Perspectiva Pública

La Democracia Mexicana y el Estado de Derecho, ¿avance o retroceso?

La Democracia Mexicana y el Estado de Derecho, ¿avance o retroceso?
Foto. Archivo
La Democracia Mexicana y el Estado de Derecho, ¿avance o retroceso?
Foto. Archivo

“La democracia…, es una condición que sólo se puede mantener
si todo ciudadano la defiende”
.

Rigoberta Menchú

Una sociedad culturalmente homogénea es antidemocrática por definición. La libertad y la participación ciudadana está fundada en la diversidad social, política y cultural de los miembros de toda sociedad, por ello la democracia es hoy el medio político de salvaguardar esa diversidad.

Por su parte, el Estado de Derecho históricamente ha pasado de lo que en la economía fisiócrata se conoce como laissez faire et laissez passer (dejar hacer y dejar pasar) al respeto irrestricto de la ley. En una primera fase, las características fundamentales era la existencia de derechos individuales, tal como lo marcaba la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1789 y una División de Poderes como lo apuntaba Montesquieu en 1748 en su libro “El Espíritu de las Leyes”, en donde ésta era fundamental para que el gobernante actuara de manera moderada y evitar así la arbitrariedad o despotismo.

Concepción del Estado de Derecho

El Estado de Derecho tiene dos concepciones: a ) la jurídico-formal que indica atenerse al orden jurídico, en donde exista una certidumbre jurídica, cuya existencia la deberá hacer una institución u organismo con normas preestablecidas que garantice el principio de la legalidad; b) la político-social, que indica los elementos que constituyen al Estado cuyos principios son: la soberanía, la división de poderes y la representación política.

El Estado de Derecho es condicionante para lograr una transición democrática, reflejada en un sistema electoral más igualitario que permita la competitividad política real entre partidos; una legislación electoral precisa en las reglas para contender y lograr el acceso a cargos públicos. Por lo que, un sistema será más democrático en la medida en que se garanticen dos objetivos de la democracia representativa: a) respeto a la decisión del electorado y; b) capacidad de los representantes populares para dar cause a sus propuestas y programas de acción gubernamental.

La Democracia Mexicana

La democracia en México, como todas, vive un proceso de consolidación. Lo que se concreta, por un lado, a través de la tolerancia, la legalidad, la pluralidad y el diálogo, como parte de la garantía de fortaleza y flexibilidad institucional y; por el otro, con la imparcialidad, que asegura un clima de confianza y credibilidad.

Los procesos electorales, forman parte del desarrollo de la democracia en el país, los cuales son mecanismos viables para llevar a la práctica un Estado de Derecho Democrático; la ley prevé acceder al poder sin autoritarismos, ni irregularidades, las elecciones son más controladas y vigiladas. Sin embargo, los resultados de la transición democrática se encuentran en los resultados que logren las autoridades electorales, los partidos políticos y el gobierno para respetar la ley y las demandas de la sociedad.

En consecuencia viviremos en un Estado de Derecho Democrático en la medida en que se cumpla con la cultura de la legalidad; con una participación ciudadana más amplia; con la capacidad del poder público; con el respeto a la sociedad pluri sociocultural y; con el mantenimiento de la legitimidad.

Es así que no sólo con la elección de los cuatro nuevo consejeros electorales, Norma Irene de la Cruz Magaña, Carla Astrid Humphrey Jordán, José Martín Fernando Faz Mora y Uuc-Kib Espadas Ancona, se garantiza el avance del Estado de Derecho y de la Democracia en México, sino también con el respeto a la autoridad electoral y tener la madurez política y social para aceptar los resultados electorales, porque en la Democracia y el respeto al Estado de Derecho, se gana y se pierde por un voto; y en la medida que no surjan enfrentamientos post-electorales, podremos decir que si se ha avanzado o ha retrocedido nuestra democracia y nuestro Estado de Derecho.

Fuente bibliográfica:

a. Cisneros, Isidro H. Tolerancia y Democracia. Cuadernos de Divlugación de la Cultura Democrática. Instituto Federal Electoral
b. Márquez Rábago, Sergio R. Estado de Derecho en México. Instituto de Investigaciones Jurídicas, UNAM
c. Touraine, Alain. ¿Qué es la Democracia?, Fondo de Cultura Económica. México. 2001.

Mtro. Eduardo Leal
Ex Líder de Opinión de Modernidades - Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública y Maestro en Derecho por la UNAM. Asociado del Instituto Nacional de Administración Pública, A.C. (INAP) y Coordinador Académico del Diplomado Gestión y Política Pública en la FCPyS de la UNAM. Me he desempeñado en la Administración Pública Federal como Director General de Coordinación para la Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación, Director General Adjunto de Coordinación y Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

Los comentarios están cerrados