Los 5 hallazgos arqueológicos más enigmáticos de la historia

A lo largo de la historia, el hombre ha descubierto objetos enigmáticos en diferentes partes del planeta y en distintos tiempos; ciertamente, algunos hallazgos no encajan con las fechas o ubicaciones que tendrían que tener. Al mismo tiempo, otros simplemente permanecen en total enigma manteniendo un mito alrededor de ellos.

Como era de esperar, algunos estudiosos se dieron a la tarea de investigar más sobre el origen de estos hallazgos. En torno a los objetos se han generado todo tipo de especulaciones y teorías; pues existen algunos, que hasta el día de hoy, se desconoce el motivo por el cual fueron creados, tampoco se sabe con exactitud su procedencia. 

Hablemos de los Oopart

El término “Oopart” proviene del inglés Out Of Place Artifact, que significa Artefacto Fuera de Lugar. El término fue acuñado por el biólogo y criptozoólogo escocés, Ivan T. Sanderson. Se trata de una serie de objetos y artefactos encontrados a lo largo de la historia, los cuales son arqueológicos o paleontológicos; y se consideran hallazgos en contextos históricos inusuales e inexplicables.

En consecuencia, algunos descubrimientos nos hacen dudar, y hacernos preguntas cómo ¿De dónde venimos? ¿Hubo civilizaciones antes que nosotros y más avanzadas? 

Hacemos el recuento de 5 de los hallazgos arqueológicos más enigmáticos y controversiales. 

1. La cabeza de Tecaxic-Calixtlahuaca 

La cabeza de terracota fue descubierta en 1933, en Tecaxic-Calixtlahuaca en el valle de Toluca. Gracias a, José García Payón, arqueólogo, Jefe del Departamento de Arqueología del Gobierno del Estado de México.

Se trata de una figura hecha de terracota, que posee la forma de la cabeza de un hombre con rasgos típicos de los antiguos romanos. Aunque, la cabeza de Tecaxic-Calixtlahuaca fue encontrada en Toluca; frecuentemente, algunos investigadores, como el arqueólogo alemán, Ernst Boehringer sugieren que la cabeza es de origen romano, aproximadamente del siglo III d.C.

Cabeza de Tecaxic-Calixtlahuaca
Foto. México Desconocido / @Rafael Saldaña/flickr/Archivo MD.

Por otro lado, en 1995, FS Archaeömetrie en Heidelberg, Alemania, realizó una prueba de edad por termoluminiscencia de la figura. Gracias a los resultados, se estableció un límite de edad entre el siglo IX a. C. y mediados del siglo XIII d. C. (Schaaf y Wagner 2000, Hristov y Genovés 2000), concluyó, que la pieza fue fabricada al menos dos siglos antes del viaje de Cristóbal Colón en 1492. 

Con este descubrimiento se podría comprobar la posibilidad de contactos transoceánicos en tiempos prehispánicos.

“Algunos creen que son evidencias claras de que había contacto antes de Cristóbal Colón entre el Imperio romano y la cultura mesoamericana”.

Alexander Backman, Periodista de investigación

“Es sin duda romana, y los análisis de laboratorio han confirmado que es antiguo. El análisis estilístico nos dice más precisamente que es una obra romana del siglo II d.C. y el peinado y la forma de la barba presenta los rasgos típicos del periodo de los emperadores Severianos (193-236 d.C.)”

Bernard Andreae, Director Emérito del Instituto Alemán de Arqueología Romana

“Desde las primeras discusiones de este hallazgo durante el XXXIV Congreso Internacional de Americanistas en 1960, varios especialistas de la arqueología Mesoamericana (Gordon Ekholm, Jose Alcina Franch y David H. Kelley, entre otros) han considerado la cabecita de Tecaxic-Calixtlahuaca como una de las evidencias Mesoamericanas más confiables acerca de la existencia de contactos transoceánicos precolombinos.”

