El origen de “La Candelaria” en México; Medio Oriente, Tenochtitlan y el presente

Preparar, cocinar y comer unos deliciosos tamales, uno de los placeres más valiosos para nosotros los mexicanos si de gastronomía y tradiciones hablamos. Tanto así que, es común que formen parte de los desayunos de los habitantes de la zona centro del país; ya sea en sus casas o sobre cualquier banqueta. Por ello, este 2 de febrero tenemos el pretexto perfecto para degustar este suculento platillo después de haber partido la Rosca de Reyes en enero; pero, ¿Te habías preguntado por qué y dónde surgió esta tradición?, bueno, pues esa será nuestra temática central: el origen del Día de la Candelaria.

Partiremos de la significación judía que dio origen a esta tradición, luego dirigiremos la mira a occidente hacia la antigua ciudad de Tenochtitlan; finalizando, con el análisis de la estructura religiosa, cultural y contemporánea que conocemos y celebramos año con año durante el mes de febrero.

La purificación judía

Podría sonar algo lógico, pero es común que se olvide que María y Jesús no eran católicos ni cristianos o cualquier otro credo contemporáneo; partiendo que, estamos hablando de personajes que vivieron en el contexto de Medio Oriente durante el Siglo I de esta era, evidentemente eran judíos. Por lo anterior, debemos tener en cuenta que, como parte de su cosmovisión, tienen costumbres, prácticas o rituales distintivos y generalmente dogmas muy rigurosos; por ejemplo, el rito de purificación que debían realizar las mujeres en el templo que habían tenido hijos recientemente y la presentación de los infantes.

Dentro de la idiosincrasia religiosa judía, las mujeres tenían restricciones bastante rigurosas para su vida cotidiana, privacidad y su rol dentro de la sociedad; específicamente, la vida sexual, uno de los espacios más vigilados, regulados y penados de la cotidianeidad femenina por quienes llevan el control de la “moralidad”. En el caso específico de María, dentro de la religión judía es reconocida como una mujer común perteneciente al culto y no como divinidad; por ende, la purificación y presentación de María y Jesús, dentro del judaísmo sería un simple ritual, pero es referencia inicial del 2 de febrero.

¿Lo anterior implica que La Candelaria no tiene un origen importante y de festejo? Si lo vemos así, tal vez podríamos decir que no; sin embargo, analicemos cómo se fue construyendo esta celebración mexicana, vamos ahora al México prehispánico, específicamente a nuestra antigua capital mexica, Tenochtitlan.

Purificación de la Virgen
Foto: Purificación de la Virgen/Museo del Prado

El maíz: celebración, alimento y religiosidad

¿Qué tiene que ver Jesús y María con Tláloc y Chalchiuhtlicue? Esencialmente, no mucho, pero con el paso de los años veríamos conjurado algo importante; por principio, el Atlcahualo “se dejan las aguas”, es una veintena del calendario mexica donde se realizaban rituales dedicados al agua y la siembra. Algunos de los rituales involucraban sacrificios de niños, mismos que eran ataviados (vestidos) como los dioses del agua a los que se ofrecían sus vidas; además, las percepciones de los sacrificios tienen una analogía interesante: la sangre fertiliza la tierra y las lágrimas del sacrificado son las gotas de lluvia.

Como era común en Mesoamérica y específicamente en Tenochtitlan, además de los rituales religiosos, generalmente se realizaban celebraciones acompañadas por reuniones y comida; particularmente, los platillos que comúnmente se ofrecían tenían como base un ingrediente muy importante y milenario que se preparaba en diversas presentaciones, el maíz. Sería aventurado y poco acertado mencionar que los tamales eran el platillo principal como lo es en nuestros hogares durante el 2 de febrero; sin embargo, todos los ingredientes hacen mayor referencia a La Candelaria actual, sumado a que ambas se celebran durante la misma temporada.

Probablemente comiences a ver ciertos matices del origen de la celebración del 2 de febrero, pero aún nos falta llegar al plano más importante; por ello, veamos dónde se unen estas dos percepciones religiosas y rituales para configurar la tradición que a todos nosotros nos agrada.

