Perspectiva Pública

Hacia donde va la seguridad en México

Hacia donde va la seguridad en México
Foto. Archivo

El artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que la seguridad estará a cargo de la Federación, de las Entidades Federativas y de los Municipios. Su finalidad es salvaguardar la vida, libertad, patrimonio e integridad, así como brindar estabilidad social.

Pero, ¿qué es lo que está pasando? ¿Qué están realizando las tres órdenes de gobierno en materia de seguridad? Porque vemos que la (in) seguridad en México no da signos de mejoría y los índices delictivos siguen al alza. Gobiernos vienen y gobiernos pasan, apuestan a mejorar las condiciones de seguridad pero vemos que todo queda en papel nada más.

Acciones para mejorar la seguridad en México

Hagamos un recuento de las principales acciones que se han llevado a cabo con el objetivo de fortalecer la seguridad en México y reducir los índices delincuenciales:

a) En 1995 se crea el Sistema Nacional de Seguridad Pública. En este se sientan las bases de coordinación y distribución de competencias, en materia de seguridad pública, entre la Federación, los Estados y municipios. Ante ello se conforma el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

b) Hacia 1998, se convocó a una Cruzada Nacional Contra el Crimen y la Delincuencia. Se buscaba crear un verdadero Sistema Nacional de Seguridad Pública y lograr una comunicación efectiva entre todas las corporaciones policiales.

c) En el año 2000, se crea la Secretaría de Seguridad Pública. Desaparecen las atribuciones en esta materia de la Secretaría de Gobernación y con ello se buscaba, entre otras cosas, fortalecer al Sistema Nacional de Seguridad Pública.

d) En 2008 se lleva a cabo una reforma en materia penal, incluyendo a la prevención del delito en el artículo 21 constitucional.

Fotografia: Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades

La prevención como factor de la seguridad en México

e) Para el año 2009 se crea el Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana (CNPDPC). Su objetivo esencial era fomentar la participación e involucramiento de la ciudadana, de la sociedad civil y promover políticas públicas en materia de prevención del delito.

f) El 24 de enero de 2012 se publica en el Diario Oficial de la Federación, la Ley General para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (aún vigente) (LGPSVD). Se le da un nuevo enfoque en la atención a la (in) seguridad en México. En ella se establecen, por un lado los ámbitos de la prevención y por otro el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. La coordinación de ello recae en el SESNSP con apoyo del CNPDPC. Durante todo este año fue inoperante dicha ley.

La Coordinación como sustancia

g) En febrero de 2013 se crea con carácter permanente la Comisión Intersecretarial para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (CIPSVD). En esta Comisión se coordinarían dependencias para llevar a cabo políticas, programas y acciones encaminadas a la prevención de la violencia y la delincuencia.

h) En el año de 2014, derivado de las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF) en 2012, en la que se restituyen las funciones de seguridad a la Secretaría de Gobernación, desapareciendo la Secretaría de Seguridad Pública; se publica el Reglamento de la Ley General para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia (aún vigente) para consolidar la LGPSVD y otorgarle atribuciones de coordinación a la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana para la elaboración de políticas, programas y acciones en materia de prevención social de la violencia y la delincuencia.

Este reglamento debió haberse publicado 180 días naturales después de publicada la LGPSVD.

i) Hacia 2018, se reforma la LOAPF, creando la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Desaparecen las atribuciones de seguridad en la Secretaría de Gobernación. Dejándole a esta última, sólo la atribución de formular y coordinar la política de prevención social del delito.

Hacia dónde ir con la seguridad en México

Estos nueve hechos concretos debieron tener otro efecto para el reforzamiento de la seguridad en México. Sin embargo hemos visto circunstancias que nos han llevado a lo contrario.

Fotografía: Gobierno de México

Los gobiernos de Calderón, Peña Nieto, así como el de López Obrador, le han apostado a fortalecer a la seguridad pública. Su hilo conductor ha sido la atención a las causas que provocan los fenómenos de la violencia y la delincuencia. Pero no ha sido suficiente porque no se ha consolidado este concepto. Para ello, desde mi perspectiva, lo que se debe hacer para lograr incidir en estos aspectos es:

Propuestas de acción

1.- Armonizar las normatividad para que las leyes que se utilizaron en el pasado sean adecuadas al nuevo contexto social, como por ejemplo el Acuerdo que crea la CIPSVD.

2.- Reformar la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, para que la atribución que tiene la Secretaría de Gobernación en al artículo 27 Fracción VII Bis, corresponda a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, en lo concerniente a la prevención social del delito.

3.- Revisar el Reglamento Interior de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y en su caso modificarlo. Con ello se evitaría la duplicidad de funciones entre la Subsecretaría de Planeación, Prevención, Protección Civil y Construcción de Paz y el Centro Nacional de Prevención del Delito y Participación Ciudadana.

4.- Si se le está apostando a atender las causas que originan la violencia y la delincuencia, permitir a las entidades federativas y municipios, mediante los recursos del FASP y el FORTASEG, destinar un porcentaje mínimo del 30 por ciento a acciones de prevención social de la violencia y delincuencia.

5.- Contar con una coordinación efectiva entre dependencias. Esto contraería que los programas federales operen de manera eficaz y eficiente para atender estos fenómenos delincuenciales. De ser así las acciones no serán aisladas y se permeará en las regiones del país.

6.- Pasemos a una verdadera Seguridad Ciudadana. La participación de la ciudadana y colaboración de las organizaciones de la sociedad civil, es fundamental y debe ser tomada en cuenta. Asimismo establecer una coordinación entre éstos y los tres órdenes de gobierno, con un enfoque en el respeto a los derechos humanos y de proximidad social.

7.- Retomar el Programa Nacional para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, con un carácter transexenal (incluso convertirla en política de Estado) y de acuerdo a la LGPSVD.

Bibliografía

  • Ramos López, Juan. La creación de la Secretaría de Seguridad Pública. Revista de Administración Pública Núm 106. INAP
  • Capitulo 4: Seguridad Ciudadana en Situación de los Derechos Humanos en Guatemala. Comisión Interamericana de Derechos Humanos – OEA. 2015
Mtro. Eduardo Leal
Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública y Maestro en Derecho por la UNAM. Asociado del Instituto Nacional de Administración Pública, A.C. (INAP) y Coordinador Académico del Diplomado Gestión y Política Pública en la FCPyS de la UNAM. Me he desempeñado en la Administración Pública Federal como Director General de Coordinación para la Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación, Director General Adjunto de Coordinación y Operación Territorial de la Secretaría de Gobernación y Coordinador de Asesores del Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación.

Los comentarios están cerrados