El extraterrestre como metáfora del colonialismo y la migración; arquetipos y prototipos en la literatura, series y películas

Desde la ficción, lo sobrenatural es una metáfora para comprender diferentes procesos sociales, económicos, políticos y culturales de la humanidad; por esa razón, no es de extrañar que los monstruos y criaturas del imaginario traten y demuestren asuntos más serios y complejos.

Una de las criaturas más fascinantes dentro del imaginario colectivo, es sin duda el extraterrestre, que representa estereotipos negativos, denuncias sociales y grupos marginales. En este artículo, analizaremos los antecedentes de este personaje de papel y cuál ha sido su representación social en las ficciones.

Obras que introducen el tema extraterrestre en el siglo XIX

Antes que nada, es necesario remitirnos a lo expuesto en el artículo de la Literatura del Pulp Magazine, sobre el origen de la ciencia ficción; a través del autor griego-sirio Luciano de Samósata con su obra Historia Verdadera en el siglo II d.C., donde establece el viaje interplanetario: pero no es el tema principal, sino las civilizaciones de otros mundos y las guerras interplanetarias, estos seres anteceden al extraterrestre en la ficción.

Grabado de Historia Verdadera
Grabado de Historia Verdadera de Luciano de Samósata

Sin embargo, su introducción al canon es establecida con H.G. Wells con la novela La guerra de los mundos, publicada en 1898; asimismo, su aparición es incómoda, de manera metafórica pone de manifiesto la crueldad del colonialismo en África y en Asia, por parte de los países colonizadores. En la novela establece una de las primeras particularidades y nombres del extraterrestre: es decir, su origen en Marte y el término “marciano”.

De la misma manera que Joseph Conrad y Ruyard Kipling, por medio de la literatura denunciaron el imperialismo inglés, pero Wells es revisionista. Antes que nada, es necesario comprender el termino revisionismo, muy usual en los relatos de ficción, donde los mundos topofésicos sirven para comprender los acontecimientos históricos

Concepción del Space Opera y Planet Opera durante la década de los 20

Nuevamente, el pulp magazine jugó un papel fundamental en la difusión y canon de la ciencia ficción con sus géneros; en consecuencia, en este sentido el escritor Edgar Rice Burroughs a través de los relatos de John Carter estableció a los “marcianos” y sus elementos distintivos por medio de la novela Una princesa de Marte, publicada en 1912 por capítulos en la revista All-Story Weekly.

Debido a ese tipo de aventuras surgen dos subgéneros similares, pero con grandes diferencias, el Planet Opera y Space Opera:

  • Planet Opera: mejor conocida como “romance planetario”, en este subgénero los relatos están ambientados en un solo planeta o dos, de características exóticas, con flora, fauna y “mundos perdidos”; del mismo modo, fueron inspirados en los relatos de aventuras de Sir Artur Conan Doyle y Henry Rider Haggard, este último creó al mítico aventurero Allan Quatermain. En este tipo de historias, tan solo se aborda a una raza alienígena que tiene rasgos antropomórficos. Ejemplo de ello son los relatos de John Carter y la película de Avatar por James Cameron.
  • Space Opera: La principal diferencia con el Planet Opera, es que la historia o trama se desarrolla en varios mundos o en el espacio, siendo la distancia entre los planetas de menor relevancia, ya que la tecnología en dichas civilizaciones esta tan avanzada que remiten a los elementos mágicos de la “fantasía heroica”. En esta ambientación, existe una gran variedad de razas alienígenas, que representan la pluralidad y la multiculturalidad. Ejemplo de ello, son Flash Gordon (aunque muchos especialistas lo clasifican dentro del Planet Opera), Star Trek y Star Wars.

Los dos subgéneros mencionados sirvieron para desarrollar al extraterrestre como una analogía universal de las culturas de la antigüedad clásica y de los pueblos originarios.

Introducción del extraterrestre en el cine

Los comienzos del cine en el siglo XX despertaron el interés por adaptar relatos de ciencia ficción, como las novelas de Julio Verne; por ejemplo, el caso de la adaptación Viaje a la Luna de George Méliès en 1902, con la icónica cara de la Luna con un cohete. En esta cinta se presentaron los primeros seres extraterrestres quienes tienen un primer encuentro con la raza humana, mismos que resultan ser un espécimen raro.

Viaje a la Luna
Escena representativa del filme Viaje a la Luna

Posteriormente, llegaron otras cintas que definieron al extraterrestre como antagonista o mediadores de paz; por ejemplo, Himmelskibet (1918) y Aelita (1924). Para el primer caso, fueron marcianos con aspecto más humano, quienes tenían la misión de llevar la paz; seguidamente, el film de 1924 sirvió como propaganda soviética, quienes acudían al rescate de princesa marciana bajo el yugo de su tirano padre.

No obstante, la Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias, repercutió en la ficción los horrores del conflicto, mismos que eran representados con invasores fuera del planeta. De cierta manera, las representaciones de civilizaciones alienígenas eran una propaganda contra el avance soviético.

El extraterrestre como migrante o la apología del racismo

Continuando con la representación negativa del alíen en los grandes medios, en 1953 el autor de cómics Al Fedstein con Judgement Day lo representa. La historia narra la visita de un astronauta a un planeta habitado por robots, divididos en dos colores, unos son privilegiados y los otros marginados. En esta narración, la vida extraterrestre sirvió para representar el gran problema del racismo y la percepción sobre el fenómeno migratorio.

Viñeta del cómic Judgement Day de Al Feldstein

Previamente, H.P.Lovecraft en sus relatos, nos narraba que los seres extraterrestres tenían rasgos latinos, asiáticos o afros, que eran descritos de manera despectiva; por lo tanto, para la recepción de actual de su obra se percibe un racismo o xenofobia hacia grupos étnicos y minorías.

Posteriormente Superman en Action Cómics N°1, representó al inmigrante agradecido y bendecido que pudo llevar a cabo el “sueño americano”.  Esta representación de cierta manera era positiva, comparado con las anteriores y posteriores, que los representaba de acuerdo a la etnia enemiga en turno.

Action Comics
Portada de la primera aparición de Superman

Sin embargo, el filme sudafricano de Distrito 9 (2009) evidenció los estragos y la percepción del apartheid en dicho país. Además, demostró de manera metafórica la xenofobia, la discriminación hacia los grupos migrantes, que se ven orillados a la vida clandestina y criminal.

Civilizaciones extraterrestres que representan el colonialismo

Al parecer el extraterrestre esta visto desde el imaginario colectivo como migrante y víctima del ser humano o como invasor. En este último caso las culturas alienígenas invasoras son revisionistas de los grandes imperios de la historia, sobresaliendo más como un ente maligno.

De cierta manera, las primeras concepciones de los imperios intergalácticos espaciales, parten desde la perspectiva occidental; es decir, que los valores negativos demostrados son lo que el propio canon ve inmoral. Por esa razón, en los primeros relatos pulp de viajes interplanetarios los tiranos sean tan parecidos a sultanes, emperadores asiáticos y demás monarcas no occidentales. Por ejemplo, el antagonista de Flash Gordon, Ming “El Despiadado” posee notorios rasgos asiáticos y arabescos.

Primeramente, H.G. Wells estableció las pautas para estereotipar y criticar a los imperios, a través de criaturas imaginarias. Casi siempre en los relatos posteriores el ser proveniente de otro mundo era el adversario, los seres humanos ocupaban un rol más protagónico.

Por su parte, Ray Bradbury en Crónicas Marcianas cambió el rol del ser humano como héroe o libertado; en cambio, nos demostró los alcances de que la conquista espacial tenía reminiscencias con el descubrimiento de América. También, durante el texto de Bradbury la carrera espacial tiene sus estragos, el ser humano ya no era la víctima del colonialismo sino el victimario.

Portada de Crónicas Marcianas en español

De la misma manera, la autora mexiquense Jazmín García Vázquez, en el su cuento Los invasores de su libro Después del exilio, demuestra el postulado de Bradbury; no obstante, con el paradigma de que el ser humano ha sido del destructor de otros mundos, aludiendo que Marte fue el primer hogar de la raza humana.

Finalmente, en el antiguo canon de Star Wars o el Universo Expandido de Legends, estaba clara la perspectiva antropocentrista del imperio; Antes de la compra de Disney, estaba estipulado que los Stormtroopers y altos mandos de dicho régimen eran humanos; no es de extrañar que los separatistas fueran en su mayoría de especies alienígenas.

A partir de los filmes de Planeta 51, Avatar y Distrito 9, estipularon al ser humano como el peor de los males en el universo.

En conclusión, el fenómeno del ovni no solo debe representar lo sobrenatural, es una posibilidad para la inclusión social de minorías; debido a una deuda histórica, el extraterrestre debe ser la reivindicación ficcional de grupos históricamente discriminados.

Te puede interesar: Obi-Wan Kenobi; Lo mejor de Darth Vader, Leia y el icónico Jedi


Fuentes:
  • E.J.Rodríguez. (2019). Hablemos de ciencia ficción (III): los alienígenas. 9 de julio, de Jot Down; Contempary Culture Mag
  • Jacinto Antón. (1993). “La literatura de extraterrestres ayuda a vencer el racismo”, dice Jack McDevitt. 8 de julio de 2022, de El País
  • Javier Pastor. (2018). Los orígenes de la ciencia ficción: en el S. II alguien soñó con extraterrestres y guerras interplanetarias. 9 de julio de 2022, de Xataka
  • Jorge Luis Borges. (2003). Prólogo de Crónicas Marcianas (págs. 7, 8 y 9). México: Minotauro.
  • Jazmín García Vázquez. (2021) Los invasores en Después del exilio(págs. 11-16). México: LibrObjeto Editorial.
  • Juan R. Parker. (2016). A tribute Al Feldstein, the Great Collaborator. 9 de julio de 2022, de Comics Alliance
  • Luis Miguel Cruz. (2019). La evolución de los extraterrestres en el cine de ciencia ficción. 8 de julio de 2022, de Cine Premiere

Redactor Funcional de Primer Nivel de Modernidades - Nació el 3 de agosto de 1994 en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Licenciado en Lengua y Literatura Hispanoamericanas en la UNACH. Becario del PECDA en las emisiones 2019-2020 y 2021-2022. Ganador del Primer Premio Universitario Óscar Oliva de la UNACH 2020, en la categoría de Crónica.

Súmate a la retro de esta nota

Busca tu tema de interés