CulturaEntretenimiento

La decadencia de los superhéroes; una mirada desde la naturaleza humana

A los superhéroes los conocemos como el epítome de todo aquello que es bueno, pero ¿Qué pasa si ellos no son como nos lo pintan?; es decir, si en realidad hay cosas que se esconden debajo de las máscaras y de sus alter egos. A tal grado que la figura de perfección es solo una fachada; donde los intereses propios de estos individuos extraordinarios se esconden y no necesariamente son deseos de ser un estandarte para la humanidad.

Vamos a explorar los puntos débiles de los superhéroes como los deseos radicalizados de la paz; así como la manipulación y la mentira como método para mantener su imagen. Con esto, retomo a varios personajes conocidos como Superman, Dr. Manhattan, Capitán América, etc.; además, me baso en series como The Boys, Invencible y películas de esta temática para desglosar cuáles serían los peores aspectos de los superhéroes.

Cabe destacar que, para señalar y argumentar algunos puntos, hay ligeros spoilers de las series, cómics y películas de los previamente mencionados; justamente, para entender cuál es la dinámica del personaje y sus acciones.

El deseo ingenuo o la mentira del superhéroe

Una de las frases más icónicas de la cultura nos la da un familiar cercano del Hombre Araña: “con un gran poder viene una gran responsabilidad”; a lo cual, atribuimos este sentido de cuidar los poderes que uno tiene y qué se hace con ellos. Es decir, la responsabilidad es ayudar, es hacerse cargo de las cosas que otros no pueden porque no poseen la habilidad que el superhéroe tiene; de esta manera, debe de ser consciente que sus acciones van a afectar en mayor medida en comparación a cualquier otra persona.

Por otro lado, tenemos otra frase icónica que nos regala Dos Caras dirigiéndose a Batman en El caballero de la noche; la cual es: “mueres siendo un héroe o vives lo suficiente para volverte un villano”. Así, en la trayectoria del héroe, todas las peleas y conflictos que ha tenido le empiezan a afectar; de manera que puede haber un hartazgo y hasta es posible perder el sentido de su misión como superhéroe: de ahí nace el villano.

Con esto queda preguntarse: ¿Qué carga tiene el poder sobrenatural? ¿Cómo afecta el hecho de que, con el dedo meñique, puede cambiarlo todo? ¿Podría afectar la soledad que causa el poder, ya que no hay alguien que puede igualarte en este nivel?; o bien ¿Es arrogancia desde el inicio y de antemano se tiene una agenda oculta? Aunque ese último sería más que nada la definición de un villano y no de un héroe.

Te puede interesar: Quién es Batman; conoce su historia de origen y evolución en los cómics

La radicalización de paz

Un dilema ético siempre ha sido que si los medios justifican el fin, hay varios filósofos que arguyen que de buenas intenciones se destruye el mundo; al igual que hay otros que dicen que a veces hay que ver por el bien común aun cuando se afecten a unos cuantos. Si retomamos esto a los viacrucis de los superhéroes, vemos que en varias ocasiones defienden que los medios justifican el fin por el bien popular. Esta situación puede ser peligrosa, ya que son personas con poderes que van más allá de nuestra comprensión y entendimiento.

El dominio de la paz del “Hombre de Acero”

Un ejemplo es Superman en Injustice, donde es manipulado por las toxinas de miedo del Espantapájaros, cuya idea fue del Guasón; por lo cual, un Superman drogado piensa que mató a Doomsday, su peor enemigo, pero, en realidad, mató a Louise Lane embarazada de él y destruyó Metrópolis. Entonces, Superman le arranca el corazón al Guasón; y, a partir de ese momento, él impone su visión de un mundo pacífico a base de sangre de aquellos que se le opongan.

Este kriptoniano utiliza el miedo y su propio poder para someter a todos los gobiernos del mundo en nombre de la paz. De hecho, el propio Batman dice que el silencio de las calles era algo que él buscaba; pero, la violencia y represión que hay detrás hace que luche en contra de Superman para regresarle la libertad a las personas.

Superman matando al Guasón en Injustice
Superman matando al Guasón en Injustice. Foto. Meristation.

Ozymandias y la pacificación por medio del genocidio

El hombre más inteligente del mundo de Watchmen ideó un plan maestro para salvar a billones de personas; ya que, las guerras estaban desatadas a lo ancho del mundo. Ozymandias, alguien calculador y racional por encima de los sentimientos, determinó que la mejor manera de unificar a la humanidad era darle un enemigo en común; es decir, crear una catástrofe que matara a millones de personas para dejar de lado las diferencias políticas o ideológicas.

