EntretenimientoPortadaReseñas de discos

Earthling de David Bowie; revelación de mentiras en sonidos extraordinarios

Earthling (1997), es una experiencia sonora maravillosa, explosiva y poco sutil, que, aunque está plagado de música electrónica, impone la esencia rockstar de David Bowie. Por si fuera poco, el significado de sus letras va de la mano con sus notas poco sutiles; advirtiendo la clase de contenido que encontrarás desde el desorden en las letras del título. De esta manera, puede leerse un juego de letras EART HL I NG, que suena como “Earth is a lying” (La Tierra es una mentirosa). Por lo tanto, es una abierta invitación a cuestionar y analizar el mundo en el que vivimos.

Quienes conocen bien el estilo y música de David Bowie, aseguran que este vigésimo álbum de estudio suena como un retorno a su estilo original. Probablemente, aquí yace un poco esa conexión que él mismo estableció con el álbum Scary monsters (and super creeps); mismo donde dio paso a una era más comercial, abandonando una parte importante de su carrera.

Un álbum fresco e innovador

Así que, te aseguro que este álbum no solo es un deleite en los juegos experimentales de la música electrónica, sino que contiene mucho material a analizar; el cual es tan sorprendente como impactante y aquí lo desglosaremos. Personalmente, puedo decir que nunca había escuchado con tanta atención y detalle un álbum de David Bowie y, no me arrepiento de haberlo hecho con Earthling.

Estoy completamente enamorada de este álbum, no sé si es porque sus ritmos movidos se apegan un poco más al tipo de música que me gusta; en suma, contribuye que es una realidad que, a pesar de que ya pasaron prácticamente 25 años de su lanzamiento, aún se percibe fresco e innovador. No puedo imaginar lo impactante que debió ser escucharlo a finales de los 90 😵‍💫.

Little Wonder

En cuanto escuché por primera vez esta canción, me sorprendí por la velocidad con la que comienza; ya que, de inmediato es una explosión de sonidos, en las que no pude evitar imaginar una escena de personas moviéndose apresuradamente en la ciudad. Sorpresivamente, al ver el video musical, el comienzo es exactamente a la escena que imaginé; por lo tanto, podemos decir que es la forma de encapsular el desconcierto de quien llega, es decir, ese alienígena que observa a los terrícolas.

Debo decir que este concepto me agrada mucho en función de una observación más analítica de la gente que habitamos este planeta. La voz de Bowie se siente como un susurro en medio de la frenesís musical que, en un principio, me pareció un poco lenta.

Posteriormente, aprendí a disfrutar esta combinación que se siente como un viaje intergaláctico por su manera de jugar con los sonidos electrónicos; en suma, tiene la presencia (nada sutil) del bajo y el viaje va escalando a la cima musical “so far away” .

A este punto, ya soy muy adicta a esa frase tan sencilla, porque siento que el sonido de la guitarra, batería; este toque más rockero, contribuye a que me mueva al ritmo de la música. De esta manera, conforme la música avanza con sus arrasadores sonidos, le pido que me lleve más lejos; y, lo hace, puesto que mientras más la escucho más me siento como en un ir y venir de, lo que mi novio bien llama, texturas.

David Bowie en el video de "Little Wonder"
David Bowie en el video de “Little Wonder”/ Gif. Gfycat

El drum ‘n’ bass

Del mismo modo, no soy una experta en géneros musicales, pero investigando descubrí que aquí hay mucho drum ‘n’ bass; es decir, interludios musicales muy acelerados acompañados de líneas de bajo. Este género es ejecutado magníficamente a lo largo del álbum y me ha fascinado completamente.

A pesar de que la letra no contiene demasiados elementos, se queda adherida en tu mente; igualmente, me resulta curioso que se use el nombre de los siete enanos de Blanca Nieves en la letra. Por un momento, me ha llegado la idea a la mente de que ese alienígena llegó a un planeta de enanos con distintas personalidades (reflejados en criaturas deformes); quizá un poco las personalidades que exploraba el mismo Bowie.

Aunque no precisamente es mi intención analizar el video de esta canción, a mi mente vienen muchas ideas al verlo. Por ejemplo, si nos basamos en que la influencia musical de este disco tuvo mucho auge en su momento y, varios escuchas coinciden en que el toque de rock evoca el origen del músico; entonces, el alienígena podría ser el recordatorio de esa esencia que no deja de destacar entre lo ordinario. En otras palabras, con todo y que el sonido podría resultar comercial, David Bowie siguió imponiendo su estilo; reflejado en este gran resultado de un juego sonoro.

David Bowie en el video musical "Little Wonder"
David Bowie en el video musical “Little Wonder”/Foto. Imdb

Por otro lado, me parece que también busca una vía de escape o la forma de transportarse a otro lugar donde pueda sentirse más feliz; porque, tampoco creo una casualidad que se mencione Bután, considerado uno de los países más felices del mundo, que alberga muchos templos budistas.

Y, aunque quizá para quienes me lean no tenga mucho que ver, no puedo evitar pensar en esa pequeña maravilla en nuestros días y vidas; me refiero a aquello que destaca por encima de todo en medio de nuestra cotidianidad y nos lleva muy lejos en un viaje a otro universo: “little wonder you”. En fin, puede haber una infinidad de interpretaciones.

Sin duda es un comienzo voraz dentro de este gran álbum, nada sutil y que me ha gustado un montón. De igual manera, considero que la canción es un ir y venir entre la electrónica y el rock, por lo que constantemente rompe su propia “estática”; me refiero al punto de partida al que parece regresar.

Looking for Satellites

A pesar de que en un principio esta canción no fue necesariamente mi favorita respecto a la letra y la voz; me refiero a, la forma en la que recita de manera muy tranquila las mismas palabras, haciéndome sentir casi en misa. Y, prácticamente escribiendo esto, acabo de hacer un contraste entre esta forma de recitar, para posteriormente decir sin tapujos que hay cosas en el cielo: there’s something in the sky”.

Partiendo de este punto, podría parecer una burla a estas cuestiones de religión o distractores, demostrando que hay cosas ocultas allá afuera a las que poner atención; prácticamente, solo perceptibles para aquellos valientes que se atreven a mirar más allá, lejos de toda distracción terrenal (lo que recita una y otra vez: lo banal).

Incluso, no solo lo que hay en el espacio a donde mira, lo que pasa aquí mismo y no vemos, que si lo descubres te hace preguntar: Where do we go to now? (¿a dónde vamos ahora?). Sin embargo, pareciera ser que estas distracciones son lo suficientemente hipnóticas y fuertes para retener la atención can’t stop”.

David Bowie interpretando "Looking for Satellites" en vivo durante Phoenix Festival (1997)
David Bowie interpretando “Looking for Satellites” en vivo durante Phoenix Festival (1997)

Si hay algo que me gusta de este álbum son los contrastes, no solo en la forma en que resalta la voz al decir “Satellite”; sino, cómo se rompe “la hipnosis” para revelar que hay algo en el cielo, brillando en la luz, girando y muy lejos. Por lo tanto, mientras más escucho la letra, siento que está alertando sobre la presencia de los satélites y sus verdaderos fines; o sea, algo más relacionado a lo militar, científico, comunicativo.

¿Por qué no podríamos pensar en algo relacionado al espionaje? Por esa forma de imponerse sobre nosotros, detectarnos, recibir y enviar la información. Más adelante, tenemos un sonido particular que recuerda a los efectos de las películas antiguas para anunciar presencia alienígena 👽; pero, aquí sirve para enfatizar lo desconocido, misterioso, que provoca cierto temor.

Por este motivo, la canción me parece magnífica por estos contrastes acompañados de una carga potente de guitarra; otro aspecto exquisito a destacar, pues nos vuelve a sacar del trance, a pedirnos que observemos, escuchemos, pongamos atención. En contraste con la lentitud del inicio, el final es muy poderoso, es esa liberación por lo revelado, el conocimiento de lo desconocido. Simplemente magnífico.

Battle for Britain (The letter)

Primeramente, el ritmo de esta canción me es muy similar que el de Little Wonder, al menos en un comienzo; de este modo, volvemos a tener la presencia de drum ‘n’ bass, en compañía del bajo y una voz que suena ligeramente más acompasada que el resto de sonidos. Nuevamente, en mitad de la canción tenemos una frecuencia alucinante, quizá más experimental, que eleva todo lo escuchado anteriormente.

Dentro de los ritmos, encontramos la presencia del piano, guitarra, batería; así mismo, pequeñas mezclas que me recuerdan un poco a los videojuegos o una radio que baja de frecuencia. De nueva cuenta, me da esas vibras muy alienígenas.

Siento esta pieza como una versión más intensa y ambiciosa que Little wonder, con una visión más atenta de la sociedad y el papel de los terrícolas; dentro de una composición que, advierte, no debe tomarse como deprimente: “don’t you let my letter get you down”.

David Bowie en 1997
David Bowie en 1997/ Foto. The Jungla

Realmente, encontrar un significado a esta letra me ha costado un poco de trabajo y cada quien podrá dar una interpretación distinta (claro está); dentro de la primera estrofa, se menciona que el tiempo vuela cuando está en otro par de manos. También: y un perdedor seré, porque nunca he sido un ganador en mi vida. ¿Qué clase de mensaje oculto hay aquí? Podríamos decir que realmente nosotros no controlamos nuestro tiempo y vida, como pensamos; ¿nunca has sentido que estás dentro de algo establecido?

Muchas veces llega a sentirse como si solo estuviéramos siguiendo coordenadas ya trazadas, no puedes considerarte perdedor si sabes que no ganarás la batalla. No obstante, esto también podría significar que muy difícilmente se gana si quieres romper los parámetros establecidos dentro de lo que ya fue escrito; no obstante, te cuesta mucho trabajo aceptarlo; aunque, la realidad es que no podemos vivir la vida como realmente nos gustaría, sino aprender a vivirla y aceptarla como es.

Siguiendo bajo la idea de que cuesta aceptarlo, la frustración llega de la mano y es muy fácil acostumbrarse a que “no hay salida”, que la batalla está perdida. Pero, parece que el espíritu salvaje vuelve a manifestarse y regresa a la idea de quedar excluido antes que caer en el juego y perderse en él; es decir, ser fiel a uno mismo sigue siendo primordial, no ceder en la batalla quien eres y lo que te compone, ni ser alguien más.

I got used to stressing pain
I used the sucker pills to pity for the self
Oh, it’s the animal in me
But I’d rather be a beggarman on the shelf
Me acostumbré a estresar el dolor
Usé las píldoras de succión para sentir lástima de mí mismo
Oh, es el animal en mi
Pero prefiero ser un mendigo en el estante

A más de esto, encontramos que es normal sentirse abatido al ver el mundo, como si dijera que es un sentimiento muy usual; casi difícil de esquivar. Pero, pareciera no estar de mejor ánimo para dar un mensaje completamente optimista, tal vez porque el mensaje que busca dar es más realista; si lo miramos con más detalle, todo el álbum busca dar una visión más real de lo que pasa en el mundo.

Don’t be so forlorn, it’s just the payoff
It’s the rain before the storm
On a better day,
I’ll take you by the hand
And I’ll walk you through the doors
No estés tan triste, es solo la recompensa
Es la lluvia antes de la tormenta
En un mejor día te llevaré de la mano
Y te guiaré a través de las puertas

Posteriormente, da la impresión de que no se arrepiente de su forma de llevar la vida, sonando muy relajado cuando dice que no es un pecador. También, esta frase puede implicar un alejamiento a las creencias tradicionales, o al menos a las que refieren una relación con Dios; especialmente, la forma en que la iglesia dicta que se debe vivir la vida.

My, my, but time do fly
When it’s in another pair of pants
And illusion I will be
For I’ve never been a sinner, la di da
Mi, mi, pero el tiempo vuela
Cuando está en otro par de pantalones
Y la ilusión seré
Porque nunca he sido un pecador, la di da

Más adelante, pareciera que gana esa sensación depresiva o de resignación, que no solo se hace presente en una voz con menos fuerza; sino, en la repetición constante de la palabra down. No cabe duda de que esta canción es otra perfecta mezcla de sonidos, que hace una magnífica combinación con la voz.

