Retro Novedades

El misterio del Conde de Lautréamont a 150 años de su muerte

El misterio del Conde de Lautréamont a 150 años de su muerte
Foto. Archivo

El misterio del Conde de Lautréamont sigue siendo un enigma. El 24 de noviembre conmemoramos el aniversario luctuoso del escritor maldito, una leyenda en vida y muerte que dejó a su paso un referente literario que a la fecha sigue siendo inspiración y tema de debate.

Nacido un 4 de abril de 1846 en Montevideo, Uruguay; Isidoro Lucien Ducasse, comienza uno de los grandes misterios de la literatura internacional. Su nacimiento fue durante pleno conflicto militar del gobernador Juan Manuel de Rosas, en la época en que Uruguay era provincia de Argentina.

Los biógrafos e investigadores de la vida de Isidoro mencionan que, el hecho de haber nacido en un ambiente caótico, con las anécdotas acerca de la tragedia humana (Guerra Platina), pudieron influir en él como escritor.

A los catorce años, Isidoro Lucien Ducasse fue enviado al Liceo Imperial de Tarbes en Francia, bajo la tutela de la familia Dazet. Posteriormente, sus biógrafos no han determinado el porque regresó a Uruguay por un breve tiempo; para luego viajar a la ciudad de Pau en Francia. Tampoco se tiene pista del motivo de su salida de Pau para instalarse en la calle de Notre-Dame des Victories en París.

El diplomático francés François Ducasse, padre de Isidoro Lucien le proporcionó recursos monetarios; mismos que le servirían de sustento hasta su muerte.

Misterio del Conde Lautréamont - Catedral de Uruguay
Foto.Catedral de Montevideo, Uruguay.

Nace el misterio del Conde de Lautréamont

El seudónimo de Isidoro Lucien Ducasse, pasaría a la historia como el “Conde de Lautréamont”; el cual tomó de la novela histórica con el mismo nombre del escritor francés Eugene Sue. Sin embargo, otras versiones dicen que en realidad es una traducción para “el otro en Montevideo”

La identidad del Conde de Lautréamont ha sido un misterio, puesto que no existen muchos documentos o pistas acerca de su vida y obra. Aunque en el año de 1924, se descubrieron los archivos de la Catedral de Montevideo, en donde se hallaba el acta de bautismo de Isidoro. Acerca de ello, se cree que fue bautizado en la Parroquia del Cordón, en Montevideo; la cual después fue demolida y vuelta a construir. No obstante, conforme a recientes investigaciones, se cree que el Conde fue bautizado en la Catedral, la cual estaba a pocas cuadras de su domicilio.

El misterio del Conde de Lautréamont se ha basado también en su apariencia. Los retratos que existen de él, no son más que suposiciones; puesto que, en algún momento Jacques Lafrére encontró algunas fotografías en la casa de los Dazet. Al no poder identificar dicha familia a uno de los jóvenes en dichas imágenes, atribuyeron a que era Isidoro. Más adelante, los hermanos Guillot Muñoz encontraron una fotografía de la que se tiene la certeza de que era Isidoro Ducasse; sin embargo, en una pesquisa policial, les fue arrebatada dicha imagen y no se volvió a conocer más de la identidad física del Conde.

Misterio del Conde Lautréamont - Supuesta fotografiía de Isidoro Lucien Ducasse
Foto. Supuesta fotografía de Lucien Ducasse.

Los Cantos de Maldoror

Durante sus años de estudio, el Conde escribió la obra, Los Cantos de Maldoror. Citan distintos autores que, los Cantos de Maldoror son un realce al asesinato, a la violencia, a la mentira, a la obscenidad, al sadomasoquismo y a la deshumanización. Se dice que, algunos autores hicieron de este libro, un precursor del movimiento surrealista.

La obra de los Cantos de Maldoror, se terminó en 1868. Sin embargo, no llegó a ser publicada por el editor Albert Lacroix, pues este pensaba que tendría problemas por el contenido. Por ello, Isidoro se vio obligado a hacer modificaciones en el primero de los Cantos y posiblemente en los demás.

¿Lacroix ha consentido en la edición o qué ha hecho? ¿O es que la ha rechazado usted?. Él no me ha dicho nada al respecto, y yo no lo he visto desde entonces. ¿Sabe?, he renegado de mi pasado. Ya no cantó más que a la esperanza. Pero, para ello, es preciso primero atacar contra la duda de este siglo (melancolías, tristezas, dolores, desesperos, lúgubres relinchos, maldades artificiales, orgullos pueriles, cómicas maldiciones, etc., etc.). En una obra que llevaré a Lacroix a primeros de marzo, tomo en consideración las más bellas poesías de Lamartine, de Victor Hugo, de Alfred de Musset, de Byron y de Baudelaire, y las corrijo en el sentido de la esperanza; señalo qué habría hecho falta hacer. Al mismo tiempo corrijo seis piezas de las peores de mi santo libro. Carta de Ducasse al editor Lacroix (traducida del idioma francés).

I. Ducasse, Faubourg Montmartre, 32.

La edición original escrita por Lautréamont, quedó enterrada en los sótanos de un librero (vendedor) belga; debido a que, según biógrafos, en 1870 inició la guerra Franco – Prusiana. En 1874, el librero mandó hacer algunas copias encuadernadas de la obra, pero llegaron a manos de solo una docena de personas.

Maldoror y el Conde de Lautréamont

De la mano de Maldoror, Lautréamont lucha contra la moral, la religión, los principios y valores de su propia época y de momentos posteriores. Moderniza la literatura usando frases de otros escritores volcándolo en un sentido completamente distinto al original. Con ello seguía recalcando las aberraciones de la humanidad.

Maldoror es una figura hermafrodita y demoníaca, quien se vale de aceptar en todo su esplendor la propia maldad de sí mismo y de su aborrecimiento hacía Dios y la humanidad; destapando de ésta última, lo que entonces no se decía: La maldad, el horror y la corrupción. La obra tiene en sí una conjunción de criaturas misteriosas, eróticas, horrendas, blasfemas, maliciosas…

Ilustración de Maldoror
Ilustración de Maldoror

De acuerdo con algunas investigaciones, el padre de Isidoro, François Ducasse, hizo una expedición desconocida donde contrae fiebre tropical, lo que le provocó delirios. Tiempo después, este suceso le generó una sorpresa, cuando su hijo le mostró Los Cantos de Maldoror. Pues sus delirios, eran muy parecidos a lo que su hijo narraba sin saber la anécdota. Caso contrario a otros familiares, que al leerlo, se escandalizaron.

Te puede interesar leer: El legado de José Saramago a 98 años de su natalicio.

La muerte del Conde de Lautréamont

“Isidore Lucien Ducasse, hombre de letras, de 24 años de edad, nacido en Montevideo (América meridional), fallecido esta mañana, a las 8, en su domicilio de la calle del Faubourg-Montmartre, nº 7, sin más datos. El acta ha sido levantada en presencia del señor Jules-François Dupuis, hotelero, calle del Faubourg-Montmartre, nº 7, y de Antoine Milleret, camarero, en idéntico domicilio, testigos que han firmado con nos, Louis-Gustave Nast, adjunto del alcalde, tras haberlo leído y haber comprobado el fallecimiento ante la ey.”

Louis-Gustave Nast

El misterio del Conde de Lautréamont también radica en su muerte, pues una mañana del 24 de noviembre de 1870, fallece.

Murió sin dejar rastros de su obra original ni de su propia vida. No se conoce el lugar en el que fue enterrado. Algunos investigadores mencionan que su muerte fue a causa de una enfermedad infecciosa; mientras que otros mencionan que fue de tuberculosis, una enfermedad que arrasaba en el momento y que el mismo Isidoro, mencionó en el Canto primero de Maldoror.

“(…)Aquí yace un adolescente que murió tuberculoso: ya sabéis por qué. No recéis por él” El Conde de Lautréamont

El Conde de Lautréamont fue enterrado el 25 de noviembre de 1890, en el panteón del Norte de París. Sus restos se perdieron para siempre en el Osario de Pantin.

Isidoro Lucien Ducasse, mejor conocido como el Conde de Lautréamont, es un enigma desde su nacimiento hasta su muerte, pasando también por su obra, que ha sido un referente para el arte.

“Sepulturero, es hermoso contemplar las ruinas de las ciudades, pero es más hermoso todavía contemplar las ruinas de los hombres.

Lautréamont, C. D. (2020).Los cantos de Maldoror

BIBLIOGRAFÍA
  • Agradezco la colaboración de Juan Manuel Sánchez Puntigliano, Licenciado en letras por la UDELAR (Universidad de la República de Uruguay).
  • Mónica Marchesky. (2006). EN BUSCA DEL “CONDE DE LAUTRÉAMONT”. CRÓNICA DEL PASADO.. noviembre.14.2020, escritores.org
  • Long Ruperto. (2012). No dejaré memorias. El enigma del Conde de Lautréamont. 14.noviembre.2020, de WebArchive.org
ISIS Matías
Escritora publicada, estudiante de arquitectura por la Universidad Autónoma Metropolitana y performance. Interesada en el indigenismo, cultura general y temas diversos, siempre buscando rescatar lo que empieza a disolverse en la memoria popular.

    Los comentarios están cerrados