Romeo H. Hristov

2. El astronauta de Palenque

El llamado “Astronauta de Palenque”, es una lápida descubierta en Chiapas, por el arqueólogo, Alberto Ruz Lhuillier, hallada el 16 de junio de 1952. La tumba de Pacal el Grande (K’inich Janaab Pakal) fue localizada bajo una escalera de cuarenta y cinco escalones. Ciertamente, es un objeto controversial, ya que alrededor de él, se han formulado distintas teorías e interpretaciones. Una de ellas, es que los antiguos astronautas; en realidad, seres de inteligencia superior procedentes de otros planetas visitaron la Tierra en la antigüedad, y trajeron conocimiento, cultura y tecnología; asimismo, algunos creen que dichos extraterrestres fueron quienes nos crearon.

Uno de los orígenes de dichas teorías, apareció por primera vez en 1968; específicamente, a raíz del libro Recuerdos del futuro, escrito por el autor suizo, Erich von Däniken; principalmente, propuso una hipótesis, la cual es que criaturas extraterrestres otorgaron conocimientos tecnológicos avanzados. Además, de que la lápida no era de un gobernante maya, sino de un astronauta alienígena.

Como es de esperar, el libro fue todo un éxito. Al haber desconocimiento de los jeroglíficos y sobre las dinastías a las que pertenecía, dejó un canal abierto a interpretaciones sin un sustento real; por lo que, dicha teoría fue apoyada por varios practicantes del mayanismo y pseudociencias, convirtiéndose así; en consecuencia, en un objeto de estudio sagrado con la llegada del movimiento de la New Age en los años 70. Una de las personas que apoyó el planteamiento de Erich, fue el escritor y ufólogo ruso, Alexander Petrovitch Kazantsev.

Después que, expertos realizaran un análisis iconográfico, se lograron interpretar dichos jeroglíficos; como resultado, confirmaron que hacían referencia a la cosmovisión maya, y que el argumento elaborado por Däniken; ciertamente, no tenía ninguna base sólida, puesto que su interpretación era subjetiva y no se basaba en pruebas con algún sustento.

Astronauta de Palenque
Foto. Lote 33

La lápida es de gran tamaño, está elaborada de piedra caliza, y contiene una serie de increíbles grabados.  Principalmente, al interior, se puede apreciar la figura de un hombre; de modo que, según algunas teorías afirman que es un astronauta maya pilotando una nave espacial. A continuación explicaremos el simbolismo.

La imagen del hombre en la lápida del sarcófago es de K’inich Janahb’ Pakal, quien fue gobernante maya. Aparece recostado; posteriormente, sobre su nariz hay un símbolo que representa la exhalación del pixán, que se produce con la muerte. Personifica al dios Unen-K’awiil y sale de las fauces descarnadas de la entidad Sak B’aak Naah Chapaat. Pronto, asciende desde las profundidades del inframundo y sigue su camino como el Sol, el curso que le marca un árbol cósmico “axis mundi”. Después, este árbol conduce al espíritu del gobernante hasta las alturas celestiales; donde se posa, sobre otra cabeza de serpiente con mandíbula de cuentas tubulares de jade. 

Por consiguiente, la lápida de Palenque, representa la muerte de K’inich Janaab´Pakal; su descenso al inframundo, su renacer, y finalmente su ascenso a través del árbol cósmico o axis hasta los niveles celestiales.  

Astronauta de Palenque
Foto. UNAM Global

¿Astronauta maya? 

Concluyendo, podemos decir que la imagen del supuesto “astronauta maya”, es la del gobernador maya K’inich Janaab´Pakal; ciertamente, alude a la llegada al plano celestial, no la de un hombre en una nave espacial como se pensaba. 

Evidentemente, como vimos en el simbolismo, nada tiene que ver con hombres del espacio ni extraterrestres guiando humanos. La interpretación es sobre la interesante cosmovisión que tenía la cultura maya. A pesar de todo, es sin duda uno de los objetos que más ha causado controversia. Al mismo tiempo, hasta el día de hoy se sostienen teorías erróneas sobre la fascinante lápida hallada en Chiapas. 

3. La Piedra del lago Winnipesaukee

En 1872, en la orilla del lago Winnipesaukee, New Hampshire, trabajadores cavaron un agujero para colocar un poste de una valla; cuando, encontraron una extraña piedra en forma de huevo sepultada.

Los orígenes y el propósito del artefacto aún son desconocidos. La pieza tiene forma de óvalo y mide 10 centímetros de alto por 6.4 de grosor. Pesa aproximadamente 500 gramos. Es de color oscuro y tiene tallados distintos símbolos; en particular, un rostro humano en la parte frontal, en los laterales parece tener tallado una mazorca de maíz. Además, flechas invertidas, una luna, puntos y un espiral, en la parte de atrás. 

La piedra tiene una perforación en el centro, que va desde arriba hacia abajo; de ahí, el orificio superior es de 3,2 milímetros de ancho y el inferior de 9,5 milímetros.

Piedra del lago Winnipesaukee
Foto. Mysteries Unsolved

Teorías sobre la Piedra del lago Winnipesaukee

La primera teoría de la que vamos a hacer mención, es la que sugiere que podría ser un “Thunderstone”; es decir, un objeto trabajado en forma de cuña, que se alega cayó desde el cielo. Este tipo de vestigios se encuentran en diversas culturas alrededor del mundo; en particular, desde Grecia hasta China. Generalmente, se asocian frecuentemente con un trueno divino. 

Asimismo, otra teoría es la que el historiador Joe Graveline propone; específicamente, que se trata de un objeto utilizado por los nativos americanos para ayudar al parto. Según la teoría de Graveline, después de calentarla se colocaría en el interior de la mujer pariendo para ayudar a relajar sus músculos. También opina que el lugar donde se encontró era una tumba, en la que se habría colocado la piedra en forma de ofrenda. Mientras tanto, otros sugieren que se creó para conmemorar un tratado de paz entre tribus.

En cuanto a, la teoría propuesta por el arqueólogo Richard Boisvert, plantea que se trata de un “hoax” o engaño; especialmente, porque los orificios parecen haber sido hechos con herramientas modernas. Incluso que debía haber estado colocada en un eje metálico. 

Para concluir, al no haber análisis ni estudios profundos sobre la piedra; está claro que, no se puede determinar con exactitud el origen, la edad ni con qué fines se elaboró dicho objeto. Actualmente, se encuentra en exhibición en el Museo de Historia de New Hampshire. Ciertamente, es un objeto enigmático y peculiar, ya que no se han encontrado en el mundo otros objetos con tallados semejantes o un diseño parecido. 

También te puede interesar: México pide ayuda a Interpol por subasta de piezas arqueológicas.

4. El mecanismo de Antikythera

El mecanismo de Antikythera fue hallado en 1900; debido a, un equipo de buceadores griegos que se encontraban buscando esponjas marinas, en la isla de Symi, en el Mediterráneo Oriental. Luego, de una tormenta, se vieron obligados a refugiarse en la isla de Anticitera, ubicada entre Creta y Grecia continental. De ello resulta que, descubrieron un naufragio lleno de tesoros griegos; principalmente, esculturas de mármol y cobre. Entre los objetos encontraron el mecanismo de Antikythera, que al principio pasó desapercibido; pero que aun así fue llevado al Museo Arqueológico Nacional de Atenas, donde días más tarde se reveló un mecanismo con ruedas dentadas de bronce.

Mecanismo de Antikythera
Imagen. Wikimedia (Izquierda), © 2020 Tony Freeth (Derecha)

Este artefacto adelantado a su época tiene aproximadamente 2200 años de antigüedad. Fue construido entre el 70 y 200 a. C.

Mide 34 x 18 x 9 centímetros, contiene más de 15,000 caracteres en lengua corintia (algunos de ellos miden 1.2 milímetros); por lo que, se sabe que es de origen griego. En una de las placas, se encuentran dos fechas: 462 y 442 años; ciertamente, corresponden a los ciclos planetarios de Venus y Saturno, respectivamente, según los métodos matemáticos de Parménides.

Por otro lado, el primero en examinar con detalle los fragmentos recuperados fue el físico inglés, Derek J. de Solla Price. Por lo que, en los años 50 y en 1971, junto con el físico nuclear griego Charalampos Karakalos; en primer lugar, tomaron imágenes con rayos X y rayos gamma de las piezas. Como resultado, descubrieron que había 27 ruedas de engranaje adentro, y que era bastante complejo.

Por muchos años, se mantuvo en el enigma el propósito por el cual había sido elaborado. Hasta que en 2021, gracias a los científicos de la UCL Mechanical Engineering del Reino Unido; finalmente, lograron armar la parte faltante y descubrieron que fue construido para predecir eclipses; de este modo, calculaba ciclos planetarios con exactitud; en efecto, seguía las posiciones del Sol y la Luna; y calculaba los ciclos de los demás planetas del Sistema Solar con bastante precisión.

Mecanismo de Antikythera
Imagen. PROF TONY FREETH / UCL / BBC

Por otra parte, por medio de un escaneo en 3D;  principalmente, se logró separar de manera virtual algunos de sus engranajes, lo que permitió ver que en su interior, el mecanismo recreaba una especie de planetario.

“Si los científicos griegos antiguos podían producir estos sistemas de engranaje hace dos milenios; toda la historia de la tecnología de Occidente tendría que reescribirse”

Freeth

5. Disco Celeste de Nebra 

El Disco Celeste de Nebra hallado en 1999, por dos hombres que utilizaban detectores de metales para encontrar municiones y armas militares; principalmente, cerca de la ciudad de Nebra, en el bosque de Ziegelroda, a 180 km al suroeste de Berlín, Alemania. De tal modo, descubrieron el disco clavado de manera vertical en el suelo, junto con dos hachas, dos espadas, brazaletes y un escoplo. Lo vendieron a través del mercado negro por 16,000 euros, en el año 2000. En 2013 el disco fue incluido en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

El disco pesa aproximadamente 2 kg, y mide 32 cm de diámetro, y está patinado de color verde azulado. En él se aprecia una luna o un sol, 3 arcos y 23 estrellas. Además, hay un grupo de 7 estrellas, que hace referencia a la constelación de las Pléyades.

Disco de Nebra
Foto. Globalintergold

Los rayos X revelaron dos estrellas más debajo del oro del arco derecho; de modo que, supone que los dos arcos se añadieron después de los otros elementos. A lo largo del borde del disco hay un anillo de agujeros perforados en el metal. Contiene una banda de oro curvada, interpretada como un barco solar, y otra banda que posiblemente represente uno de los horizontes.

En 2006, un grupo de estudiosos alemanes, sometieron el disco a varios exámenes.  Como resultado, lograron corroborar su autenticidad; además, descubrieron que había funcionado como un complejo reloj astronómico/astrológico para la sincronización de los calendarios solar y lunar. 

Rupert Gebhard, director del Archäologischen Staatssammlung de Múnich, y el profesor Rüdiger Krause de Prehistoria e Historia de Europa Temprana en la Universidad Goethe de Frankfurt; decididamente, realizaron un nuevo análisis sobre las circunstancias del descubrimiento y sobre los resultados de la investigación del disco. Finalmente, concluyeron que no hay pruebas convincentes de que las espadas, hachas y brazaletes de la Edad del Bronce formen un conjunto de orígenes comunes; por lo que, el disco debe investigarse y evaluarse como un hallazgo individual. Por otro lado, concluyeron que, cultural y estilísticamente, el disco Celeste de Nebra; evidentemente, proviene de la Edad de Hierro y no de la Edad del Bronce Antiguo, a diferencia de lo que se pensaba.

Hasta el momento, el disco es considerado la primera guía conocida de los cielos que se ha descubierto; sin duda, es un hallazgo fascinante adelantado a su época. 

Disco Celeste de Nebra
Foto. Proyecto Idis.

Aún faltan más hallazgos por descubrir

En definitiva, algunos hallazgos permanecerán siempre en un mito hasta que no sean estudiados a profundidad por los expertos. Mientras tanto, otros ya descubiertos y analizados nos hacen imaginar el fascinante pasado revelado a través de estos objetos. De ello resulta, impresionante, que algunos estén tan avanzados tecnológicamente para su época; claro está que, gracias a las personas que logran estudiar y analizar dichos hallazgos; han logrado despejar la recurrente ventana de dudas, y con ello, hemos conocido la verdad y desmantelado mitos. 