Seven Years In Tibet

Antes que nada, quiero destacar el extraordinario deleite que es escuchar esta melodía, en la que Bowie toca el saxofón; por lo tanto, este toque de notas excepcionales, me mantiene demasiado cautivada, provocando en mí las ganas de bailar lentamente. Además, la magnificencia de este álbum y sus contrastes, vuelven a manifestarse con notas de guitarra que se elevan, sin sacarnos del deleite (al principio).

Así mismo, su cautivadora voz con un notable efecto, envuelve tus oídos y el ambiente; del mismo modo, este se rompe cuando exclama por lo alto: “I praise to you”.

No obstante, como siento que pasa mucho a lo largo de este álbum, la melodía “candente”, trae consigo un mensaje más sombrío. Para empezar, se sabe que esta canción comienza a hablarnos de un joven monje tibetano que recibió un disparo en la cabeza; también, se inspira en algunas conferencias del Dalai Lama y el nombre de la canción es el del libro homónimo Seven Years in Tibet (que Bowie leyó).

David Bowie en 1997
David Bowie en 1997/ Foto. Ruta Rock

Personalmente, me sorprende saber que el nombre original era Biscuit lady, gracias a un artículo engañoso en Internet; en este, se decía que a una mujer le explotó un recipiente de galletas y pensó que la masa era su cerebro escurriendo de su cráneo. Bueno, quizá esto podría “justificar” la sensación del disparo en la cabeza.

Are you OK?
You’ve been shot in the head
And I’m holding your brains
The old woman said
So I drink in the shadows
Of an evening sky
See nothing at all
¿Estás bien?
Te han disparado en la cabeza
Y estoy sosteniendo tu cerebro
La anciana dijo
Entonces bebo en las sombras
De un cielo al atardecer
No veo nada en absoluto

Algo que leí acerca del Duque Blanco, es que estaba en búsqueda del balance espiritual, así que esta canción podría hablarnos de una de esas búsquedas. Y, si algo puedo decir de los sonidos que embargan Seven Years In Tibet, es que sacan de balance constantemente; incluso, durante un momento me asustó la disrupción musical con notas muy enérgicas de guitarra (minuto 03:37).

Aunado a esto, por momentos la música pareciera trabarse o, desconectarse, lo que yo interpreto como si el mismo Bowie se estuviera desconectando; en otras palabras, ya no está en este plano.

David Bowie en 1997
David Bowie en 1997/ Foto. Pinterest

¿Qué es lo que puedes descubrir en una nueva experiencia sensorial? Considero que el disparo en la cabeza se refiere a la apertura de mente; a través de la bebida que tomó en las sombras. De igual manera, no creo casualidad la presencia de una mujer anciana, pues podría ser esta guía (o líder) en la búsqueda. Evidentemente, se da a entender que la expansión de la mente llevó a un lugar oscuro al adentrarse demasiado o ver más allá.

Lo anterior, se refuerza con frases como “la forma frágil está a la deriva, más allá de la zona de yoga”; lo que, puede entenderse como un tipo de meditación distinta, en donde se vio a sí mismo o a otro ser. Igualmente, menciona que “los cerdos vuelan”, esto ya me da para pensar en un “viajesote”.

The stars look so special
And the snow looks so old
The frail form is drifting
Beyond the yoga zone
Turn to question the mountain
Why pigs can fly
It’s nothing at all
Las estrellas se ven tan especiales
Y la nieve parece tan vieja
La forma frágil está a la deriva
Más allá de la zona de yoga
Giré a cuestionar la montaña
Por qué los cerdos pueden volar
No es nada en absoluto

No podemos asegurar que el viaje no fue revelador, pero tampoco que fue agradable y esto se ve reflejado en los sonidos discordantes; al menos a mí, me transmiten intranquilidad e incomodidad, completamente opuesto a lo agradable que prometía ser en un comienzo.

I praise to you
Nothing ever goes away
I praise to you
Nothing ever goes away
I praise to you
Te alabo
Nada se va nunca
Te alabo
Nada se va nunca
Te alabo

A continuación, tenemos la constante frase “te alabo, nada nunca se va”. ¿Cuál fue el magnífico descubrimiento? ¿A quién alabó en repetidas ocasiones? ¿Realmente halló algo en sí mismo o a través de algo más? Especialmente, qué fue lo que obtuvo a cambio.

Esta canción me da para pensar en muchas cosas y su ritmo me fascina completamente, como puede llegar a inquietarme. Sin duda, se suma a mi lista de canciones favoritas del álbum, no me canso de escucharla.

Dead Man Walking

Inmediatamente, como si de una historia se tratara, Dead Man Walking llega a reafirmar la existencia de lo que no vemos, pero está presente. Con un estilo único, seguramente muy bailable en la década de los 90; de hecho, casi casi me hace decir “punchis punchis” por momentos; simplemente, el ritmo me fascina y es una de mis canciones favoritas del álbum (si no es que la favorita).

Al igual que las anteriores canciones, su mensaje es muy impactante, más allá de esa alegría que pudiera transmitir en lo movido de su ritmo. Y, retomando un poco lo que se puede ver en el video mismo, esta canción revela que realmente nunca estamos solos en la habitación.

En realidad, no quiero sonar como si me hubiera fumado un porrito, pero desde el principio habla de algo no humano; y, el título de la canción habla de ese hombre que realmente ya no es él ni se maneja por él, es hablar de estar dominado (poseído) por otra cosa. De hecho, creo que el propio video se siente como esa fiesta que tienen los seres ocultos mientras están al acecho para seguir viviendo o alimentándose.

Imagen del video musical "Dead Man Walking"
Imagen del video musical “Dead Man Walking” / Foto. IMDb

También, podríamos tomarlo como el hecho de que la humanidad es prisionera de distintas cosas: el mal, lo material, deseos carnales, etc. Y, a esto, me gustaría sumar que si en esos años el internet comenzaba a tomar relevancia, ¿en estos tiempos no somos demasiado prisioneros ya de esto? Entre otras cosas que nos tienen dominados y caminando como muertos vivientes.

No obstante, considero que la canción se centra mucho en estos demonios acechando, de los cuales se niega o desconoce su existencia, convirtiéndote en prisionero; además, de ese riesgo que se corre de aprender a convivir con ellos, viendo lo que provocan en la humanidad como algo normal en relación a cosas como poder o guerra.

David Bowie en el video musical "Dead Man Walking"
David Bowie en el video musical “Dead Man Walking” / Foto. YouTube

No necesariamente hay que verse como personajes de película de terror para ser un dead man walking, basta con el amor al materialismo, avaricia, búsqueda de poder; por mencionar algunos casos.

He swivels his head
Tears his eyes from the screen
As his past puts him back in Atlantic City
There’s not even a demon in Heaven or Hell
Is it all just human disguise?
Gira la cabeza
Se arranca los ojos de la pantalla
Como su pasado lo devuelve a Atlantic City
Ni siquiera hay un demonio en el cielo o el infierno
¿Es todo solo un disfraz humano?

El hecho de que afirme que no hay un demonio en el cielo o el infierno, para después preguntarse si todo es un disfraz humano, causa escalofríos; porque, esto quiere decir, que ellos están aquí y que realmente el ser humano es el lugar donde se “ocultan”. En suma, también suena a otro desapego de creencias al no reconocer una presencia de cielo o infierno como tal.

David Bowie
David Bowie / Foto. IMDb

Por el contrario, en su canción, Bowie habla consciente de una presencia (y más), lo reconoce en la oscuridad, lo ve deslizarse esperando que se vaya; pero, al mismo tiempo, admitiendo que lo ha tomado: “Me fui, me fui, me fui”. Mientras, también da indicios de que ahora es distinto o adquirió otras características: “ahora soy más sabio”.

And I’m gone gone gone
Now I’m older than movies
Let me dance away
Now I’m wiser than dreams
Let me fly fly fly
While I’m touching tomorrow
And I know who’s there
When silhouettes fall
Y me fui, me fui, me fui
Ahora soy mayor que las películas
Déjame bailar
Ahora soy más sabio que los sueños
Déjame volar, volar, volar
Mientras me toco mañana
Y yo se quien esta ahí
Cuando las siluetas caen


Y el constante “let me fly fly fly”, es una súplica por la liberación, el deseo de dejar de ser un prisionero. Sin duda, una canción pegajosa, con toques sublimes de piano rumbo al final; pero, un mensaje revelador y sombrío, relacionado a lo que no vemos o negamos que existe y nos posee sin darnos cuenta.

Video musical "Dead Man Walking"
Video musical “Dead Man Walking” / Gif. Blog Pushing Ahead of the Dame

Telling Lies

Esta es la oportunidad perfecta para recordar que Telling Lies, fue la primera canción en la historia que se pudo descargar de manera digital; durante el lejano 1996, revolucionando la manera de consumir música.

Por otro lado, nuevamente hay una presencia muy marcada del, ya conocido, drum ‘n’ bass y la exposición de altas notas de guitarra; lo cual, cuando la escuché por primera vez, me hizo mover la cabeza de arriba abajo. Definitivamente, es otra de mis canciones favoritas y está muy cercana a Dead Man Walking para posicionarse como mi favorita. Contrario a los ritmos escuchados anteriormente, aquí hay una atmósfera más pesada y oscura, que se siente como una advertencia.

Por esta razón y poniendo atención a la letra, no creo que se refiera solo a los altos cargos que nos mienten y pierden con sus mentiras; sino que, está hablando de todo lo referente a medios de comunicación, internet, el ritmo acelerado de vida, lo que se empezaba a consumir. Principalmente, dentro de las primeras palabras, con personas obligadas a conocerse, me suena ya a un aspecto en el que caímos hoy día con las redes.

David Bowie fue el primer artista en permitir la descarga digital de una de sus canciones
David Bowie fue el primer artista en permitir la descarga digital de una de sus canciones / Foto. InsideHook

Igualmente, cuando menciona frases como “yo soy más rápido que una infección”. “Yo soy el futuro, soy mañana, soy el fin”. Suena casi tan profético que asusta un poco; además, es bien sabido que el internet nos miente mucho, claro que no es el único medio, pero es el que mueve al mundo hoy. A través de este medio, la gente dice muchas mentiras, solo basta ver las redes sociales; también, como la gente finge ser otra persona para ciertos fines, hay estafas, etc.

En otras palabras, la canción podría referirse a la globalización o una nueva forma de control. Particularmente, el ritmo y letra me transmiten la inquietud de Bowie por el rumbo al que se dirigía la humanidad, cayendo más en una oscuridad que emite, incluso con una voz más profunda.

Así mismo, al asegurar “soy un visionario”, es una clara muestra de que el camaleón del rock sabía lo que venía, podía verlo; y lo transmitió en esta canción.

También te puede interesar: BowieNet; el día en que David Bowie inventó el streaming

The Last Thing You Should Do

A pesar de que en este punto del álbum los sonidos electrónicos, de drum ‘n’ bass y de guitarras ya me son ligeramente similares; debo reconocer que siempre hay algo que me sorprende y me cautiva en cada canción que pasa.

Ahora, el do-oh-oh-oh-oh, me resulta demasiado hipnótico, haciendo que me imagine un movimiento en espiral, repetitivo, quizá como la letra de esta canción; además, la primera vez que la escuché, y todavía, me descubro bailando sin darme cuenta de cuando inicié. Resulta casi imposible que todas las melodías tengan su toque especial y cautivador.

Pero, respecto a la letra, nos invita a mirarnos, reflexionar y pensar en qué estamos haciendo con nuestra vida, con nosotros, a dónde vamos; quizá, es una invitación a darnos cuenta de la manera en la que nos estamos destruyendo, puesto que la felicidad se ha perdido. Seguramente, eso que estamos haciendo con nosotros mismos es lo peor que podríamos hacer, lo último que deberíamos hacer, como bien establece.

¡Pon atención! ¿Qué te estás haciendo a ti mismo?

David Bowie en 1997
David Bowie en 1997 / Foto. My Kingdom for a Melody

Pero, no todo está perdido, porque hay una persona que te está pidiendo que te mires y descubras lo que haces contigo; de la misma manera, te está ofreciendo una especie de refugio o salvación, invitándote a vivir otra clase de experiencias, también a permanecer a su lado y tomar el último autobús. Es como decir: vamos a escapar de este mundo.

I’m Afraid of Americans

Personalmente, este es el ritmo que menos me atrapó en todo el álbum, pero no quiere decir que no me haya gustado. Incuestionablemente, el video me ha hecho reír en este desesperado intento del Duque Blanco de huir de los americanos, porque me parece irónico por el hecho de que él es británico.

No obstante, considero que la canción se basa mucho en el repudio que siente por las personas que basan su existencia en lo banal o placeres; incluso, que se dejan engañar o guiar por lo aparente. Al mismo tiempo, es claro que también ve la maldad cuando parece que nadie nota su existencia; y, cómo esto influye en el actuar de las personas.

Escena del video musical "I'm Afraid of Americans"
Escena del video musical “I’m Afraid of Americans” / GIF. Make A GIF

Claramente, muestra esa pérdida de la fe en la humanidad y admite el temor que le provoca lo existente, pero invisible, en el mundo; y, si algo me sorprendió demasiado, fue el remate del video, donde se muestra a un grupo de personas que parecen seguir ideas sin cuestionar o buscar más allá.

Evidentemente, hay una alusión al demonio, quien es el que atrae a este grupo de personas, pero muy cerca hay una referencia a Dios; entonces, esta gente cree que está siguiendo en realidad a Dios (totalmente cegados), interpretado por la encarnación del mal y del que Bowie huía. Definitivamente, es una gran invitación a analizar ciertas creencias.

Escena final del video "I'm Afraid of Americans"
Escena final del video “I’m Afraid of Americans” / GIF. ResetEra

Law (Earthlings on fire)

Por último, el álbum concluye con otra canción muy movida con fuerte carga electrónica, ritmos acelerados y otra clase de sonidos; a través de estos, pude imaginar otro escenario acelerado, como los minutos antes del caos, hasta una invasión alienígena. De hecho, debo admitir que la primera vez que la escuché, vino a mi memoria el GIF de un marciano bailando.

Por un momento, la voz que dice “I don’t want knowledge, I want certainty” me suena como a algo que escuchas en la televisión, dicho por un presidente. Algo muy retro, pero al mismo tiempo futurista.

Marciano bailando
Marciano bailando. GIF/ Tenor

Mediante el nombre de la canción, podemos ligar algunas ideas: Law, las leyes y normas que rigen a la sociedad para evitar un caos; por otro lado, el final de la humanidad (Earthlings on fire), los terrícolas en llamas. Evidentemente, no me parece una casualidad que sea la canción con la que finaliza el álbum, pues como ya dije, siento que es como una historia; inevitablemente, todo arrastró a la humanidad a su fin. Y, bajo esta idea, podríamos entender por qué Bowie admite que a veces se siente temeroso.

Respecto al “no quiero conocimiento, quiero certeza”, podría tomarse de distintas formas. En primer lugar, que el conocimiento está oculto, para que las personas nos engañemos y tengamos la certeza de que las cosas son como se muestran.

En segundo lugar, que el conocimiento que nos dan, no es el real y queremos certeza de que las cosas así van a ser. Igualmente, podría significar que aunque se tenga un conocimiento, preferimos evadirlo en la necedad de que tenemos la certeza de que las cosas son como creemos; por lo tanto, este pensamiento podría llevar a ese final de la humanidad; realmente es una frase que se presta a sentarse un rato y reflexionar a profundidad lo que busca decir.

Más adelante, tenemos otra afirmación respecto al sonido del suelo, lo que es otra referencia a algo oculto, algo debajo. Quizá, otro escenario desconocido con las personas que se ocultaron debajo del suelo al sobrevivir al caos.

Un álbum tan excepcional como revelador

Varios de los comentarios que leí de usuarios en YouTube, debajo de videos musicales de Earthling, es que es un álbum infravalorado. Definitivamente, para algunos pudiera resultar un álbum no muy agradable por sus sonidos agresivos en momentos, o quizá por sus letras; innegablemente, los que lo apreciamos, podemos estar muy agradecidos y considerarlo uno de los mejores álbumes de Bowie.

