EntretenimientoPortadaReseñas de Pelis y Series

La Casa de Papel regresa con una guerra al estilo “hollywoodense”

Luego de más de un año de espera, por fin está disponible en Netflix la quinta parte de La Casa de Papel, la serie creada por Álex Pina; protagonizada principalmente por Úrsula Corberó y Álvaro Morte. Esta nueva parte, considerada el volumen 1 de la temporada final, ofrece cinco episodios de aproximadamente 54 minutos, donde se complica la situación dentro del Banco de España.

Tokio, Río, Lisboa, Denver, Estocolmo, Helsinki, Manila, Palermo y Bogotá, enfrentan una incursión por parte del ejército dentro del Banco; mientras, “El Profesor” debe afrontar las consecuencias de ser descubierto por la inspectora Sierra.

La Casa de Papel juega con muchos géneros como el suspenso, drama, amor, acción y, ahora, la cuestión bélica; pero ¿Qué tanto funciona la trama bajo la combinación de estos elementos? ¿Realmente se convirtió en una historia sin sentido?

Claro que, para hablar sobre lo que ofrece la quinta parte, debo hacer la aclaración de que habrá pequeños spoilers.

El motivo del atraco al Banco de España

En general, la serie trata de un grupo de ladrones que, durante la primera temporada, cometen un atraco en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Durante la tercera parte, vemos que uno de ellos, Río, es capturado y, posteriormente, torturado. Seguidamente, Tokio, su novia, busca la ayuda de “El Profesor”, por lo que deciden dar un golpe mayor y robar el oro del Banco de España.

En concreto, poco a poco se convierte en una guerra entre la policía y los atracadores, ya que esta vez no planean dejarlos robar tan fácil; especialmente, Alicia Sierra, la inspectora al mando, una mujer astuta que no teme a las medidas drásticas.

Anteriormente, empezamos a ver las consecuencias del nuevo atraco y como esta vez ninguno podría salir victorioso… o vivo.

El inicio del fin

Es curioso que los nombres de los episodios tienen mensajes desalentadores y relacionados con la muerte, como recordatorio de que el final se acerca.

Después de más de un año de espera, se siente un desapego de lo que sucede en la tercera y cuarta parte; por lo que, se agradece que la serie retome el punto en el que se quedó. Además, tenemos más detalles de lo que ocurre cuando la inspectora Sierra descubre la guarida de “El Profesor”.

De esta manera, la secuencia de una victoria temporal mientras una amenaza se acerca sigilosamente, en combinación con la música, intensifica la tensión desde el primer segundo.

Es en estos instantes de drama donde recuerdas la esencia de La Casa de Papel, por desgracia, esta se pierde conforme la trama avanza.

Lo que vale la pena ver en La Casa de Papel

Por supuesto que no todo es malo y la serie regala momentos agradables, en especial para quienes la hemos seguido desde el principio. Inevitablemente, hay cariño hacia los integrantes de la banda y “El Profesor”, hay cierta impotencia al ver que todo se complica.

“Profesor, no se me venga abajo, que no hay grandes batallas sin grandes contrincantes”

Siguiendo con la línea del encuentro entre Sierra y “El Profesor”, destaca la química entre ambos personajes; ya que, la crueldad de la inspectora crea un balance adecuado con un hombre que es la mente maestra, y serena, de un elaborado plan que ella necesita detener.

 Lo anterior, se logra porque ninguno de los dos se da por vencido, a pesar de las circunstancias y sus dificultades. Por un lado, Sierra no permitirá que la policía la culpe públicamente de complicidad con los atracadores o por las malas decisiones en la operación. Mientras que, “El profesor” no está dispuesto a entregar a su banda y seguirá con el plan hasta que todos logren salir del Banco de España.

Aún cuando se siente acorralado, lo que hace es disculparse con los atracadores; sin duda, una de las tantas escenas que reflejan derrota y sentimentalismo.

Verlos interactuar es una de las cosas más disfrutables de la temporada. Incluso, cuando Sierra entra en labor de parto, vemos cómo ella tiene que tumbar su orgullo para aceptar la ayuda de su rival y salvar a su bebé. Si bien, este hecho no tiene gran relevancia en la trama, se entiende que Sierra siente “gratitud” por “El Profesor” y que él no la ve como enemiga.

Claro que, casi al final de esta primera parte, tenemos un momento que deja ver que la “alianza” no durará mucho. Ella tiene muy en claro su objetivo, mientras “El Profesor” se encuentra cada vez más derrotado ante los golpes emocionales de un plan que se desmorona.

Alicia Sierra tortura al Profesor para que le revele el plan del atraco
Foto. Hipertextual

De atracadores a hermanos

Este es un aspecto a favor y en contra. Es decir, para quienes disfrutamos la serie desde su primera temporada, logran mezclar los momentos de desesperanza con recuerdos entre los integrantes de la banda.

Personalmente, disfruto saber que ya no son desconocidos que quieren robar, sino que se siente como una familia que está dentro de ese banco protegiéndose.

En realidad, es más evidente cuando Tokio se refiere al Profesor como un padre que tiene diez hijos atrapados en un Banco; igualmente, cuando Denver se refiere a Tokio como hermana.

De hecho, esta temporada nos ofrece menos desacuerdos entre ellos e intensifica la unión y el dolor de quienes pierden una batalla que parece no tener fin.

Este es un aspecto con el que la serie juega mucho y se disfruta ver la lucha en conjunto con un mismo fin: ganar la guerra. Sin embargo, llega un punto en el que abusa de este sentimentalismo y mete recuerdos que interrumpen los momentos de dramatismo y tensión; sobre todo, cuando las explosiones y bombardeos se intensifican, lo que rompe la atmósfera de tensión que debería atrapar.

Tokio, Denver y Manila, formando un equipo de defensa en La Casa de Papel, temporada 5.
Foto. Hipertextual

Lisboa en acción

Simplemente diré que es agradable ver a Lisboa ayudando a liderar la situación dentro del banco mientras dispara junto a los demás; definitivamente, se nota la evolución del personaje al unirse por completo como una integrante de la banda.

Lisboa dentro del Banco de España en la quinta temporada de La Casa de Papel.
Foto. Facebook “Los Memes de Papel”

La Casa de Papel explota los aspectos fuera de lugar

Sí, me gusta mucho la serie, pero, precisamente por eso, puedo reconocer que el intento de riesgo la aleja de lo que fue la primera temporada.

El poder del guion

Algo que me gusta de esta serie es la inteligencia de “El Profesor”, que siempre tiene una solución para cualquier contratiempo; además, se le muestra con mucho autocontrol y serenidad. No obstante, a este punto de la serie, ya no se ven como soluciones, sino como el poder del guion para extender las secuencias y generar nuevos problemas o golpes.

Ahora, se ve muy irreal que, mientras él explica su plan en el pasado, tengamos secuencias en el presente donde pasa exactamente lo que espera. Es decir, si considera que el inspector al mando pensará en una posible pista, justo en ese momento se da cuenta de la “pista”, sin cuestionarlo; y, sí, aun cuando ya les pusieron muchas trampas antes.

 Tristemente, esto ya no se siente como factor sorpresa, sino como un truco con el que estamos muy familiarizados en donde los atracadores ganan tiempo.

El Profesor explicando su plan en La Casa de Papel.
Foto. Espinof

Berlín enseña a su hijo el arte de robar

A este punto las secuencias de Berlín ya se sienten como pretextos para seguir involucrando al personaje. Para quien no lo sabe, tras el fracaso en España de la primera temporada, decidieron finalizarla (antes de venderla a Netflix) y uno de los personajes a los que dijeron adiós fue Berlín. Por lo tanto, los creadores se arrepienten y lo involucran en cada oportunidad que tienen.

Como resultado, en la tercera y cuarta parte tuvimos a Berlín, años atrás, planeando un atraco al Banco de España, lo que encaja en la trama. Por el contrario, en esta parte vemos que le enseña a su hijo, recién aparecido, a robar. Todo esto con una pista de un futuro triángulo amoroso con Tatiana, esposa de Berlín: “si realmente quieres algo, debes robárselo a quien lo posee”.

Evidentemente, la aparición de la esposa y el hijo de Berlín hace referencia a que ayudarán en algún momento del presente; mientras, se siente bastante de relleno. Ojalá tengan una participación destacable en el atraco para que sus escenas cobren sentido.

El hijo de Berlín, es uno de los nuevos personajes de La Casa de Papel
Foto. Mag El Comercio

Arturito

No necesito decir mucho al respecto, para quienes somos conocedores de la serie sabemos que es un tonto insufrible. También, es increíble que los creadores quiten del camino a personajes relevantes y lo mantengan a él con vida… claro, su función es causar más problemas.

Arturo Román en La Casa de Papel
Foto. Serie. Today

La Guerra de Vietnam

No voy a negar que disfruté el dramatismo de ver a los atracadores con más dificultades en medio de un plan que se hace añicos. Sin embargo, para mí fueron un abuso las explosiones, tiroteos y armas de todo tipo; ya que, en conjunto, parece una producción de Hollywood en donde la trama sale sobrando.

Además, el equipo de militares se siente como un grupo disfuncional por sus personalidades, donde solo entrarán al Banco de España a matar por placer. Igualmente, la serie extiende para los momentos finales el tiempo que tardan en entrar y a este punto también se siente intencional.

Los militares que pelean contra los atracadores en La Casa de Papel temporada 5
Foto. Cine PREMIERE

El quinto caído

¡Alerta máxima de spoiler! A pesar de que circula por todo Internet y hay un monumento frente al Palacio de Bellas Artes, si no sabes quién muere, no sigas leyendo.

Realmente, nunca empaticé con Tokio, pero he de admitir que verla sacrificándose por otros es muy emotivo y heroico. Sin embargo, también considero que abusar de los flashbacks para profundizar en su vida, fue un gran spoiler mal manejado (y relleno); así como verla hablando con Nairobi sobre la muerte, es otro desatino. Sin duda, al no dar pistas, esta muerte hubiera sido más sorprendente.

Pero, es bonita la reflexión de que en una vida pueden caber varias y hay que saber disfrutar cada instante.

La fragilidad de La Casa de Papel

No me desagrada por completo esta temporada, pero sí considero que sus capítulos solo buscan extender una historia que ya debió terminar. Principalmente lo digo porque se enfoca mucho en la guerra y cuestiones del pasado que no ofrecen algo innovador.

Lógicamente es la temporada con más acción, pero muy floja en cuanto a trama, porque solo se mueve en esos ejes. Debido a que están dejando lo emocionante para el final, esto solo se siente como una introducción de cinco horas.

Finalmente, pienso que la primera temporada era muy buena sin necesidad de tanta producción e incluso la historia tuvo un cierre donde ganan “los malos”. De esta manera, el plan maestro, los personajes con nombre de ciudad y el cinismo con el que triunfaron, fue la fórmula del éxito.

No obstante, la necedad de más temporadas por parte de Netflix, ha traído la muerte de personajes queridos y un alargamiento innecesario, donde la serie se aleja de lo que alguna vez fue; y, que solo vemos para saber en qué acabará el atraco, aunque cada vez se sienta más como una historia que no debió tocarse y que se desmorona junto al plan.

La Casa de Papel, imagen promocional de la quinta temporada.
Foto. Marca

Referencias:
  • Netflix (septiembre 3, 2021). Documental De Tokio a Berlín, visto el 9 de septiembre de 2021.
Subir carátula o imagen

La Casa de Papel, temporada 5, volumen 1

7.5

Se enfoca mucho en la guerra y cuestiones del pasado que no ofrecen algo innovador. Lógicamente, es la temporada con más acción, pero muy floja en cuanto a trama, porque solo se mueve en esos ejes. Debido a que están dejando lo emocionante para el final, esto solo se siente como una introducción de cinco horas.

La resistencia
  • La química entre "El Profesor" y la inspectora Sierra, es de lo más disfrutable de la temporada gracias a sus personalidades.
  • La ambientación, por ejemplo, en la recreación del museo del oro del Banco de España. O las escenas que destilan elegancia en Dinamarca, visualmente son muy atractivas y manejan una interesante paleta de color.
  • El ver la unión de los atracadores mientras se protegen, ya que dejaron de tener conflictos que intensificaban la tensión.
  • La serie maneja unos cuantos toques de comedia que sí funcionan y ayudan a aligerar la saturación de tiroteos.
  • La banda sonora ayuda a realzar el drama y las canciones que llegan a escucharse de fondo, contribuyen al sentimentalismo.
El ejército
  • Arturito sin duda es un personaje que a este punto ya sale sobrando demasiado e insisto en que debería morir de una vez y no nada más hacérnoslo creer.
  • Estocolmo fue un personaje al que simplemente decidieron convertirla en una inútil bajo el pretexto del trauma de haber "matado"
  • El abuso de flashbacks para profundizar en la vida de Tokio no contribuye a que te duela más su muerte, solo a que tengas la sospecha de que va a pasar, lo que le quita la sorpresa al momento.
  • El abuso de las escenas de acción que solo prolongan la llegada del ejército para los últimos capítulos y dejar "lo mejor" al siguiente volumen, realmente esto no aporta nada.
Mónica Mecalco
Líder Funcional de Proyecto de Modernidades - Egresada de Comunicación y Periodismo por la UNAM. Feliz colaboradora en Modernidades. Mi pasatiempo es escribir y uno de mis sueños es publicar un libro; me gusta mucho la narración. Una de mis aspiraciones es dejar huella en distintas áreas de la comunicación. Fan a morir del Universo Cinematográfico de Marvel, Katy Perry y Chris Evans. Mi gusto friki es comprar Funko Pop.

Los comentarios están cerrados