ActualidadCOVID-19Eslabones PolíticosInternacional COVID-19México COVID-19

El año de la normalidad enferma

El año de la normalidad enferma
Foto. Archivo

En México nunca muere nadie, o más bien, nunca dejamos que se mueran los muertos…

Juan Rulfo

En todo el mundo, este año quedará ligado al virus que se anunció en China hace doce meses. Todavía no hemos podido asimilar lo que nos ha sucedido. Se habla de una nueva normalidad como señal de que la normalidad que conocíamos cayó enferma, y no será sencillo restaurarla.

A causa de esta pandemia, han muerto aproximadamente un millón cuatrocientas mil personas1. Eso significa el 0.0179% de la población mundial. Escrito de esa manera, es difícil dimensionar tal cantidad de sufrimiento.

Pareciera que los datos sin un relato no están claros. Se podría decir que a diferencia de las pandemias del pasado, la actual ha sido controlada gracias a la cooperación internacional, el desarrollo técnico y científico, incluso a las medidas políticas y a la información disponible.

Sin embargo, también se puede narrar desde otros puntos de vista, enfocando los problemas. Por ejemplo:

  • El origen del virus no está claro.
  • Los confinamiento decretados por algunos gobiernos no tienen justificación científica.
  • Hay una neblina de pos-verdad y fake news alrededor del coronavirus.
  • La OMS y otros organismos internacionales han dado informaciones contradictorias.
  • La Nueva Normalidad parece terreno propicio para el “capitalismo de vigilancia”

La normalidad de un país enfermo

En el caso de México, lamentablemente, llevamos más de cien mil fallecimientos de acuerdo a datos oficiales. Lo cual todavía resulta peor si contemplamos el exceso de mortalidad. Hasta el 10 de octubre se registraban más de 200 mil muertes en exceso, asociadas directa o indirectamente al COVID-19.

Miles de mexicanos han muerto sin ocupar un solo día una cama de hospital. Con síntomas, pero sin test, han quedado como casos sospechosos. Otros han ingresado ya muy graves al hospital y han muerto al poco tiempo. Por eso el índice de letalidad en nuestro país es tan elevado. Aunado a las pocas pruebas que se realizan.

México es el país número 157 en test por millón de habitantes y el doceavo en muertes por millón. En fallecimientos totales es el cuarto. Los tres primeros países son mucho más poblados. México ha rebasado, en palabras del propio subsecretario de Salud, el escenario catastrófico desde hace meses. Yo diría que ya tenemos dos catástrofes: la de salud y la económica.

Culpable o Responsable

El Presidente, siempre preocupado por su popularidad, acusa duramente a quienes critican su gestión de la pandemia. No le gusta asumir responsabilidades ni es capaz de autocrítica. Hoy me parece claro que el Gobierno continuará con la misma estrategia, por más que los cementerios se llenen. Ciertamente, hay un matiz entre responsabilidad y culpa, el Gobierno es responsable, pero no el culpable.

Pienso que nadie tiene la culpa de que los virus se repliquen y destruyan la salud. En verdad, no le veo el caso a buscar culpables. El asunto es que los gobiernos tienen obligaciones, administran los recursos de la gente; por lo tanto, son responsables de brindar servicios. En ese sentido, el sistema de salud tendría que ser una de las prioridades de cualquier gobierno.

¿El gobierno actual es el único responsable de la situación del sistema de salud? Obviamente no, creo que nadie considera que contábamos con un gran sistema de hospitales o que el cuidado de la salud de los mexicanos era óptimo. En lo absoluto. Precisamente por eso había que tomar medidas más cuidadosas desde que se alertó el riesgo mundial. Enfrentar esta enfermedad debió ser un asunto médico, no subordinado a los intereses políticos.

Politizar la enferma normalidad

Lo lamentable, es que la 4T está empeñada en politizar esferas de la vida que no son políticas. Por eso vieron como una oportunidad maravillosa, un anillo al dedo, el éxito de la muerte. Politizar es crear conflictos, inventar enemigos, amarrar navajas que desgarren el tejido social. Un ejemplo de esto: el gobernador de Puebla declarando que se trataba de una enfermedad que no afectaba a los pobres.

Un primer intento de narrativa polarizadora fue la de sugerir que los fifís y los corruptos serían los portadores del coronavirus. Esa insensatez fracasó muy rápidamente. Mientras los contagios crecían por miles, tal relato se hacía añicos. Entonces llegó otra narrativa, ésta mucho más convincente: los mexicanos que no cuidamos nuestra salud somos los culpables de que la estrategia del Gobierno no funcione.

Sospecho que esta visión es bastante aceptada. Yo no la comparto porque he visto mucha gente cuidándose, obedeciendo las normas y procurando cumplir con las instrucciones oficiales. Acepto que no somos una sociedad que se caracterice por su disciplina, sé que han continuado las reuniones familiares, las fiestas, los viajes turísticos, etc. Lo que no me consta, es que en ello radique el problema de los contagios y, sobre todo, el de los fallecimientos.

Tenemos una responsabilidad como individuos y como sociedad, pero el costo de las pruebas, la campaña para no acudir a los hospitales, la falta de congruencia de las autoridades con respecto a la gravedad de la pandemia, unas veces desestimando su importancia y otras mandando mensajes atemorizadores, no ayudan. Todo ello ha contribuido a la enferma normalidad que padecemos.

Cada día nos familiarizamos más con esta normalidad enferma. Y eso no puede ser saludable.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Modernidades.


1 Coronavirus Update (Live)

Fuentes
Antonio Rangel
Líder de Opinión de Modernidades - Poeta, narrador y ensayista. Estudié Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM, ahí mismo cursé la Maestría en Letras. Colaborador en diversas revistas literarias. Actualmente profesor de Literatura. Interesado en las ideas de la libertad, el debate plural y los problemas educativos.

Los comentarios están cerrados

Más en: Actualidad