EntretenimientoNetflixReseñas de Pelis y Series

El Juego del Calamar; el espectáculo que glorifica la violencia para entretener

Escrita y dirigida por Hwang Dong-hyuk, “El juego del calamar” (Squid Game en inglés) es la nueva serie surcoreana producida por Netflix de la cual todos hablan; siendo unas de las series que dominan el top 10 de lo más visto en México. Por ello, estoy segura que ya te topaste con muchos videos que analizan su final o múltiples memes sobre dicha serie, sin embargo, ¿qué la hace tan especial?

Pues, su estética con colores inocentes, figuras elegantes y posibles metáforas ocultas la hacen destacar sobre otras del género; no obstante, en el interior es un festival de sangre con mucho drama y mensaje moral que la vuelve lo que tanto critica: entretener a través de la violencia.

“¿No es ese el juego que jugábamos de niños?”

Primero, cabe aclarar que el género de supervivencia y battle royale, no es poco común, de hecho, es usual en los países asiáticos; por ejemplo, la misma Battle Royal (2000) de Koushun Takami y Alice en Borderland (2020) de Haro Aso, las cuales destacan por su violencia y crítica social. Sin embargo, dichas historias tienen un tono lúgubre, en comparación a la serie surcoreana, y se enfocan más en batallas libres que en juegos definidos.

Gracias a esto, la serie se diferencia incluso de otras producciones estadounidenses como los libros The Hunger Games (2008) y la saga SAW (2003); pero la táctica de usar juegos y temáticas infantiles para volverlas terroríficas también es una constante en producciones de thriller o de terror. Por ello, considero expresar que la serie es lo suficiente diferente para destacar, pero no lo suficiente para ser tan valorada como muchos la presentan.

Aunque, esto no quiere decir que la serie sea mala, pues así como dice el crítico de cine Rhian Daly: “cuando terminas el primer episodio, te quedas enganchado.”; por lo tanto, su drama bien dirigido, las tramas secundarias, la resolución del misterio y su mensaje moral son los aspectos que se aseguran que no sea una serie vacía. Aún así, su mensaje se estrella contra el espectáculo de sufrimiento y crudeza, lo que la vuelve una experiencia extraña.

Sinopsis

Su premisa compuesta por 9 capítulos y de 1 hora cada uno aproximadamente, es la siguiente:

Cientos de jugadores con problemas económicos aceptan una extraña invitación para competir en juegos infantiles. Dentro les esperan un premio tentador y desafíos letales.”

Film Affinity

“Eres mi Gganbu, para siempre”

De hecho, las producciones surcoreanas son conocidas en todo el mundo por saber manejar el género dramático, ya sean romances o policíacos; con todo esto, para que un battle royal funcione, los personajes deben importarte, a pesar de saber que seguro tu favorito no logre llegar a la recta final. (Aún te extraño Alí).

De esta forma, la historia se centra en Seong Gi-hun, un hombre divorciado, pobre, endeudado hasta el cuello y que vive con su madre; por ende, Gi-hun decide entrar al juego al ver que puede ganar mucho y rápido, encontrándose con muchas personas en su misma situación, tanto compatriotas como inmigrantes.

A diferencia de los otros 455 jugadores, Gi-hun mantiene su humanidad y compasión por los demás, siendo su personaje el que lleva el mensaje de la serie; reflexionar sobre el libre albedrío de las personas y lo que están dispuestos por hacer con tal de conseguir dinero y “vivir mejor”.

Durante el juego, Gi-hun se reencuentra con su amigo de la infancia Cho Sang-woo, quien necesita el dinero para no ir preso por lavado de dinero; entonces, se alían con Alí, un inmigrante pakistaní, Kang Sae-byeok, una norcoreana refugiada y Oh Il-nam, un anciano con el que Gi-hun desarrolla una fuerte amistad. Siendo ellos quienes lucharán con el otro bando de jugadores más agresivos y crueles, una formula que hemos visto en otras obras como El señor de las moscas.

el-juego-del-calamar-el-espectaculo-que-depende-de-la-violencia-para-entretener
Foto: FilmAffinity

“No necesito tu compasión”

Sin embargo, debemos admitir que la serie no ha tenido la popularidad recibida únicamente por la buena escritura de sus personajes; la violencia vende, es una realidad, incluso puede llegar a divertir, pero en este caso considero que, en muchas ocasiones, las escenas gore estuvieron de más. No me malinterpreten, no rechazo una buena historia por tener sangre o violencia.

No obstante, cuando la violencia predomina sobre la historia, da la impresión que su mensaje sobre la apatía de la sociedad es lo menos importante a mostrar; por ende, la suma de la buena dirección de las escenas de acción y el suspenso provocan que la violencia vista en pantalla se glorifique. Y eso es algo en lo que nunca estaré de acuerdo.

Además, el guion tiene muchos elementos que no disimulan las conveniencias; por ejemplo, el “plot-twist” de Il-nam como la mente maestra o la sub-trama del policía que busca a su hermano y la verdad detrás de todo. En el caso de esta última, es una táctica narrativa de dos filos, ya que, por un lado, ayuda a que sepamos que sucede detrás de los juegos; aunque, cuando el policía muere tras descubrir que su hermano es The Front Man, la sub-trama se siente vacía.

Así que, a pesar de dar una propuesta interesante, es una pena que, en muchos momentos, la historia depende más de la violencia mostrada; ya sean por los juegos o en la sub-trama. Después de todo, la violencia en los battle royale es inevitable, pero si es el principal conductor, automáticamente se convierte en lo que critica: entretener con violencia.

“¿Aún tienes fe en la amabilidad de las personas?”

Por ello, quiero rescatar aquello que no la hace una serie del todo vacía, sus metáforas y reflexiones; a pesar de que estas se vean expresadas con más detalle en los últimos capítulos. Por ejemplo, en muchos diálogos se refleja claramente cómo la desigualdad por edad y género sigue presente, incluso en culturas más “educadas” como es la asiática.

Como resultado, provoca actitudes machistas y discriminaciones; de este modo es que el personaje de Gi-hun es el héroe moral, pues él logra ver más allá de la discriminación racial y de género. Por otro lado, el discurso más obvio de la serie es la oposición entre ricos y pobres; siendo que los ricos (los VIP) usan el sufrimiento de los pobres como entretenimiento, pues el dinero ya no les genera “felicidad” suficiente en sus vidas. Razón por la que Il-nam crea el juego.

Con ello, dentro de los beneficios de la sub-trama policíaca, la serie deja claro cómo el sistema capitalista atrapa a los personajes y por qué quieren salir. A parte, lograr que hasta un simple juego de canicas promueva el ingenio de los personajes y tenga un trasfondo social es todo un logro narrativo; en consecuencia, la serie sabe aprovechar el diálogo para enriquecer a la trama y no afectarla con exposiciones tediosas.

el-juego-del-calamar-el-espectaculo-que-depende-de-la-violencia-para-entretener
Foto: FilmAffinity

“Yo no soy un caballo”

A todo esto, tenemos una serie que lucha para no ser una serie violenta del montón, gracias a la evolución bien trabajada de sus personajes; sobre todo, es un alivio que Netflix le otorgue más atención a producciones internacionales menos contenidas y cursis, no solo de catálogo estadounidense.

De hecho, si eres una persona sensible o que no está de muy buen ánimo para ver violencia desmedida, debes abstenerte de verla; con todo esto, es una serie que aborda temas realmente relevantes, aún así, usa elementos trillados que se han usado mucho, aunque siguan siendo efectivos.

Por lo tanto, tenemos una serie bastante regular, no es mala pero tampoco es la mejor historia con crítica social de Corea del Sur; es más, considero superior a Parasite, en especial en el uso adecuado de la violencia y la sangre. Entonces, si quieres 9 horas violentas con una estética implacable y buenas actuaciones, te encantará, pero si deseas algo más profundo, mejor buscar otras alternativas.

Te puede interesar: Todo lo que debes saber antes de ver “El Juego del Calamar”, la serie que arrasa Netflix


Referencias bibliográficas
  • FilmAffinity. (2021, Septiembre 30). El juego del calamar (Serie de TV) (2021). filmaffinity.
  • Netflix Latinoamérica. (2021, Septiembre 24). El juego del calamar | Detrás De Cámaras | Netflix. YouTube.
  • OcurrenciaTV. (2021, Septiembre 27). EL JUEGO DEL CALAMAR: (Algo) SOBREVALORADA. YouTube.
  • Solà Gimferrer, P. (2021, Septiembre 21). “El juego de calamar” de Netflix, un festival sádico que no decae. La Vanguardia.
Subir carátula o imagen

El juego del calamar (2021)

7

Un producto que logra diferenciarse de otras entregas similares gracias a su estética y fondo moral, aunque tiene sus problemas de ritmo y la violencia gráfica, en ocasiones, está de más.

Círculos
  • La paleta de colores es dinámica y única.
  • Las actuaciones del elenco y su doblaje son impecables.
  • Los efectos especiales están bien logrados.
  • Es una historia que no teme mostrarse como quiere.
  • Su mensaje sobre las clases sociales y su moral.
Taches
  • Algunos capítulos son muy lentos o se enfocan de más en aspectos poco interesantes.
  • Muchas escenas son muy violentas sin sentido.
  • Su mensaje sobre clases sociales puede considerarse trillado.
  • Algunas conveniencias de guion son muy obvias.
Sofía Ludlow
Leader Scrum Editor de Modernidades - Me gusta leer, investigar, ver series y películas, aprender idiomas y rescatar animales.

Súmate a la retro de esta nota