La Fórmula E y la (nueva) crisis de los misiles en Arabia Saudí

Es 27 de febrero de 2021 y la Fórmula E estuvieron celebrando el fin de su segunda carrera de la temporada en Arabia Saudita, aunque todo parece correr de acuerdo el plan, las alarmas rompen la tranquilidad y avisan de un inminente ataque con misiles balísticos. Pronto, el caos es sembrado entre todos los asistentes, que aunque limitados por cuestiones pandémicas, aún logran sumar algún par de cientos.

Al estruendo inicial le suceden varios más que no hacen más que acrecentar la mortal incertidumbre. Finalmente, al cabo de unos minutos podemos leer en los medios de comunicación sobre un ataque con misiles balísticos a la ciudad de Diriyah, sitio donde se celebraba la carrera.

Eso (quizá) pasó en un universo paralelo. En el que nos tocó las cosas pasaron de diferente manera. Al final de la carrera del sábado, los asistentes pudieron disfrutar de un espectáculo con fuegos artificiales. Sin embargo, no eran fuegos artificiales; en la vecina ciudad de Riyadh, a 20 kilómetros de la sede, fue testigo de dos incidentes protagonizados por el ejército saudí y milicias hutí.

El primero de ellos fue un ataque con misiles balísticos. Los artefactos fueron destruidos por las defensas aéreas del ejército saudí.

Posteriormente, se dio a conocer que la milicia saudí interceptó a un dron kamikaze, también lanzado por hutíes. El estado de alerta dejó varado al contingente de la Fórmula E dentro del país, que ya tenía las maletas listas.

La crisis de los misiles en Arabia Saudí

Tal parece que el objetivo de ambos ataques podría haber sido la ciudad de Diriyah. Cabe resaltar que al evento automovilístico asistieron algunas figuras importantes del gobierno saudí. Entre ellos, los príncipes Turki bin Mohammed bin Fahad bin Abdulaziz y Fahad bin Jalawi bin Abdulaziz, así como el ministro Badr bin Abdullah bin Farhan.

Los hutíes son un grupo armado que derrocó en enero de 2015 al entonces presidente de Yemen, Abdrabbuh Mansur Hadi. Posteriormente, los hutíes conformaron un nuevo gobierno, pero se vieron enfrentados por Arabia Saudí, quien intentaba restablecer al presidente Hadi al ver que representaban una amenaza para sus intereses. Irán, nación también interesada en el control político de Yemen, se alió con los hutíes, dando inicio a una cruenta guerra civil.

A partir de ese momento, los ataques entre saudíes e iraníes no han cesado, sumergiendo a la región en una profunda crisis geopolítica que, (ahora) también amenaza otras dimensiones de la vida social global. Y es que la incursión de Medio Oriente en el espectáculo deportivo mundial sólo ha puesto a este tipo de eventos en la mira de aliados y enemigos. El riesgo de otro Múnich 1972 está latente.

Una advertencia para la Fórmula 1

Dentro del mundo motor, esta anécdota es más bien una alerta para la Fórmula 1, que planea hacer una visita al país árabe este año. La carrera, que se plantea correr en Jeddah, la segunda ciudad más importante del país, es parte de la estrategia de la máxima categoría por llegar a los mercados emergentes. Por otra parte, también ha sido cuestionada por la sociedad civil global, que la percibe como una pantalla que el gobierno local usa para disimular la delicada situación política.

Con la mesa servida y la inestabilidad política como invitada, ¿qué hacer?, ¿cabe seguir el plan en aras de salvar el deporte (o los negocios)?, ¿qué puede (y debe) hacer el deporte en este tipo de crisis?

Recientemente, diferentes ONG’s solicitaron al vigente campeón, Lewis Hamilton, boicotear la carrera, pero no han obtenido respuesta del inglés. Tristemente, quizá no quiera arriesgar su octavo título mundial por un escándalo político que quizás no le guste a Liberty Media, el conglomerado dueño de la Fórmula 1.

Quizá te interese leer: Fórmula 1 en Arabia Saudí ¿contra los derechos humanos?

Una Fórmula E para la paz

Como todo espectáculo deportivo, una carrera de Fórmula E (o de cualquier otro campeonato) en Arabia Saudí, debería ser más la ocasión para la paz y no para una amenaza con misiles. La paz es uno de los ideales más significativos para el deporte espectáculo de hoy en día. ¿Significa que nos encontramos ante otra promesa no cumplida?

Parece, más bien, que poco se ha hecho por el miedo de ahuyentar a los inversionistas y sus billetes verdes. Aunque con brillantes excepcionalidades, en genera el deporte profesional brilla por su ausencia política. Accidentes como el protagonizado por el campeonato de autos eléctricos en Arabia Saudí deberían convertirse en puntos de inflexión para hacer llamados a la conciliación. Por lo menos a eso se supone que aspiraba el barón de Coubertin al apostar por la civilización deportiva.


Para seguir en el sofá…
  • Darío Mizrahi (2021) Quiénes son los hutíes, el grupo que lleva 5 años de guerra en Yemen y desafía a Arabia Saudita con apoyo de Irán. septiembre 21, 2019. De Infobae.
  • Enrique Naranjo (2021) Misiles en Arabia Saudí: parte de la Fórmula E, atrapada y aviso a la F1. febrero 28, 2021. De Marca.
  • Luis Ramírez (2021) Asistentes a FE confunden ataque aéreo con fuegos artificiales. febrero 27, 2021. De Motorsport.Com.

Ex redactor de Modernidades - Sociólogo e historiador especializado en deporte, música y alimentación. Levemente friki. Amante del blues. Guitarrista y armonicista en el retiro.

Busca tu tema de interés

A %d blogueros les gusta esto: