CulturaInvestigaciónLiteratura

Lo que dice la Biblia sobre el apocalipsis y la Tercera Guerra Mundial

En la teología cristiana, existen numerosas profecías acerca de los tiempos venideros, sobre guerras, pandemias, terremotos, desastres, entre otros; por esta razón, cuando un evento importante a nivel mundial está por ocurrir, la Biblia suele ser una referencia para saber qué habría de suceder.

De esta manera, dados los recientes conflictos entre Rusia y Ucrania, una vez más, este libro de libros es analizado a la luz de nuestra actualidad. En el presente texto exploraremos la posibilidad de que, en efecto, los textos bíblicos indiquen una Tercera Guerra Mundial; además, recorreremos algunas interpretaciones sobre el apocalipsis, según la Biblia, el papel de Rusia y nuestra actualidad.

Otros escritos proféticos

El libro comúnmente citado de la Biblia, cuando se trata de profecías sobre guerras o el fin del mundo, es el Apocalipsis, también llamado Revelaciones; sin embargo, es menos conocido que hay otros “apocalipsis” y profecías sobre el tema en más libros bíblicos.

Por ejemplo, tenemos el “apocalipsis” del profeta Isaías, dentro de su libro homónimo, en el que menciona tribulaciones y el Día del Señor. También, los libros de los profetas Joel y Daniel son textos que abordan dicha cuestión y la complementan.

Asimismo, son poco conocidas las declaraciones del tema que hizo Jesucristo, en los evangelios según Mateo, Marcos y Lucas. Más adelante, hablaremos de forma breve sobre estas obras y sus posibles señalamientos de una Tercera Guerra Mundial; no obstante, en el presente texto nos enfocaremos al contenido de Revelaciones, pues, al ser el más conocido, es también el más malinterpretado.

El cielo como se describe en Revelaciones
Pintura del Cielo, como es descrito en Revelaciones/Foto. uvasculpture.wordpress.com

El libro en su entorno

En general, de principio a fin, la Biblia está repleta de profecías que se relacionan una a la otra. Por esta razón, es difícil comprender el significado pleno de cada una sin conocer las demás y su contexto; sobre todo, si se trata de profecías del fin de los tiempos o de una posible Tercera Guerra Mundial, debido a su carácter polémico.

Además, destaquemos lo que quizás es obvio, pero a veces se olvida: el Apocalipsis es un libro completo. Como sabemos, todo libro debe tener un principio, un desarrollo, un fin, cohesión y coherencia; Revelaciones funciona igual, no es una lista de profecías aleatorias, sino que hay una narración, es decir, una secuencia lógica de acontecimientos.

De esta manera, para analizarlo correctamente, es imperativo leerlo del comienzo al final, e incluso examinar otros libros bíblicos; aunque, por supuesto, se puede obtener una cierta noción a partir de los análisis de otras personas.

Pintura de Juan el apóstol teniendo la visión del Apocalipsis
Retablo de San Juan, teniendo la visión del libro Apocalipsis/Foto. artsdot.com

¿Conceptos intercambiables?

La palabra apocalipsis, de acuerdo con el DLE, significa “fin del mundo” o “situación catastrófica, […] que evoca la imagen de la destrucción total”; en efecto, es la definición reconocida de manera popular. No obstante, según la etimología griega, apocalipsis significa revelación, o sea, “manifestación de una verdad secreta u oculta”, (DLE, 2022).

Recordemos que el libro Apocalipsis, así como todo el Nuevo Testamento, fue escrito en griego en su versión original; por lo que, en este caso, la definición etimológica concuerda más con el sentido primigenio de la obra. El libro comprende las revelaciones que el apóstol Juan recibió de Jesucristo sobre los postreros tiempos del mundo como lo conocemos hasta ahora.

Así, podremos ver con mayor claridad que, el libro no habla del fin del mundo o su destrucción como cese de la existencia; en realidad, muestra cómo se ejecuta el cambio, de acuerdo con la teología cristiana, del reinado de Satanás (nuestra actualidad), al de Jesucristo.

Juan recibiendo revelaciones de Jesús
Pintura del apóstol Juan recibiendo las revelaciones de Jesucristo/Foto. pinimg.com

Breve resumen de Revelaciones

La historia comienza con la aparición de Jesús al apóstol Juan en Patmos, donde se encontraba encarcelado en exilio; allí, el Mesías le pide que escriba cartas a las iglesias, como enseñanza, y un libro en el que indique todo lo que le va a revelar.

