EducaciónOpinión

Opinión – COVID-19 y la educación en línea; no todo es culpa de los maestros

Opinión - COVID-19 y la educación en línea; no todo es culpa de los maestros
Foto. elsoldemexico.com.mx

No ha sido un secreto a voces que la pandemia causada por COVID-19 afectó diversos sectores y el educativo no fue la excepción. Sin embargo, a lo largo de casi 2 años siguen existiendo algunas brechas para poder “levantar” la educación en nuestro país, sobre todo en la Ciudad de México. 

Ante el confinamiento, la SEP y otras autoridades educativas de la educación Media Superior y Superior se vieron en la necesidad de optar por la educación a distancia; a pesar de ello, era una modalidad de estudio que no se trabaja con frecuencia y que no todos los docentes tienen una preparación para ella. 

Por consiguiente, me di a la tarea de entrevistar a algunos docentes que me compartieron su experiencia ante el impacto del COVID-19; enfatizo en que sé que 5 o 6 maestros no son todos en la CDMX y menos del país, pero mi propósito es que tratemos de comprender desde la perspectiva del docente. 

Ahora bien, ante el implemento de las clases online, todos los docentes afirmaron que nadie estaba preparado para dar las clases de esta forma, pues no contaban con los conocimientos ni preparación; por lo que, se vieron en la necesidad de actualizarse a partir de cursos, webinars y diplomados, también de idear nuevas estrategias. Así mismo, no estamos hablando solo de los docentes de grupo, sino especialistas de UDEEI, Educación Física y en algunos casos de música; también directivos. 

“Considero que nadie en el sector educativo estábamos preparados para este modo de educación a distancia, lo que sí es que algunos docentes cuentan con mayores habilidades tecnológicas que otros”

Subdirector entrevistado

Quizás te interese leer: Opinión – ¿La UNAM es neoliberal?

Clases a distancia igual a más trabajo 

En el caso del trabajo, nuevamente los docentes entrevistados dieron una misma respuesta en torno a si había aumentado o disminuido con esta modalidad de clases; esta respuesta fue un rotundo “aumentó”

Para los que no sabían, los docentes y directivos también realizan una serie de trabajos en cuestión de lo administrativo. Fue esto lo que representó un aumento en su función, al verse en la necesidad de realizar diversos requerimientos por parte de las autoridades educativas federales. 

Así mismo, comparten que se les solicitaba fuera del horario laboral; en consecuencia, tenían que poner stop a lo que estuvieran haciendo para cumplir con lo solicitado. 

“Trabajando fuera del horario de trabajo, atendiendo a los 12 grados de la escuela, por medio de Classroom, retroalimentando las actividades de todos los estudiantes de forma asertiva, elaborando fichas descriptivas, fichas de identificación, agendas de intervención, orientaciones a docentes, citas con padres de familia, talleres para padres de familia, con el celular todo el día en la mano”

Especialista de UDEEI 2 entrevistada comparte sus actividades

De la misma manera, es importante saber que cada docente tiene diversas funciones y, por lo tanto, su trabajo administrativo es diferente pues deben cumplir con distintas cosas. Al contrario de esto, todos sin excepción dan clases, atienden a los estudiantes que lo requieran fuera del horario de clases, evalúan y dan un seguimiento en todo momento. 

Como consecuencia, ya no se les estaba respetando su horario de trabajo, incluso se pensaba que tenían una disponibilidad de 24 por 7, viéndose reflejado en las actividades personales. 

“Olvidaron que éramos seres humanos, que no sólo éramos docentes, somos padres que necesitaban atender a sus hijos, somos hijos que necesitábamos cuidar a nuestros padres (…), somos personas que debían descansar, cuidarse, atenderse.”

Especialista de UDEEI entrevistada 1 

Retos frente a la educación a distancia 

Uno de los mayores retos de cara a la educación a distancia es el poco conocimiento y manejo de dispositivos electrónicos, como se mencionó antes no se estaba preparado para esta modalidad. No obstante, ha sido una dificultad para docentes, directivos, padres de familia e incluso los mismos estudiantes

“Otro obstáculo con el que, tanto docentes como familias, se han enfrentado es la limitación del dominio de las TIC”

EDUACIÓN 3.0 

Por ello, la autora Lucia Mendoza Castillo menciona que la Educación presencial y educación a distancia no son lo mismo”ante esta declaración no me queda más que decir: por supuesto que no y aquellos docentes que me estén leyendo no me dejarán mentir. 

