Perspectiva Pública

La importancia de los datos

La importancia de los datos
Foto. GettyImages /La importancia de los datos

La importancia de los datos en cualquier institución pública o privada e incluso en lo personal, resulta trascendente en la toma de decisiones. Los datos implican, entre otras cosas, precisión en la información para contar con elementos certeros y confiables.

“Los registros o bases de datos son herramientas de trabajo capaces de proporcionar información sobre una actuación concreta en la población como un todo, ofreciéndonos una estimación de las tendencias recientes y los riesgos de futuro a escala nacional”

—Planas, Rodríguez y Lecha (p. 11)

Manejo de los datos

Uso de los datos. Fuente: BSA.ORG

A lo largo del tiempo, en el aspecto público, hemos sabido del mal manejo de los datos, a veces a conveniencia de los gobernantes o por falta de veracidad en la información, lo que ha dado como resultado malas decisiones en el ejercicio del gobierno. Para realizar una reforma, atender un problema público o tomar una decisión de algún hecho, se debe contar con un diagnóstico, el cual debe contener una serie de datos que sirvan para definir objetivos, estrategias y acciones a implementar.

Leonardo Curzio, señala en su texto “Toma de Decisiones” (1998), que una “decisión pública es la que toma el poder público de acuerdo con su proyecto de gobierno… bajo su exclusiva responsabilidad. Su destinatario es la sociedad y no existe… un criterio único que condicione la orientación última de las decisiones”

Sentido de la información

El no tener claridad en el uso y manejo de la información, conlleva a la confusión en las acciones que se estén llevando a cabo, en consecuencia los resultados no serán los más deseables o esperados, ni con el debido impacto hacia la sociedad.

Es por ello que contar con dos o más diferentes fuentes oficiales para un mismo tema, problema o hecho, conlleva al manejo de la información a lo que más convenga o beneficie a los gobernantes.

Importancia de los datos

En este sentido, llama la atención un hecho actual que, por un lado confunde a la sociedad y por el otro, influye en la toma de decisiones de las autoridades responsables, por el manejo de los datos.

Por un lado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), presentó hace unos días, que las cifras preliminares de homicidios en el país, durante el año 2019, estaban en 36 mil 476 casos; es decir 99 muertes al día, con una tasa a la baja del 0.6 por ciento. Pero por el otro lado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), señala que para 2019 la incidencia delictiva del fuero común para homicidios es de 44,804 casos; es decir 8,328 más que el INEGI y 315 casos más con respecto a 2018.

En ello mismo radica la importancia de los datos. Pero no por si solos, sino de quien los maneja. Estoy de acuerdo en que se tenga que reformar la Administración Pública para, entre otras cosas, evitar que se dupliquen atribuciones entre dependencias. Pero en lo que también se debe hacer énfasis, es en quién emite los datos oficiales para una mejor toma de decisión.

Delimitar atribuciones

Vemos que un organismo público con autonomía técnica y de gestión, personalidad jurídica y patrimonio propios como el INEGI, emite datos oficiales en materia de homicidio; por otro lado vemos a un órgano administrativo con autonomía técnica, de gestión y presupuestal, desconcentrado de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, como lo es el SESNSP, que emite datos oficiales en la misma materia. Pero lo que preocupa es que ambas cifras se contraponen, ya que mientras una va a la baja, la otra va incrementándose.

Por lo anterior podemos ver, que la precisión de lo que se publica resulta inminentemente importante para evitar, por un lado que, la sociedad no se confunda y pregunte a quién le creo; y por el otro, que al tomar una decisión pública sea con veracidad de información.

Muchos dirán que los datos que arroja el INEGI es con base en certificados de defunción, cuadernos estadísticos de defunción que reportan las oficinas del registro civil, agencias del ministerio público y los servicios forenses. Mientras que los del SESNSP se circunscriben a las carpetas de investigación.

Es así que resulta importante reformar la administración pública sí, pero no sin un diagnóstico que únicamente provoque su adelgazamiento. Debe delimitar atribuciones específicas para el manejo de los datos y la información para evitar contraposiciones entre dependencias.

Con ello, se podrá lograr que las decisiones públicas tengan el impacto en la resolución de los problemas públicos que aquejan a nuestro país.

Con información de:

Boletín de Prensa del INEGI.

Curzio, L. (1998). “Toma de decisiones”. Cuadernos de Orientación Metodológica 3. México, IFE. p. 83

Planas, M., Rodríguez, T. y Lecha, M. (2004) “La importancia de los datos”. Unidad de Soporte Nutricional. Hospital Universitari Vall d’Hebron. Barcelona.

Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. “Incidencia Delictiva del Fuero Común 2019”, Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 20 septiembre 2020

Mtro. Eduardo Leal
Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública y Maestro en Derecho por la UNAM. Asociado del Instituto Nacional de Administración Pública, A.C. (INAP) y Coordinador Académico del Diplomado Gestión y Política Pública en la FCPyS de la UNAM. Me he desempeñado en la Administración Pública Federal como Director General de Coordinación para la Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación, Director General Adjunto de Coordinación y Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

Los comentarios están cerrados