Después, a Juan le es mostrado el Cielo y lo que habría de ocurrir en el futuro, durante las tribulaciones, en la Tierra; por una parte, el apóstol observa un rollo con 7 sellos, que, conforme el Cordero de Dios los va abriendo, ocasionan un cambio en la situación mundial.

De este modo, Juan ve aparecer uno a uno a los reconocidos jinetes del apocalipsis con sus caballos blanco, rojo, negro y pálido; así como desastres mundiales: terremotos, inflación, hambruna, muerte, enfermedades, guerras, etcétera.

Los cuatro jinetes del apocalipsis en pintura
Pintura de los cuatro jinetes del Apocalipsis/Foto. wikimedia.org

Por otra parte, el apóstol escucha el sonido de siete trompetas, que indican desastres meteorológicos; además, se le revela la existencia de un dragón (el Diablo o Satanás), dos bestias (una de ellas, el Anticristo) y sus acciones en la Tierra.

Posteriormente, ve cómo los ángeles derraman las siete copas que simbolizan la ira de Dios, detonantes de aún más desastres; asimismo, se explica la condenación de la gran prostituta, la caída de la nueva Babilonia y la derrota de las bestias y el dragón. Para finalizar, el libro cierra con el reinado eterno de Jesús en la nueva Jerusalén, donde habitará con sus santos.

Los siete ángeles tocando sus trompetas
Pintura de los ángeles tocando las siete trompetas/Foto. biblegraphics.com

Una joven dará a luz a un niño

Ahora sí, ¿qué dice la Biblia acerca de una posible Tercera Guerra Mundial? Es difícil precisarlo puesto que se trata de una cuestión de interpretaciones; aunque, mostraremos qué profecías podrían estar indicando dicho conflicto.  

Algunos teólogos han señalado la posibilidad de que una Tercera Guerra Mundial ocurra dentro de lo que, en la Biblia, se denomina los dolores de parto; estos son un simbolismo de un grande dolor previo al nacimiento de una situación mayor, primero de sufrimiento y luego de regocijo.

Pintura de Juan con un ángel
Pintura de Juan, apóstol, hablando con un ángel en Revelaciones/Foto. catholic-resources.com

Se trata de aquellas desgracias que han de ocurrir, según el cristianismo bíblico, antes de todo lo revelado en el libro Apocalipsis; así, se configuran como los indicadores de que el fin de la vida, tal cual ha sido hasta ahora, se encuentra cerca.

“Ustedes tendrán noticias de que hay guerras aquí y allá; pero no se asusten, pues así tiene que ocurrir; sin embargo, aún no será el fin. Porque una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro; y habrá hambres y terremotos en muchos lugares. Pero todo eso apenas será el comienzo de los dolores”

Jesucristo a sus apóstoles en El evangelio según Mateo (DHH), vv. 24:6-8. Pasajes paralelos en Marcos 13:7-8 y Lucas 21:9-11

Es cierto que hay pocos indicios que una de estas guerras sea la posible Tercera Guerra Mundial; asimismo, se sobreentiende que una guerra de tal magnitud, con la tecnología y recursos actuales, sería letal para nuestra realidad. Por lo que es más verosímil pensar que estos dolores de parto sean, en cambio, guerras esporádicas alrededor del mundo, previas a la Gran Tribulación.

Los cuatro jinetes

Ya iniciado el periodo narrado en Revelaciones, aparecen los jinetes mencionados. Primero se presenta el jinete en el caballo blanco, el cual tiene muchas interpretaciones, como que simboliza al Anticristo. En segundo lugar, se presenta el jinete en el caballo rojo, que arranca la paz del mundo para que los hombres se maten entre ellos.

Los cuatro jinetes bajan del cielo al abrirse los sellos.
Pintura de los cuatro jinetes descendiendo del cielo/Foto. psephizo.com

El tercer jinete, en el caballo negro, indica la inflación, el encarecimiento exagerado de los productos del mercado; por último, el cuarto jinete, en el caballo pálido, es llamado Muerte, que ocasiona con guerras, hambres, enfermedades y las “fieras” de la Tierra.

Como podemos notar, a partir de la aparición del segundo jinete comienzan guerras alrededor del mundo y todas las muertes que conllevarían. Por supuesto, esto podría implicar una Tercera Guerra Mundial, sobre todo como inicio de muchas desgracias más; sin embargo, existe la posibilidad de que se refiera, una vez más, a guerras esporádicas antes de una gran guerra definitiva.

Revelaciones del libro escrito por el apóstol Juan
Pintura de Revelaciones/Foto. static01.nyt.com

Las plagas y sus consecuencias

Otra profecía que podría estar señalando un evento como aquel, aunque indirectamente, es la de las plagas y desastres meteorológicos; claro está que el ser humano no suele tener tolerancia a los malos tiempos: cuando la desgracia aparece, trae consigo el caos social.