Representación del culto a Tlalóc en el Atlcahualo
Foto: Representación del culto a Tlalóc en el Atlcahualo/OE Journals

De Belén a la Ciudad de México

A partir de 1521, el panorama cambió radicalmente en lo que hoy conocemos como el continente americano en términos de economía, cultura y religión; sobre todo, en esto último, y justo aquí nos vamos a detener para analizar el nacimiento y conformación de La Candelaria en nuestro territorio. Si me has leído con anterioridad, recordarás que he usado el concepto de sincretización para hacer referencia a la combinación cultural entre elementos diferentes; en este caso, vemos la influencia del judaísmo para la conformación del catolicismo, creencia que toma a María y Jesús como divinidades centrales del culto.

Al arribo de los españoles a Mesoamérica, la idea de la presentación de Jesús y la purificación de María se sincretizó con elementos del Atlcahualo; por ejemplo, la tradición de la vestimenta de Jesús tiene una influencia con los atavíos deidificados que se realizaban a los niños destinados al sacrificio. Tradicionalmente, lo católico es solemne en todo sentido, pero en la Nueva España fue muy común combinar la seriedad religiosa con el festejo multitudinario; es decir, el consumo de tamales y demás costumbres tienen que ver con esta sincretización resultante del judaísmo, el catolicismo y la religión mexica.

Como puedes ver, nuestras tradiciones nacen de la fusión de diversos puntos y esquemas sociales que se han unido a lo largo de la historia; pensando en eso, veamos ahora cuál es el presente y condiciones de interacción de esta tradición mexicana, centro de este artículo.

Niño Dios y los tamales
Foto: Niño Dios y los tamales/24 horas

También te puede interesar: El manto guadalupano; revisión histórica del mito

La Candelaria en la actualidad

Esta tradición tiene un origen diverso como ya lo hemos revisado y en el presente tenemos una visión práctica hacia lo religioso y la festividad; en principio, dentro del catolicismo se generan ceremonias centradas en la imagen del Jesús infante ataviado de diferentes simbolizaciones de sí mismo u otros santos. La siguiente parte es probablemente la más llamativa y esperada por muchos, la convivencia para comer tamales es una acción fundamental de La Candelaria; incluso, para las generaciones más recientes, el consumo de este alimento ancestral es mucho más importante que la misma creencia religiosa y sus ceremonias.

Probablemente, podría ser cuestionado lo anterior, ya que colocar la celebración sobre el ritual religioso no es algo deseable para quien es más tradicionalista; de hecho, es común que en la actualidad dejemos de lado este ritualismo religioso dado el alejamiento paulatino de la población con el clero. Esto podría ser percibido como algo negativo, pero tomando en cuenta el concepto de sincretización, realmente nos encontramos ante un proceso de cambio; mismo que, nos colocará (probablemente) en una nueva concepción del tradicionalismo religioso con mayor apertura o con significaciones mucho más pragmáticas y de convivencia.

Vídeo: El origen prehispánico de los tamales/Leyenda Urbana MX

Finalmente, disfruten este día y compartan esta información tanto como compartirán tamales.


Referencias
  • Arqueología Mexicana. (2022). Veintena 1: Atlcahualo. enero 24, 2022, de Arqueología Mexicana
  • Rozett, Ella . (2019). La Virgen María y el judaísmo. enero 23, 2022, de Interfaith Mary
  • Arias, Juan. (2018). Al final, ¿dónde y cuándo nació Jesús?. enero 23, 2022, de El País
  • Cisneros, Stefany. (2021). Día de la Candelaria, origen y significado del 2 de Febrero. enero 24, 2022, de México Desconocido

Redactor de primer nivel de Modernidades - Sociólogo egresado de la UAM Azcapotzalco, crítico y admirador de la historia, mis alumnos me conocen como "Profe Jon", lector empedernido, escritor y revolucionario.

Súmate a la retro de esta nota

Busca tu tema de interés