes y un después en la forma de percibir las relaciones y de relacionarnos. No se equivocó, saliendo de la plática no dudé en comprar su libro y degustarlo como un exquisito helado que disfruta un niño.

Su sabiduría transformó mi forma de pensar respecto a las relaciones de pareja y salvó, literalmente, mi noviazgo.

Empezando por el principio

Si uno no sabe cocinar, por más que le den detalles de cómo se hace, nunca podrá cocinar algo bien. Pero si a uno le enseñan a cocinar, le dan los principios de la cocina misma, la ciencia y el proceso de cocinar, no será tan importantes los detalles. Lo importante es la conclusión.

Mahajan das, entre el cielo y la tierra

Para poder entender como funcionan las cosas, es fundamental conocer los principios que rigen su operación. “un principio es la causa primaria de algo, el fundamento, la aseveración fundamental que permite el desarrollo de algo más elaborado”, explica el maestro. Es decir, si queremos entender la ciencia y el arte de la relación de pareja, esencialmente necesitamos conocer los principios que la rigen.

El manual, su libro “Entre el Cielo y la Tierra”, se basa en principios para entender la naturaleza, relación y diferencias de las energías masculina y femenina, en donde dichas energías encajan una con la otra y se complementan para crear un equilibrio. Con simpatía y cierta comicidad; con ejemplos de “la vida diaria”, el maestro explica que todos los seres humanos tenemos energías masculina y femenina en un 50%, lo que hay que aprender es a equilibrarlas para saber cómo usarlas en determinadas situaciones, y aplicarlas en menor o mayor grado dependiendo de las circunstancias.

La energía femenina representa la inestabilidad y el desequilibrio emocional, y la energía masculina representa la estabilidad y solidez que el femenino necesita para obtener seguridad. Es por esta razón que las mujeres se sienten más cómodas relacionándose con hombres emocionalmente estables, porque al ser en esencia femeninas, buscan en su pareja un equilibrio emocional.

En su libro, el maestro nos explica que “la energía femenina siempre se manifiesta como felicidad, infelicidad y felicidad nuevamente; si quieres una línea recta esta se llamará hombre”.

En ese sentido, yo considero que los hombres debemos desarrollar la capacidad para saber identificar estas subidas y bajadas de voltaje emocional en las mujeres, para darles comprensión y apoyo cuando ellas mismas no se comprendan, y para darles esa seguridad y las experiencias positivas que ellas buscan en nosotros.

En mi propia experiencia, puedo asegurar que las armas de los hombres para combatir esa inestabilidad emocional, son la paz mental y la claridad de pensamiento, que traerán como efecto principal una tolerancia fortalecida y una paciencia sólida con las que podremos apoyar a nuestras parejas.

En la actualidad, las parejas están haciendo lo contrario. Cuando una mujer manifiesta su inestabilidad emocional, los hombres por lo regular se irritan y también manifiestan su desequilibrio emocional, incrementando esa fluctuación que genera conflictos, violencia, agresividad y desdicha, y que terminan por alejar a las personas con las que desean relacionarse.

Asimismo, cuando un hombre necesita el apoyo de su pareja, obtiene reclamos y desaprobaciones que alimentan sus inseguridades.

No se dan cuenta que aplicando ciertos principios universales, ya escritos en la filosofía védica, disponibles y al alcance de todos, e incluso resumidos por grandes maestros como es el caso de Mahajan Das, pueden revertir los efectos adversos en las relaciones de pareja o en cualquier otro tipo de relación que deseen reparar y fortalecer.

Esta es la lista de doce principios que menciona Majahan Das para aprender la ciencia y el arte de relacionarnos armoniosamente:

  1. El masculino es analítico, el femenino es emocional.
  2. El masculino opera en un hemisferio a la vez, el femenino puede operar en ambos al mismo tiempo.
  3. Él crea el campo, ella entra dentro del campo, lo opera, lo embellece, lo maneja apropiadamente y él vuelve al campo para relacionarse con ella.
  4. Él busca logros, ella busca experiencias.
  5. Él se relaciona por placer, ella por seguridad.
  6. Las fortalezas y debilidades de cada uno son diferentes.
  7. El masculino es energía, el femenino es el energético.
  8. Ella debe de reconocer lo que él hace.
  9. El masculino siempre se adapta.
  10. Todas las almas son femeninas.
  11. La psiquis es bipolar.
  12. Siempre establece relaciones nunca te escapes de ellos.

La ciencia es la fórmula sistemática que hace que funcionen las cosas y el arte es la capacidad de combinar los resultados científicos para crear emociones y sentimientos”.

mahajan das

Después de aplicar los conocimientos y principios adquiridos en la plática y en otros cursos online impartidos por el maestro Mahajan Das, de leer su libro y repasar mis apuntes, he podido concluir que solo tenemos un par de opciones cuando decidimos relacionarnos con alguien.

La primera opción es buscar a alguien con estabilidad emocional (con muy pocas probabilidades de encontrarlo o encontrarla), y la segunda opción es aprender la ciencia y el arte de la relación de pareja para convertirnos en la estabilidad emocional que escasea en la humanidad y que tanto se necesita para vivir en armonía, abundancia y plenitud con los demás.

Enrique Hernandez
Ex redactor funcional de Modernidades

    Los comentarios están cerrados

    Más en: Nivel Cero