A partir de la frase anterior y con base a las diversas entrevistas que realicé pude percatarme que, efectivamente, no es lo mismo tener 20 a 30 estudiantes en presencial que en clases en línea. Aunado a ello, resulta complicado a los docentes brindarle una atención extensa y personalizada a cada estudiante cuando se conecta un número mayor de 15. 

No obstante, esto deja ver otra realidad que los docentes y directivos han observado constantemente, y es que la cantidad de estudiantes que se conecta disminuyó; siendo catalogado como un rezago educativo. Ante esto, el papel del maestro o maestra recibe una carga extra, siendo contactarse con alumnos que no se conectan. 

Ventajas y desventajas de las clases a distancia 

Con base a las respuestas obtenidas en las entrevistas, enumeran como una ventaja el salvaguardar a cada uno de los actores educativos; llámese, estudiantes, padres de familia docentes, directivos y personal de apoyo, estaban de una u otra manera protegidos y que la escuela no fuera el epicentro de contagios. 

Además, dijeron tener la oportunidad de utilizar plataformas, las cuales consideran hacen amenas las clases y al mismo tiempo refuerzan lo aprendido en clases. Por otra parte, una de las docentes entrevistadas optó por abrir un canal de YouTube con el propósito de ayudar no solo a sus alumnos, sino a más niños y niñas. 

A pesar de que lo anterior parezca bueno, no todo es miel sobre hojuelas pues destacan más desventajas que ventajas. Una que aparecía en la mayoría de entrevistas es el problema al que se enfrentan ante el proceso de enseñanza-aprendizaje; pues resulta difícil de comprobar qué tanto es lo que están aprendiendo. Además, si está siendo significativo o no.

En el caso de preescolar, sobresale esto y más factores, pues se necesita más apoyo por parte de los padres o tutor, aspecto que se deja ver; por lo que, docentes del nivel afirman que era muy notorio cuando se tenía el apoyo o no. 

Seguido por el motivo del que no todas las familias tienen un dispositivo electrónico para que tomen las clases los niños; no obstante, el acceso a Internet va ligado a ello, pues los padres de familia en ocasiones no pueden adquirir este servicio.

Por otra parte, el INEGI en el 2020 arrojó los siguientes datos: 

  1. 44.3 % de los hogares cuenta con una computadora; 
  2. 56.4 % cuenta con conexión a Internet y 
  3. 10.7 % acceden a Internet fuera de su hogar. 

Afectación a la salud física y emocional 

Hemos visto que los estudiantes han tenido diversas repercusiones derivado del confinamiento y de las clases en línea; sin embargo, a los docentes ya les ha pasado factura, al verse afectados en su salud física y emocional.  

Por lo que, han sufrido de dolores de cabeza, espalda, deterioro de la vista, presión, estrés, frustración y desmotivación; solamente estos han sido algunas de las cosas que experimentaron nuestros docentes entrevistados. Pero, imagínense si entrevistamos a todos los docentes de, mínimo, de la CDMX, cuántas cosas saldrían por afectación de su salud física y emocional. 

No tengo ese estudio, pues me llevaría mucho tiempo realizarlo; mientras, les compartiré otro que fue el 1er Estudio Global sobre el impacto psicológico del COVID-19 en la salud de los trabajadores, siendo un Informe de Educación realizado por Affor Prevensión Psicosocial. 

Aunque, es de España arroja datos importantes y un poco alarmantes que estamos ignorando. Dicho estudio reveló que 9 de 10 profesores sufrió problemas de sueño frecuentemente, nerviosismo, irritabilidad o tensión; después le sigue los dolores de cabeza frecuente y el retraso para comenzar las tareas o actividades

A partir de estos síntomas se desglosan otros más como el agobio o tensión, dificultades de concentración; por tal motivo, el estudio afirma que 4 de cada 10 docentes afirma sentirse poco felices o deprimidos. Es por ello que dan un porcentaje de 71.3 % de maestros que necesitarían una evaluación en relación con síntomas de ansiedad o depresión. 

Ahora bien, si comparamos los síntomas que había mencionado con los del estudio no hay mucha diferencia, se mencionan el agobio, dolor de cabeza, tensión; por lo tanto, siento que son datos alarmantes sobre los docentes. Dirán que como molesto con hacerlo en México, pero se me hace increíble que no se cuente con un estudio que nos muestre datos crudos sobre las repercusiones que han tenido los docentes. 

Papel de la SEP 

A pesar de que, en las juntas de Consejo Técnico se retomaban temas sobre lo socioemocional y salud mental, considero que no es suficiente pues cada institución educativa es diferente. Por ende, la SEP no está tomando en cuenta las cosas que importan, el retomar la educación o querer que se vuelva a clases presenciales no es de la noche a la mañana; ello, se vio reflejado en los intentos fallidos de regresar a clases que, aunque ponían fechas no se daba dicho regreso. 

Si bien, el problema no son los docentes, no se trata de buscar culpables al porqué la educación en México aún no puede recuperarse; recordemos que el sector educativo se compone por muchas personas al igual que una institución educativa. Por lo tanto, si no hay una comunicación asertiva entre estos no se podrá tener los resultados que se quieren. 

Además, sabemos que la SEP se ha deslindado de muchas cosas en cuanto a los aspectos que tienen que ver con las clases presenciales, los docentes y directivos, estudiantes e insumos para que el retorno no represente un riesgo. No se puede estar a expensas de la SEP, no se puede contar con ella y por favor no peguen el grito en el cielo que eso ya lo sabemos. 

Tal vez te interese leer: Regreso a clases presenciales, escuelas con COVID-19 y suspensión de actividades

¿Normalidad en las clases? 

Mucho hablamos de la educación a distancia y es porque varias escuelas aún siguen en ellas; mientras tanto, otras más regresaron a clases presenciales. Al final, creo que cada institución toma la mejor decisión posible para salvaguardar la seguridad de su comunidad. 

Sin embargo, no podemos ignorar que varias escuelas están en una modalidad híbrida, la cual ha sido como un trampolín para amortiguar el retorno a las aulas, pues se está haciendo poco a poco. 

Además, el camino para que todos vuelvan a los salones de clases va a ser muy largo y complejo, sigue y seguirá siendo un reto, mas no creo que sea imposible. 

Finalmente, algo de admirar a los docentes y directivos es la capacidad que tienen para actualizarse y adaptarse dependiendo de cada situación, cada modalidad para sacar adelante sus trabajos y a sus estudiantes. Un ejemplo de resiliencia.


Referencias 
  • Mendoza, L. (2020). Lo que la pandemia nos enseñó sobre la educación a distancia. Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, L, 434-352. 16 de noviembre, 2021. En Redalyc 
  • Dos Santos, B., Scorsolini, F., De Marchi, R. (25-enero-2021). Ser docente en el contexto de la pandemia de COVID-19: reflexiones sobre la salud mental. Index Enferm, vol. 29. 17 de noviembre, 2021. En Scielo 
  • EDUCACIÓN 3.0. (-). Casi el 60% de los docentes se sintieron superados durante la pandemia. 19 de noviembre, 2021. En EDUCACIÓN 3.0 
  • Infocop. (2021). 7 de cada 10 profesores presentan riesgo de trastorno de ansiedad o depresión en el contexto de pandemia. 19 de noviembre, 2021. En Infocop 
  • INEGI. (2020. Tecnologías de la Información y Comunicaciones. TIC´S en hogares. 19 de noviembre, 2021. En INEGI 
Sofi Carrillo
Redactora Funcional de Primer Nivel de Modernidades - Soy Licenciada en Educación Preescolar. Si de escribir se trata, puedo decir que es una de mis pasiones, así como la música. Siempre me gusta estar aprendiendo cosas, cada día es bueno para aprender.

Súmate a la retro de esta nota

Más en: Educación