En este caso, la novela gráfica y la película difieren; en cuanto a la novela gráfica, Ozymandias teletransporta una criatura telepática de otro mundo a Nueva York; donde mata a millones de personas mediante una onda de choque psíquica. Por el otro lado, en la película, Ozymandias logra replicar el poder del Dr. Manhatan generando una radiación mortal que mata a millones de personas.  

Con lo anterior, vemos que la lógica es sacrificar vidas para unificar a las personas en vísperas guerras mundiales, a unirse contra enemigos alienígenas; de esta manera, la aniquilación entre humanos no destruya el mundo. No obstante, hay que reflexionar si estos medios violentos y esta mentira realmente resuelven conflictos fundamentales o bien los tapa; asimismo, queda el cuestionamiento de si realmente gesta paz y unidad la muerte de millones de personas por la decisión de un hombre.  

La matanza de Nueva York por el plan de Ozymandias
La matanza de Nueva York por el plan de Ozymandias. Foto. Watchmen.

La Guerra Civil en el cómic: la disputa entre Capitán América y Ironman

A causa del profundo desacuerdo entre estas dos partes, se desata una guerra entre legiones de superhéroes defendiendo su causa. Los que apoyan a Ironman buscan rendir cuentas al gobierno para que estén supervisados y no pasen tragedias; en contraparte, los que apoyan al Capitán América estaban en contra porque querían ser independientes de la política y las instituciones como tal. La guerra entre ambos fue caótica, cuyo peor episodio fue que Ironman, para ganar la disputa, clonó a Thor (quien estaba muerto después del Ragnarok); por consiguiente, hubo mucha sangre, destrucción y muertes civiles.

Capitán América versus Ironman: Guerra Civil.
Capitán América versus Ironman: Guerra Civil. Foto. Guerra Civil.

El Capitán América, a punto de matar a Ironman, es detenido por los civiles en el área; así, este contesta que no los quiere lastimar, a lo que ellos responden “es un poco tarde para eso”. Lo que ocasiona que se dé cuenta de la destrucción que esta pelea causó, al final del día, él mismo violó su lealtad a la gente solo para ganar un argumento; mientras que Ironman se convierte en el presidente de SHIELD, mostrando que no aprendió nada de la batalla ni de su papel como héroe.  

Ambos tenían puntos muy válidos e hicieron cosas terribles en contra de la misma gente sin darse cuenta; todo esto con el fin de someter al otro en un esquema rígido sin ver las consecuencias de sus actos. Aquí, no se consideró nada más que sus propios argumentos, solo se aceptaron las bajas colaterales hasta que fue demasiado tarde.

Capitán América es detenido por civiles.
Capitán América es detenido por civiles. Foto. Cómic de Guerra Civil.

El poder versus la población común

Los poderes de los superhéroes son lo que hacen que los admiremos, queramos ser como ellos, hasta confiemos en ellos para salvarnos; además, han mostrado muchas veces su lealtad hacia las personas normales. Sin embargo, al final del día estamos aceptando que, en efecto, nosotros los necesitamos a ellos; mientras que ellos no necesariamente nos necesitan a nosotros. Por lo que sale la cuestión de las consecuencias que puede tener este reconocimiento de poder por encima de la población general; es decir, se acepta la superioridad de este personaje sobre todos nosotros.

Si el superhéroe tiene a la humanidad enraizada con sus valores y cultura, puede que no haya problema; pero ¿qué pasa cuando este se da cuenta de la relación asimétrica y abusa de ella?

Él tiene el poder de acabar con toda la humanidad y si existe un 1 % de probabilidad que él sea el enemigo, hay que tomarlo con absoluta certeza y debemos destruirlo.

Batman acerca de Superman en Batman vs. Superman

Con esto se ilustra que este ser poderoso también tiene cambios dentro de su propia historia, no solo es alguien unidimensional; sino que puede tener matices que nos son desconocidos. Como sucede en La broma asesina, donde el Guasón relata que un muy mal día lo puede cambiar todo; también, con los superhéroes, un mal día, la visualización del mundo humano, puede cambiarlo todo.

Te puede interesar: Batman v Superman, ¿quién gana?; 6 cómics donde ocurrió esta batalla

Los humanos como seres inferiores

Superman, Omniman (Invencible), Homelander (The Boys) y Dr. Manhattan (Watchmen), son los ejemplos más populares de seres cuyo poder no es de este mundo. Cada uno, con sus diferentes historias de origen, tienen algo en común: con su dedo meñique podrían matar miles de personas. Generalmente, estos son inmortales, lo que significa que no viven el ciclo de la vida de manera normal; por el contrario, son meros observadores e interventores de la vida humana. Ven cómo nos enfermamos, nos recuperamos, nacemos, vivimos y morimos y lo atestiguan por generaciones; por consiguiente, puede causar un desapego completo de la humanidad.

Los supers y su grandeza

Mientras ellos siguen en la flor de su vida, salvan a tantas personas, ven a tantas personas que sería solo natural que olvidaran sus caras y sus nombres; pero, hay que imaginarse que esto no es un periodo de tiempo de 5 – 10 años, sino de muchos más de una vida humana en promedio. Esto hace que noten las debilidades de los humanos y las exacerben, se sepan necesitados y exploten ese punto.

Omniman y Mark

Podemos ver lo anterior con Omniman porque le cuestiona a su hijo Mark (Invencible) la razón por la que salva a gente común y corriente, se molestaba porque no veía el “panorama más grande”. Con esto, se refiere a invasiones alienígenas, enemigos que pongan verdaderamente a prueba sus capacidades; entonces, salvar a gente a punto de ser atropellada o impedir asaltos no cabe dentro en sus tareas porque “son cosas que pasan en la vida humana”.

Es decir, un evento como el asalto, la violación, un accidente automovilístico, pueden ser muy destructivos para la víctima; pero, para ellos como seres supremos, aquello no es relevante porque no es de seguridad internacional.

Homelander y su desprecio

Asimismo, Homelander le dice constantemente a la Reina Maeve que es humillante que ambos hagan caso del mundo humano; y, sigan las reglas del capitalismo para poder ser superhéroes. Él mismo realiza decisiones crueles como dejar que los pasajeros de un avión mueran porque no tiene ganas de volar 123 veces para salvarlos a todos; ya que él no ve el beneficio ni la lógica, porque la vida de esas personas se acabaría en ese momento o en 30 años.

El desapego del Dr. Manhattan

Por lo mismo, Dr. Manhattan al escuchar los planes de “unión de la humanidad” de Ozymandias no trata de pararlo; ya que, para él, tiene sentido. Lógicamente hablando, considera que se salvarían más vidas a costa de perder millones; y, al final del día, par alguien tan desapegado de la humanidad, no le genera mayor conflicto. Es más, él mismo se autoexilia del planeta Tierra bajo la premisa de que está cansado de la humanidad.

Podemos ejemplificar la relación entre la humanidad y Dr. Manhattan con base en sus relaciones amorosas y el asesinato a Rorschach. En cuanto al primer aspecto, era un amante distante, a Janey Slater (su primera pareja), la engañó con Espectro de Seda II cuando ella tenía 14 años; en donde él se excusa diciendo que ya sabía que pasaría, por ello dejó transcurrir la situación.

Lo cual refleja lo poco que le significa la subjetividad humana, las relaciones y sus dinámicas; por ello, su servicio al gobierno estadounidense no es más que un trabajo para él, no un llamado, como dirían los clásicos valores de los superhéroes.

Dr. Manhattan en Marte
Dr. Manhattan en Marte. Foto. Watchmen

La relación asimétrica entre los superhéroes y los humanos

En estos ejemplos, podemos reflexionar el cómo se llega a un desapego e imposición de estos seres hacia la humanidad; por un lado, podríamos pensar que es la arrogancia, la subordinación, donde aplica “el valiente llega hasta donde el débil permite”. El débil siendo nosotros que crea una dependencia del “valiente”; así, se aprovechan y nos ven como mascotas, hecho que ocurre con Omniman y su esposa humana, no somos más que objetos a salvar.

Por el otro lado, hasta podría ser desesperación y enojo por la vulnerabilidad humana; puesto que aquellos humanos que tal vez significaron algo para ellos, los dejaron solos por vivir su ciclo de vida. Entonces, el vivir una y otra vez, el duelo deja de ser algo sufrible a ser algo sin importancia; ya que, se acostumbraron a la soledad porque nadie puede asimilarse con ellos.

Sus buenas acciones como contraargumento de su crueldad

Este punto va de la mano con el anterior, dado que esta dependencia de salvador-salvados puede generar una dinámica de justificación para el superhéroe. Como mencioné previamente, este no es unidimensional, puesto que tiene su propia narrativa por el cual pasa para ser un héroe; no obstante, no necesariamente todas sus cualidades son buenas o concuerdan con esta figura.

Estos personajes tienen defectos y represiones para quedar bien; por ejemplo, en la serie The Boys, vemos que hay un lugar en específico donde los superhéroes pueden sacar fetiches más profundos fuera del ojo público. Pero, más allá de ello, utilizan todas estas buenas obras que han hecho en nombre de la humanidad como justificación; y, hasta lo significan como permiso para hacer cosas cuestionables.

Los superhéroes llegan a ser muy carismáticos, a tal grado de seducir a la gente; de esta manera, son adorados y saben que algún error o hecho cuestionable se les pasará.

Sin habilidades especiales, pero con poder…

Un gran ejemplo es El Comediante de Watchmen, fue un estandarte de valentía y heroísmo americano; pero, él era alguien sumamente cruel que poco le importaba la vida humana, por ello era un asesino tan efectivo.

Durante sus cruzadas, defendiendo los intereses estadounidenses, torturó y asesinó, cuando no era necesario, a sus enemigos; asimismo, en tiempos de paz violó a Espectro de Seda I y producto de esa violación nació Espectro de Seda II. Él, mejor que nadie, reconocía la brutalidad y el caos de la naturaleza humana, se le permitía actuar sobre sus instintos con toda libertad; puesto que esos estaban encaminados a lo considerado como correcto por ser parte de la ayuda a Estados Unidos. Es decir, de acuerdo con ellos, eran más las cosas buenas que traía como para castigarlo por sus mismas acciones.

Seducir para destruir…

Por otro lado, Homelander y Omniman, dos seres indestructibles, buscan la admiración de sus seguidores; así como quieren ser ejemplos a seguir para lograr su propia agenda. Por su parte, Omniman quería servir al planeta Tierra en bandeja de entrada para su gente; mientras que Homelander busca liberarse de los impulsos que tiene y seguir demostrando el poder que posee, sin importar a quien dañe, viole o mate.

Igualmente, ambos van a asesinar a aquel que se ponga enfrente de sus caminos; no obstante, sobre todo en el caso de Homelander, sabe cómo esconder sus atrocidades con los actos de beneficencia que realiza. En suma, saben manipular a los que consideran inferiores para no destapar sus instintos violentos; así, seguir haciendo del mundo lo que a ellos se les antoje como si fueran una deidad en un mundo que no los merece.

Los defectos de los superhéroes como hipérbole de la humanidad

Claramente, todas estas historias son fantasiosas, no existen los superhéroes; no obstante, eso no significa que no tengamos esas dinámicas en donde un ícono aproveche su posición para abusar de las personas. Lo interesante a reflexionar es que estas posiciones de poder existen y está reflejado en los tiempos que vivimos actualmente.

Por ejemplo, qué podríamos hacer nosotros ante una amenaza nuclear; o bien, qué pudieron hacer los habitantes de Hiroshima y Nagasaki con las bombas atómicas; cuando, en teoría, fue un avance de la ciencia convertido en un arma de destrucción masiva. De igual forma, los políticos tienen estas decisiones fundamentales que tomar y muchas de las pérdidas humanas son “daños colaterales” a un conflicto por poder.

No necesitamos nosotros de un superhéroe que tenga un mal día para que quiebre; más bien, lo que ya tenemos son personas con poder dispuestas a las últimas consecuencias para lograr su agenda con el pretexto de “intereses nacionales”. Tampoco nos vayamos tan lejos, en las mismas relaciones interpersonales: cuántas veces no hemos visto que una persona con más “poder” se aprovecha de la otra; a tal grado que le va quitando vida progresivamente.

Entonces, estos superhéroes no son más que un reflejo de los peores defectos de la misma humanidad; asimismo, es una exacerbación de lo realmente crueles que podemos ser con el otro. Por ello, la decadencia de los superhéroes no es inherente al superhéroe por sí mismo, sino que es una muestra de nuestra propia destrucción; y, seguiremos siéndolo si no reflexionamos de nuestra propia condición.


Fuentes de Información
  • Kirkman, R. (2021). Invencible. Estados Unidos. Amazon Studios
  • Kripke, E. (2019). The Boys. Canadá. Amazon Studios.
  • Millar, M., McNiven, S., Vines, D., Hollywell, M. y Eliopoulos, C. (2016). Civil War: Guerra Civil. México (reimpresión). Marvel México.
  • Moore, A. y Gibbons, D. (1986). Watchmen. Estados Unidos: DC Comics.
  • Moore, A., Bolland, B. y Higgins, J. (2009). Batman: The Killing Joke. Estados Unidos. DC Cómics.
  • Nolan, C. (2008). Batman: El caballero de la noche. Estados Unidos y Reino Unido. Warner Bros. Pictures.
  • Raimi, S. (2002). El Hombre Araña. Estados Unidos. Marvel Entretainment.
  • Snyder, Z. (2009). Watchmen: Los vigilantes. Estados Unidos. Legendary Pictures.
  • Taylor T. (2021). Injustice: Gods among us, año 1 Vol. 1. Estados Unidos. DC Cómics.
Karen Espinosa
Leader Scrum Editor de Modernidades - Psicóloga Social y maestrante de Comunicación de día; escritora cafeínomana de noche. Mi pasión por escribir acerca de la sociedad nace de vivir en la caótica y bella Ciudad de México.

1 Comment

  1. […] puedes leer: La decadencia de los superhéroes; una mirada desde la naturaleza […]

Súmate a la retro de esta nota

Más en: Cultura