Del mismo modo, los hallazgos nos han hecho comprender más sobre nuestro pasado como humanidad. Así pues, existen diversos casos que se pueden confirmar desde análisis científicos; en definitiva, como es el caso de la cabeza de Tecaxic-Calixtlahuaca, donde se comprueba la posibilidad de contactos transoceánicos en tiempos prehispánicos. Asimismo, otras que, a pesar de ser teorías no comprobadas, han generado incertidumbre y nos han hecho pensar en todo tipo de hipótesis; de tal modo, sembrado en nosotros dudas sobre nuestro origen.

Ciertamente, queda un largo camino por recorrer, y más objetos por descubrir, los cuales, seguramente nos pondrán nuevamente en intriga y generarán nuevos mitos. 


Referencias:
  1. El reto histórico. (2020). Nueva datación del Disco celeste de Nebra. Julio 2022, de El reto histórico 
  2. Matos, E. ¿Un astronauta en palenque?. Julio 2022, de Arqueología Mexicana
  3. Conciencia Radio. (2017). CRTV LLEGA A 100K! Y DE REGALO…CRTV LLEGA A 100K! Y DE REGALO… CONFERENCIA CON ALEX BACKMAN
  4. Misterios del mundo. (2022). ¿Qué son los OOPArts (Objetos fuera de lugar)?. 2022, de Misterios del mundo 
  5. Mx City. (2022). Teorías sobre la cabeza de Terracota encontrada en Calixtlahuaca. Julio 2022, de Mx City 
  6. Hristov, R. and Genovés, S. (-). THE ROMAN HEAD FROM TECAXIC-CALIXTLAHUACA, MEXICO: A REVIEW OF THE EVIDENCE. Julio 2022, de Instituto de Investigaciones Antropológicas-UNAM 
  7. Pascual. (2015). La misteriosa piedra del lago Winnipesaukee. Julio 2022, de EsasCosas 
  8. Carbajal, G. (2021). La misteriosa piedra del lago Winnipesaukee. Julio 2022, de La brújula verd
  9. BBC News. (2016). Qué es el mecanismo de Anticitera y por qué es el objeto más misterioso de la historia de la tecnología. Julio 2022, de BBC News 
  10. National Geographic. (-). MECANISMO DE ANTICITERA: LA ANTIGUA COMPUTADORA GRIEGA QUE PERMITÍA CONOCER EL MOVIMIENTO DE LOS PLANETAS. Julio 2022, de National Geographic 
  11. Muy interesante. (2022). ERICH VON DÄNIKEN, EL HOMBRE QUE DIVULGÓ LA TEORÍA FALSA SOBRE EL ‘ASTRONAUTA’ DE PAKAL. Julio 2022, de Muy interesante 
  12. La vanguardia. (2020). ¿Un astronauta en Palenque?. Julio 2022, de La vanguardia 
  13. Somos Nómadas TV. (2022). La Verdad sobre El Astronauta de Palenque (The Truth of Ancient Aliens: The Astronaut of Palenque)
  14. Univision. (2018). ¿Qué es un OOPArt?. Julio 2022, de Univision 
  15. Haughton, B. (2011). El disco celeste de Nebra: mapa antiguo de las estrellas. Julio 2022, de World History 

Redactora Funcional de Modernidades - Amante de la escritura. Autora de los libros "Un hombre de valor" y "2031: viaje al interior". Coautora de los libros "Designios del corazón" y "El jardín del tiempo".

2 comentarios

  • Anónimo
    3 semanas ago Reply

    Excelente reportaje, felicitacfiones!!!

  • Edgar Cosio
    2 semanas ago Reply

    Que enorme gusto leer este tipo de notas, con temas tan interesantes, maravilloso reportaje.

Súmate a la retro de esta nota

Busca tu tema de interés

A %d blogueros les gusta esto: