Los Últimos Zares, una serie documental de Netflix

Los últimos zares, serie documental de Netflix de 2019, trata la historia de los  monarcas Nicolás II y Alejandra de la dinastía Romanov. A través de seis capítulos,  veremos  una dramatización de la historia de la familia imperial rusa comentada por historiadores y escritores. Es una producción original de Netflix, dirigida por Adrian J. McDowall. Críticos fílmicos, prensa, y comentarios en general calificaron negativamente esta producción porque el género dramático sumado al documental no termina de ser uno u otro por completo.

Ahora bien, esta serie documental es un acercamiento a la historia del fin de la monarquía rusa, y a los mitos surgidos sobre los protagonistas. La trama de Los últimos zares se desarrolla alrededor de tres elementos principales: los zares, sobre la posible supervivencia de la princesa Anastasia, y del lugar que ocupó Rasputín como consejero de los zares.

Los Últimos Zares, portada Netflix
Los Últimos Zares, portada Netflix

La vida privada de Los últimos zares por Netflix

La representación que se hace de los gobernantes rusos es con base en su carácter y principalmente a su vida privada. El énfasis está en que el matrimonio de los zares fue genuinamente por amor y no concertado por conveniencia de la realeza Europea. Sin embargo, la parte ficticia de la serie representa algunas escenas sexuales que no eran necesarias en la trama, más que para atraer la atención del espectador.

Nicolás II es retratado como un hombre indeciso, y fácilmente influenciado; también como  dispuesto a seguir la autocracia total pues muestra su resistencia a crear una cámara de representantes del pueblo ruso (llamada Duma). Los escándalos de su coronación y de su aparente desconexión de las necesidades populares son también elementos relacionados con el zar.

Por su parte, la zarina Alejandra es representada preocupada por poder dar un hijo varón y continuar la dinastía Romanov; una vez conseguido, sus preocupaciones por sobrellevar la enfermedad de su hijo y evitar que el pueblo ruso se enterase del tema. La necesidad de seguridad y su profunda religiosidad hicieron posible que un monje como Rasputín se convirtiera en su consejero y que influyera en las decisiones personales que dañarían la imagen de los zares ante la población.

Anastasia

Netflix comienza esta serie documental con otra de las leyendas más famosas surgida de la familia de los últimos zares: tras su ejecución en 1918, se creía que una de las hijas de Nicolás II y Alejandra pudo sobrevivir y escapar a Alemania. Fue una leyenda famosa durante el siglo XX, a tal grado que se consideró como probable que Ana Anderson fuese efectivamente la princesa Anastasia. Gracias a los avances en investigación genética, a la investigación histórica y a la apertura de información en Rusia la leyenda se esclareció. A principios de los años 90 se pudo determinar que Anastasia murió junto al resto de su familia en Ekaterinburgo en 1918.

Rasputín, el monje loco

Alrededor del monje Grigori Rasputín surgieron leyendas de poderes místicos que supuestamente poseía y que le permitieron dominar a los zares. Esta serie documental de Netflix propone una perspectiva más realista. Sus orígenes son humildes, nació en Siberia en una familia campesina; se convirtió en religioso dentro de una orden religiosa llamada Khlysty, que era considerada una secta religiosa ilegal y de rituales extremos entre los que se incluían orgías.

Los expertos que aparecen en la serie  explican la imagen el poder místico de Rasputín como el poder terapéutico de un psicólogo actual. Proporcionaba escucha y empatía, detectaba las necesidades emocionales y religiosas de sus “pacientes” y por ello influía en sus decisiones. En Los últimos zares, cuenta que se aprovechó de sus “poderes” para tener relaciones sexuales con mujeres de la alta sociedad rusa, pero se desmitifica que haya sido amante de la zarina. Esta última idea seguramente fue promovida, como lo vemos en pantalla, por los políticos detractores de Rasputín. El lugar que consiguió como consejero fue gracias a que aportaba tranquilidad acerca de la enfermedad del zarévich: la hemofilia; con ello estaba en riesgo tanto la vida del príncipe Alekséi como la continuación de la dinastía Romanov.

La leyenda de Rasputín afirmaba que era un hombre inmortal pues asesinarlo era casi imposible, además de que tenía un gran apetito sexual; en la serie su muerte se explica en un breve pasaje donde miembros de la familia Romanov conspiran para deshacerse de él y de la influencia que tenía sobre los monarcas.

También puedes leer: Penny Dreadful: una serie de historia y literatura

Netflix nos da una idea de la familia imperial rusa en Los últimos zares

Otros acontecimientos que nos aportan contexto histórico para comprender a la dinastía Romanov son la Guerra ruso-japonesa, el inicio de la Primera Guerra Mundial; algunos detalles de la industrialización y el trabajo obrero, la constante crisis económica y política que se vivía en Rusia y que desencadenó el inició de la Revolución.

Finalmente Los últimos zares, serie documental de Netflix, presenta una imagen íntima de los zares Nicolás II y Alejandra, mucho más cercana a la idea ficticia que recordamos de la película animada Anastasia. Para profundizar en la vida de los Romanov y su importancia en la historia del siglo XIX y XX te recordamos consultar diversas fuentes. Existen investigaciones académicas, documentales, películas  y novelas históricas que detallan la vida de Los últimos zares; en nuestras referencias encontrarás algunas de ellas.


Referencias

Redactora Funcional de Primer Nivel en Modernidades - Pienso que podemos aprender de todo y de todos si prestamos atención. Leer, escuchar música o radio, ver t.v. y caminar son algunas de mis actividades favoritas. Me he desarrollado en la docencia de ciencias sociales en diferentes niveles y en asociaciones civiles del ámbito cultural y educativo. Soy licenciada en historia por la UAQ.

Súmate a la retro de esta nota

Busca tu tema de interés

A %d blogueros les gusta esto: