CulturaHistoria

“El robo del siglo”; el día que desapareció la Mona Lisa para hacerse famosa

"El robo del siglo"; el día en que desapareció la Mona Lisa para hacerse famosa
Foto. Twitter @OrdenMundial

La Mona Lisa, también conocida como La Gioconda, es el óleo que pintó Leonardo Da Vinci, sin embargo, cambió su interfaz en el mundo tras su robo en 1911, en el Museo del Louvre. Un acontecimiento que estremeció a la prensa y al planeta en general; dado que, se trataba de Vincenzo Peruggia, un trabajador de dicho lugar que despojó el cuadro para resguardarlo y llevarlo a su nación original, Italia.

Esta situación logró que La Mona Lisa se convirtiera en una joya renacentista idolatrada y reconocida a nivel mundial. Anteriormente, la obra de arte era conocida, pero no tenía la multitud que hoy en día tiene. Por lo tanto, su salto a la fama se vio caracterizada después de su sustracción; llamándose “El robo del siglo”.

La Mona Lisa: El retrato popular de Da Vinci

  • La mujer detrás de la obra artística hace énfasis a Lisa Gherardini, una dama florentina enigmática del siglo XVI, la cual fue retratada por petición de su esposo, el mercader Francesco del Giocondo. Evidentemente, por este motivo, se le conoce como la Gioconda.
  • Por lo tanto, la técnica del sfumato que utilizó Leonardo, se trató de una innovación renacentista, en la que plasmó a través de un lienzo de álamo (artefacto inusual en la época) de modo que se convirtió en una obra llamativa e importante para los historiadores.
  • Asimismo, recalcó el estilo de detalle en las facciones del rostro, principalmente los ojos y labios. Lo anterior, se debe a que Da Vinci era un especialista en anatomía y, por ende, en esa ocasión quería resaltar la emblemática sonrisa.
  • En cuanto a “la sonrisa”, ésta se logró capturar porque el pintor, al realizar su trabajo, amenizaba una atmosfera detrás de todo. Es decir, había gente que armonizaba con melodías y bufones, quienes alegraban al cantar o contar historias para crear un ambiente más real. Igualmente, como dato curioso, se comenta que la Gioconda sí tiene cejas, solo que con el paso del tiempo se ha difuminado la pintura; esto indica a que la obra de arte tiene más de 500 años.
  • Por consiguiente, el otro antecedente hace referencia a que el nombre (Mona Lisa) está mal escrito. De hecho, lo correcto sería escribir “Monna Lisa” y no “Mona”, ya que, Monna viene de la palabra Madonna y al ser traducida al español sería “mi dama”.
El encuentro entre Lisa Gherardini y el pintor Leonardo Da Vinci para crear la obra "La Mona lisa" durante el siglo XVI.
El encuentro entre Lisa Gherardini y el pintor Leonardo Da Vinci para crear la obra “La Mona lisa” durante el siglo XVI.
Foto: Bridgeman/ACI

Del olvido a ícono histórico del arte

Todo se remonta al 21 de agosto de 1911, en París, Francia. Era una tarde calurosa por el verano, situación que dejó 40,000 pobladores muertos de toda la región, así lo comentaron los periódicos oficiales de la época. En cambio, en el Museo del Louvre se propiciaba el robo del siglo más codiciado alrededor de las siete de la mañana. En cuanto al ladrón intelectual, Vincenzo Peruggia, fue quien entró al museo con la vestimenta que comúnmente se utilizaba para trabajar: un guardapolvo blanco.

El cuadro se ubicaba en el Salón Carré, sala que resguarda obras italianas, lo cual Peruggia esperó a que el guardia de seguridad saliera a fumar y así, él poder huir con la obra. Seguidamente, descolgó el lienzo y desmontó el marco en una escalera; luego, lo escondió bajo su ropa y salió del lugar. Eran las 8:30 a.m. y Vincenzo tomó un taxi para irse a su casa, sin saber que desde ese momento haría historia para el arte.

Más tarde, al llegar a su habitación, guardó la pieza en un baúl de madera para después esconderlo bajo su cama, ahí permaneció por dos años. Lo curioso de todo esto es que pasaron 28 horas para que se dieran cuenta de que hacía falta una pieza en el hueco donde se exhibía la Gioconda.