Lo hemos visto incontables veces a lo largo de la historia; por ejemplo, en los huracanes o tornados, suele haber rapiñas; en los conflictos armados, afloran los asesinatos y abusos sexuales, incluso entre el mismo bando.

La décima plaga de Egipto
Pintura de la décima plaga de Egipto, descrita en el libro Éxodo/Foto. tate.org.uk

Por esta razón, cuando la Biblia habla de las 7 trompetas que indican una serie de plagas y sucesos climatológicos, estas pueden significar contiendas; entre los eventos figuran lluvias de fuego, granizo, incendios forestales masivos, que los mares se vuelvan sangre y los ríos y manantiales, amargos.

Si acaso surge un azote mundial de langostas (Ap. 9:1-12), es seguro que los cultivos se estropearían; por tanto, la comida se encarecería, el comercio internacional sufriría daños, se desatarían robos, desorden y guerras, por supuesto, a causa del miedo. ¿Esto significaría una Tercera Guerra Mundial? Es posible, pero no hay manera de confirmar esta interpretación.

Un dragón y dos bestias

Por fin, llegamos a una de las profecías más interesantes para la materia que da motivo a este texto. Por lo general, la cultura popular se refiere bastante al Diablo y al Anticristo como entidades intercambiables, como sinónimos; antes bien, de acuerdo con la Biblia, son dos seres distintos.

Por un lado, el Diablo es descrito de la siguiente manera:

“Luego apareció en el cielo otra señal: un gran dragón rojo que tenía siete cabezas, diez cuernos y una corona en cada cabeza. […] Así que fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña a todo el mundo. Él y sus ángeles fueron lanzados a la Tierra”.

El apóstol Juan sobre el dragón, en Apocalipsis (DHH), vv. 12:3 y 12:9
El dragón tratado de matar a la mujer embarazada en Revelaciones
Pintura del dragón y sus acciones, descritas en Revelaciones/Foto. wikimedia.org

Por supuesto, el término serpiente alude al animal que engaña a Eva para comer el fruto prohibido en el Jardín de Edén, en el Génesis. Por otro lado, el Anticristo, es descrito así:

“Este monstruo [o bestia] que yo vi, parecía un leopardo; y tenía patas como de oso y boca como de león. El dragón le dio su poder y su trono, y mucha autoridad”.

El apóstol Juan sobre la primera bestia/monstruo o el Anticristo, en Apocalipsis (DHH), vv. 13:2

De esta manera, podemos distinguir que el dragón, o Satanás, es aquella entidad maligna que existe desde el principio de los tiempos; por su parte, el Anticristo es un ser que aparecerá cuando los hechos del libro Apocalipsis empiecen a cumplirse, y obtiene su poder gracias al dragón.

La primera bestia saliendo del mar
La primera bestia, o el Anticristo, pintado en la forma simbólica en que es descrita en Revelaciones/Foto. saymedia-content.com

¿Quién es el Anticristo?

Recordemos que la palabra anticristo es una palabra compuesta por el prefijo anti- (opuesto) y cristo, que significa mesías o salvador; por lo tanto, el Anticristo es un adversario del Cristo, y, por esta razón, tiene la labor contraria a este último.

“Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo”

Jesucristo a Nicodemo sobre su labor redentora, en El evangelio según Juan (DHH), vv. 3:16-17
Satanás y el Anticristo juntos
Pintura del Anticristo con Satanás, como serpiente/Foto. economist.com

Por su parte, el Anticristo de igual manera es mandado por su “padre”, el dragón o Satanás, a cumplir una misión: condenar a la humanidad; de acuerdo con los textos bíblicos del Nuevo Testamento, que tienen casi dos mil años de antigüedad.

De manera similar, hay que añadir que, en la Biblia, el Anticristo es retratado como un gobernante mundial, que trae “esperanza” a las personas; así, según Revelaciones, el Anticristo no se presenta ante las sociedades como un ser infernal y diabólico, sino lo contrario.

¿Cuántas personas habrían de querer seguir a un líder notoriamente maligno, semejante a un demonio? Por lo menos no la mayoría, es por esta razón que el Anticristo es un ser carismático y prometedor para las personas. Además, en el capítulo 13 de Apocalipsis, se menciona que hará señales milagrosas frente a los hombres para engañarlos y le adorarían por ello.

Satanás como ángel caído
Satanás con forma de ángel, ilustración de Gustave Doré/Foto. britannica.com

Una tercera guerra y el papel del Anticristo

Existen diferentes interpretaciones de cuándo exactamente habría de aparecer el Anticristo, de acuerdo con la Biblia; no obstante, una de las más importantes indica que habría de aparecer cuando el mundo esté necesitado de un mesías, después de gran destrucción.

En el libro Daniel del Antiguo Testamento, se menciona su existencia de la siguiente manera:

 “Cuando el dominio de estos reinos llegue a su fin y las maldades hayan llegado al colmo, un rey insolente y astuto [el Anticristo] ocupará el poder. Llegará a ser poderoso, pero no con su propio poder; destruirá de manera increíble y triunfará en todo lo que haga. Destruirá a hombres poderosos y también a muchos del pueblo de Dios. Por su astucia, sus engaños triunfarán. Se llenará de orgullo, y a mucha gente que vivía confiada le quitará la vida a traición. Hará frente al Príncipe de príncipes, pero será destruido por él”.

El profeta Daniel contando la interpretación que un ángel le dio de una visión que tuvo, en Daniel (DHH), vv. 8:23-25

Como es de suponer, el Anticristo haría su aparición en un momento de debilidad global, después de una gran guerra entre naciones; esto con el propósito de unificarlas, reinar sobre ellas y traer la paz entre los hombres mientras duren los juicios de Dios. Pero, de acuerdo con el cristianismo, se trataría de un engaño, pues entre sus planes no estaría el ayudar a las personas, sino perjudicarlas.

Pintura del reinado del Anticristo
Pintura alegórica del reinado de Satanás y el Anticristo/Foto. fineartamerica.com

La marca de la bestia

Dentro del marco del reinado del Anticristo, se incluye la aparición de la tan conocida “marca” de la bestia o del Anticristo.

“Además, hizo que, a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, les pusieran una marca en la mano derecha o en la frente. Y nadie podía comprar ni vender, si no tenía la marca o el nombre del monstruo, o el número de su nombre”.

El apóstol Juan acerca de su visión sobre la marca de la bestia, en Apocalipsis (DHH, 1983), vv. 13:16-17

En resumen, se trata de una marca obligatoria que limitaría la libertad de quien no la tome y que comprometería la salvación espiritual cristiana. En internet, muchos han relacionado esta marca a un posible chip subdérmico que suplante el dinero físico, las tarjetas, etc.

Sin embargo, no existe manera de saber con certeza cómo sería dicha marca. Únicamente podemos saber que la implementación de esta medida implica la inminente llegada de la más grande guerra profetizada en la Biblia.

La guerra de Armagedón

En hebreo, Armagedón significa “montaña del degüello” y es el sitio donde se llevaría a cabo esta gran guerra. Ahora bien, este sitio suele ser identificado como el monte Megido al norte de Israel; no obstante, no es una montaña, sino, como ya dijimos, un monte o colina, por lo que no hay consenso sobre su locación exacta.

Es allí donde el dragón, el Anticristo y su falso profeta (la segunda bestia) habrían de reunir a todas las naciones y a sus reyes; con el propósito de luchar contra Jesucristo y su ejército, que descendería del cielo para tomar control de la tierra por mil años.

Contrariamente a lo que se pudiera pensar, esta guerra mundial no sería de hombres contra hombres; de esta manera, se convierte en una de las profecías más interesantes de la Biblia y con mayor cantidad de interpretaciones.

La segunda aparición de Jesús en la tierra
Pintura de la segunda llegada de Jesucristo/Foto. art-now-and-then.blogspot.com

Armagedón en la cultura popular

Algunas personas han señalado que esta guerra sería anunciada a la humanidad como una guerra contra fuerzas alienígenas o la amenaza de un poder superior incomprensible; a pesar de que se trataría de una guerra contra Dios mismo y sus huestes. Por cierto, esta temática ha sido retratada numerosas veces y de diferentes maneras en la cultura y el entretenimiento.

Por ejemplo, en los Caballeros del Zodíaco, los protagonistas constantemente luchan contra dioses que quieren tomar el control de la tierra y limpiar la maldad. Otro grande ejemplo es la saga de Avengers de Marvel; allí, podemos ver que un ser con un poder superior, aunque adquirido, Thanos, quiere mejorar el mundo, desapareciendo a una parte de la población.

Por supuesto, en ambos ejemplos, ganan los humanos o los defensores de la humanidad malvada. En la Biblia, por su parte, gana el ejército de Jesús, al derramarse la séptima copa de la ira de Dios.