Fue el 22 de agosto, que el pintor Louis Béroud se percató de la ausencia, ya que para ese día tenía la labor de crear un boceto sobre la Mona Lisa. Sin embargo, el día anterior era lunes, día de cierre del museo, y, tradicionalmente, se ocupaba para mover los cuadros, piezas y demás obras que habitan en dicho lugar.

Principalmente, supusieron que la habían desmontado para tomarle fotografías, pero las cosas cambiaron cuando los fotógrafos dijeron que no la tenían; por lo tanto, a unos metros de la sala donde se situaba una escalera, se encontró el marco y el cristal que le pertenecía a la obra de arte. No había duda, se trataba de un robo.

Después de dicho suceso, el Louvre dio a conocer la noticia sobre la desaparición, cosa que se convirtió en un caos mundial para el medio informativo (prensa); sobre todo, porque creaban notas para pedir pistas, y a cambio, dar recompensa monetaria a quien recuperara el cuadro. Asimismo, la crónica jugó un rol importante porque relataban los hechos de aquel robo. Entre los periódicos que destacaban en ese entonces era, ABC, Excelsior y Le Petit Journal, éste último era de Francia.

“La noticia de que el cuadro había sido sustraído estaba en boca de medio mundo; el robo del retrato de Leonardo copó la portada de los diarios”.

INVESTIGACIÓN DE NATIONAL GEOGRAPHIC

Mientras, los medios eran los protagonistas principales de esta historia, pero los policías hicieron una exhaustiva investigación e interrogaron a 1, 300 personas. Hay que añadir que después de una semana que permaneció cerrado el museo, al abrir sus puertas, el recinto marcó un récord de visitas (120, 000 personas). Sin duda, un acontecimiento peculiar, ya que los espectadores solo acudían para ver un simple espacio vacío con cuatro clavos.  

Entre quienes se encontraban en medio de la multitud para ver la escena del robo, estaba el escritor Franz Kafka.

El ladrón intelectual del óleo

Como era de esperar, días después del suceso, los agentes cuestionaron al mismísimo Peruggia; en resumen, negó todo, ya que justificó que un día antes (domingo) se emborrachó y por esa razón llegó tarde el lunes (cuando sucedió el robo) a trabajar. Además, la propia casera afirmó en apoyo a lo que dijo Vincenzo; así fue que logró que no inspeccionaran su habitación y quedara libre de sospecha.

Los rumores, especulaciones y teorías conspirativas aumentaron, al grado de culpar a cualquier sujeto. Primero, se culpó a los judíos, al magnate estadounidense J.P. Morgan, a Pablo Picasso en compañía de Guillaume Apollinaire, Eddie Guerin y al Káiser Guillermo II de Alemania. Igualmente, se pensó que el propio museo creó toda esta trama para encubrir un accidente que arruinó la pieza original.

Pero, fue hasta finales de noviembre de 1913, cuando Vincenzo se hizo pasar por un tal “Leonardo V”, quien aseguró tener consigo el retrato robado del Museo de Francia. En realidad, una carta escrita por Peruggia fue el detonante para terminar con este enredo, escrito en el que fueron citados el director de la Galería de los Uffizi y el marchante Alfredo Geri. De tal modo, que ambos llegaron a la cita en el Hotel Tripoli el 11 de diciembre de dicho año.

Actualmente, el Hotel sigue en labor, pero ahora con el nombre “Gioconda”.

Al examinar con determinación la obra, se percataron de su autenticidad, por lo cual dieron aviso inmediato a las autoridades y, finalmente, detener al supuesto “Leonardo” quien más bien era Vincenzo Peruggia. Hasta cierto punto, se sabe que Geri (el marchante) acordó pagar 3 millones de libras por ella.

Durante el jucio de Vincenzo Peruggia, quien adjudicó en su declaración que él había robado a la Mona Lisa como acto al fervor patriótico, y que su única intención era devolver el cuadro a su verdadera nación, Florencia, Italia. Además, culpó a Napoleón Bonaparte de sustraer muchas obras italianas y de repartirlas por diversos rumbos.

Pero, lo que no contempló Peruggia es que Da Vinci sacó del país el lienzo de la Gioconda y bajo la protección del rey de Francia, Francisco I, quien relativamente después compró la Mona Lisa, entre otras obras.

En realidad, Peruggia quería vender la pintura, no para regresarla a su lugar de nacimiento, como lo mencionó durante su sentencia. Por otra parte, se cree que eligió La Gioconda por su pequeño tamaño (53x 77 cm) pero su intención principal era adquirir La Bella Jardinera, de Rafael Sanzio; y, al ser una obra dimensional, optó por llevarse otra.

Por último, Vincenzo Peruggia fue condenado a un 1 año y medio con 15 días de prisión. Sin embargo, por la apelación y estrategia que utilizó, su condena se redujo a 9 meses y 9 días. Luego de ser puesto en libertad, la gente le pedía autógrafos por las calles de la ciudad. Después se casó y tuvo una hija; eso es todo lo que se sabe sobre este hombre fuera de serie.

10 datos inéditos sobre el robo de La Mona Lisa

  • La Mona Lisa no existe: De acuerdo con algunos autores, surgió la teoría de que Lisa Gherardini no fue real, sino que Da Vinci retrató a su madre. E incluso se catalogó a un hombre travestido, haciéndose creer que era el pintor Leonardo; esto se remonta a un estudio psicológico realizado por Sigmund Freud, quien connotó que se trataba de un reflejo de su sexualidad y, por ende, obtuvo el cuadro hasta los últimos días de su vida.
  • Creación de arte: Con la desesperación que tenía la sociedad de saber dónde estaba la Gioconda, músicos, poetas y hasta cineastas, crearon diversos trabajos de arte. Especialmente, una de ellas fue la película El robo de la sonrisa. Por cierto, es real lo dicho en la frase donde R. A. Scotti hace referencia a lo ocurrido, diciendo: “Mona Lisa abandonó el Louvre siendo una obra de arte y volvió convertida en un ícono”.
  • La Prensa: Los medios internacionales cubrían un papel muy importante. Sin embargo, llegaron a bromear sobre la mala seguridad del museo. Pero, no solo eso, ya que el director del Louvre y, a su vez, el jefe de policía de Francia, fue despedido.
  • Teorías fantasiosas: En ese entonces se crearon posibles teorías sobre el robo. Entre ellos se remonta el testimonio del reportero Karl Decker, quien aseguró que durante un encuentro en la Casablanca, un hombre llamado Eduardo de Valfierno, planeó falsificar 6 copias de la Mona Lisa; pero, solo fue un rumor más, porque no se pudo comprobar nada de lo que dijo.
  • Picasso y Apollinaire como sospechosos: Los artistas fueron interrogados porque anteriormente un amigo de Guillaume A. robó unas estatuillas ibéricas del Louvre, las cuales terminaron en casa del pintor Pablo Picasso. En septiembre, durante el interrogatorio que se le realizó a ambos, Picasso negó conocer a Apollinaire, situación que acabó con su amistad a causa de la traición. Este último, (Apollinaire) pasó una semana en prisión.
  • La fama: La Mona Lisa no era la pintura más famosa, de hecho, se le consideró una pieza más del museo. Pero, lo que la volvió tan reconocida fue su robo, de no ser así, seguiría con la misma faceta. Sobre todo, porque fue una revolución para los medios internacionales, ya que atrajo su atención hablar sobre lo sucedido en aquel entonces.
  • Vandalismo a la obra: Lamentablemente, el robo no ha sido la única situación por la que ha pasado la Gioconda, esto se refiere a que en 1956 una persona le arrojó ácido y dejó la pintura dañada. Además, un joven le lanzó una piedra, lo que causó que se desprendiera una parte de la obra. Todo esto a pesar de que está protegida con un marco y cristal a prueba de balas.
  • Cómplices: Durante un largo tiempo se hizo la especulación sobre los supuestos cómplices de Peruggia, se remontó a los hermanos Lancelotti. Al preguntarse cómo era posible que Vincenzo, siendo un hombre pequeño, pudo ejecutar dicho trabajo y robar la icónica pieza. Pero, una vez más, quedó a la imaginación porque no se probó nada.
  • Su resguardo: Después de lo sucedido, el lienzo no ha vuelto a salir del museo. Únicamente se resguardó durante la Primera y Segunda Guerra Mundial. Además de viajar a América del norte (Nueva York y Washington) y Asia (Tokio y Moscú).
  • La exhibición al público: Más de 10 millones de residentes acuden anualmente a visitarla, haciendo fila por horas. Pero, antes de que regresara a Paris, Francia, tuvo una visita por Florencia, Roma y Milán. Finalmente, regresó el 4 de enero de 1914 al Louvre, donde fue extraída por Peruggia.
"La Gioconda", expuesta en la sala de los Estados en el Museo del Lovre, en París.
La obra maestra de Da Vinci “La Gioconda”, expuesta en la sala de los Estados en el Museo del Lovre, en París. Foto: Bohbot/RMN-Grand Palais

El dictamen final

¿Qué clase de película de ficción fue todo esto? Es inimaginable no adentrarse a una visión sobre este hecho, el robo del siglo. Por otra parte, debo mencionar que desde mi perspectiva, fue demasiada la exageración, lo que llevó a hacer tan famoso el robo de una pieza de arte.

No quiero decir que no vale la pena, sino que, tristemente la situación se desvió a diversas cosas y, en este caso, los medios de comunicación fueron los que protagonizaron y se aprovecharon de lo ocurrido para causar un desequilibrio mundial.

Otro de los puntos que me disgustan, es que sobrevaloren al arte, a tal grado de que lo idolatren y dejen a un lado las demás obras artísticas. No tendría porqué ser así, ya que, cada objeto, pintura, escultura o mural, por más grande o pequeño que parezca, merece ser valorado y respetado de la misma manera que todas, porque al final, son representaciones únicas que logra cada artista.

Es cierto que cada país cuenta con un ícono representativo y, más allá de lo que trata, la verdadera razón por la que destaca de los demás es por la historia, anécdota y popularidad. Tales como La Mona Lisa en París, los autoretratos de Frida Kahlo en México, Salvador Dalí, en España y así sucesivamente.

De esta forma, se demuestra que cada región tiene su propia notoriedad al hablar de arte y, en este suceso, le tocó a la Gioconda ser la representante principal de Francia, aunque haya sido por un simple robo.

Para finalizar con esta investigación, te dejo con más información que puede ser complementaria para que saques tus propias conclusiones sobre lo que ocurrió el 21 de agosto de 1911, tras el robo de la, ahora famosa, “Mona Lisa” de Leonardo Da Vinci.

Te recomendamos leer: La magia digital de Shane Griffin


Referencias:
  • Redacción. (21 de agosto de 2020). El robo del siglo, la desaparición de la Mona Lisa. . 20 de agosto de 2021, de Historia. National Geographic.
  • Jesús F. Pascual Molina. (31 de julio de 2019). Mona lisa, los enigmas de la obra maestra de Leonardo da Vinci. . 20 de agosto de 2021, de Historia. National Geographic
  • ABC. (15 de abril de 2019). Así fue el increíble robo que hizo mundialmente famosa a la Mona Lisa.. 20 de agosto de 2021, de ABC
  • Redacción. (13 de enero de 2016). 7 datos importantes y curiosidades sobre la Mona Lisa.. 20 de agosto de 2021, de Artefeed
  • Maricela Flores. (21 de agosto de 2019). 10 datos que no conocías sobre el robo de la Mona Lisa.. 20 de agosto de 2021, de El Universal
  • Noah Charney. (18 de diciembre 2013). Opinión: El misterio del robo de la Mona Lisa ¿a caso fueron los nazis?. 20 de agosto de 2021, de Expansión
Jessica Lizeth Barba Sánchez
Redactora de primer nivel de Modernidades - Comunicóloga con anhelos de ser locutora, investigadora y ahora, escritora. Disfruto de la vida, la música, el baile y los museos.

Los comentarios están cerrados

Más en: Cultura