Los Caballeros del Zodiaco contra el dios Abel
Caballeros del Zodíaco y el dios Abel/Foto. blogspot.com

Te puede interesar: La Inteligencia Artificial y el Apocalipsis; el futuro según los algoritmos

Gog y Magog y la confusión con la situación Rusia-Ucrania

Después de la guerra de Armagedón, la Biblia indica que Jesucristo establecerá un reino de mil años, en la Nueva Jerusalén; durante este tiempo, morará con sus santos, pero fuera de su ciudad permanecerán otras naciones y el dragón será encadenado.

Pasados los mil años, Satanás sería liberado y reuniría por última vez a las naciones, Gog y Magog, que quedaron después de la Gran Tribulación; así, lucharían por última vez contra Dios, hasta que este los arroje al lago de fuego por la eternidad.

Actualmente, debido a los conflictos entre Rusia y Ucrania, han surgido nuevas interpretaciones de estas profecías bíblicas. Entre ellas se encuentra que Gog y Magog, ejército proveniente de “los confines del norte” (Ez. 38:6), es Rusia y atacaría la ciudad de Dios; dicha interpretación está haciendo referencia, claro está, a la actual Jerusalén, en el Estado de Israel.

¿Dónde o quién es Gog y Magog?

Por esta razón, se ha dicho que la nación rusa, tras conquistar Ucrania y otras naciones más, iría por la Tierra Santa; también, se ha mencionado que estaría aliada con otros países como lo son China y Corea del Norte.

No obstante, de acuerdo con los textos bíblicos, esto no es posible, puesto que primero deben ocurrir muchos eventos, como la guerra de Armagedón. Además, en Ap. 20:8, Gog y Magog son referidos como “las naciones de los cuatro extremos de la tierra” (DHH, 1983); asimismo, en Ez. 38:6, esos cuatro extremos se identifican en conjunto con Persia (actualmente en Irán), Etiopía y Libia.

Destrucción después de batalla de gog y Magog
Dios manda una lluvia de fuego que destruya a Gog y Magog/Foto. unsealed.org

En resumen

Como se ha mostrado a lo largo del texto, la Biblia no profetiza, en particular, una guerra mundial, sino muchas guerras entre los hombres. Pero, sí profetiza una grande guerra en la que todas las naciones se unan para luchar contra una fuerza superior; en este caso, se trata de Dios, Jesucristo y sus ángeles.

Para que ocurra lo anterior, en síntesis, primero se requiere grande destrucción y desesperación de la humanidad. Posteriormente, la necesidad de un salvador, que unificaría los gobiernos; dicho salvador sería un ser carismático al que todos adorarían, menos los cristianos. Por esta razón, personajes como Emmanuel Macron, Donald Trump, Vladímir Putin o incluso el papa Francisco no pueden ser el Anticristo: tienen muchos haters.

La Nueva Jerusalén como es descrita en la Biblia
Pintura de la Nueva Jerusalén/Foto. biblegraphics.com

Para finalizar…

Como vemos, la Biblia, y en particular el libro Apocalipsis, tiene mucho que decir acerca de eventos futuros, a la luz de la teología cristiana; es un conjunto de libros escritos hace miles de años y que han sido referente para numerosas religiones a lo largo de la historia.

Aunque los textos están dirigidos a los creyentes del Dios cristiano, la Biblia es, en general, una obra única e interesantísima; y, por supuesto, ha atraído y seguirá atrayendo la atención de todo tipo de público porque abarca respuestas a las preguntas más antiguas de la humanidad.

No sabemos cuándo ni cómo será una Tercera Guerra Mundial; sin embargo, es bastante útil observar los tiempos en que nos encontramos e intentar interpretarlos para buscar la verdad. De esta manera, es más fácil saber cómo actuar y estar preparados para lo que venga.

Te puede interesar: Cómo Mafalda representa el mundo actual; la mirada previsora de Quino


Referencias
  • Varios. (1983). La Biblia. Versión Dios Habla Hoy. México: Sociedades Bíblicas Unidas. Disponible en: Bible.com
  • Varios. (1983). The King James Study Bible. Estados Unidos: Thomas Nelson. Disponible en: Amazon.
  • Strong, James. (2009). Strong’s exhaustive concordance of the Bible. Estados Unidos: Hendrickson Publishers. Disponible en: Libros Cristianos.
  • Brand, Chad & Mitchell, Eric (eds.). (2015). Hollman illustrated Bible dictionary. Estados Unidos: B&H Publishing Group. Disponible en: Amazon.
Carla Velázquez
Project Manager de Modernidades - Ensayista, literato y entusiasta de las lenguas extranjeras. A favor del conocimiento libre.

    Súmate a la retro de esta nota

    Más en: Cultura