Finalmente, como pudiste darte cuenta, es demasiado lo que se expresa y revela en sus letras; por lo tanto, lo considero una visión muy íntima que el músico tenía respecto al mundo y el rumbo al que se dirigía la humanidad. A más de esto, él no ocultaba su decepción por ello ni el conocimiento que tenía, revelado en sus letras y, que por momentos se toma como la advertencia por el temor que siente.

Ya desde la portada, puede verse cómo está de espaldas, sobre un escenario colorido, pero que parece falso, un montaje, un engaño. Por último, quiero agregar que el álbum me dejó lo suficientemente fascinada para seguir explorando este universo musical y tomar la invitación de mirar más allá.

Portada del álbum Earthling de David Bowie
Portada del álbum Earthling de David Bowie/ Foto. Discogs

No te vayas sin leer esta magnífica reseña: Scary Monsters; David Bowie advierte cómo lo comercial destruye la moral


Referencias:
  • Ballesta, Juan Carlos. Earthling: a 20 años de las frenéticas incursiones drum ‘n bass de Bowie, consultado el 5 de enero de 2022, La dosis
  • Shooter, Mike. David Bowie- Earthling (1997), consultado el 3 de enero de 2022, de La voz de los vientos
  • González, Jorge (2021). Los demonios; seres que atacan más allá de lo físico. Consultado el 5 de enero de 2022, de Modernidades
Subir carátula o imagen

Earthling

9.5

arthling (1997), es una experiencia sonora maravillosa, explosiva y poco sutil, que, aunque está plagado de música electrónica, impone la esencia rockstar de David Bowie. Además, es una invitación a cuestionar y analizar el mundo en el que vivimos. Y, coincido totalmente en que es un álbum que se sigue sintiendo actual, fresco e innovador, gracias a sus ritmos tan movidos. Sin duda, es un álbum IMPERDIBLE.

Alienígenas 👽
  • Por supuesto, es imposible no destacar la extraordinaria voz de David Bowie, un alucinante deleite que enfatiza lo contagioso de sus ritmos y se modifica de manera adecuada para destacar partes esenciales de sus mensajes.
  • El explosivo viaje musical que recorres a través de los viajes, puesto que aunque la música electrónica predomina, David Bowie va más allá al introducir repentinamente otro género musical y lograr sin dificultades que funcione. Por ejemplo, lo que ocurre al inicio de Seven Years in Tibet, con el saxofón. O, al final de Dead Man Walking, que termina con un toque aluciante de piano, al estilo jazz.
  • Los mensajes que puedes encontrar en sus letras, totalmente apegados a su visión del rumbo que tomaba la humanidad con la llegada del siglo XXI. Y, como podemos ver en la actualidad, no estaba equivocado.
  • Los videos musicales de esta era son alucinantes y definitivamente tienes que verlos porque juega más con los mensajes que quiere darnos. Aún sigo pensando que I'm Afraid of Americans es mi favorito por ver a un Bowie asustado (de una manera que me pareció algo cómica) y la escena final que me encantó.
  • La fuerte presencia de la guitarra eléctrica que le da una carga muy explosiva al álbum y que a todos les recuerda los orígenes de David Bowie. En definitiva, las notas pesadas son un gran acierto.
  • Telling Lies, Dead Man Walking, Seven Years in Tibet, Little Wonder y Law (son mis canciones preferidas en este álbum).
  • Es demasiado movido, lo cual me fascina.
Earthlings (terrícolas) 🌎
  • Esto me pasa con diversos álbumes, por lo que no es algo en contra de Earthlings Y, es que llega un momento en el que los ritmos me parecen ya muy similares. Por ejemplo, la presencia de los sonidos electrónicos y las guitarras eléctricas. Pero como mencioné antes, David Bowie sabía cómo dar un toque fascinante a la música y no hubo canción que no tuviera algo que me atrajera demasiado.
  • No lo considero totalmente una desventaja porque habla de la enorme capacidad de Bowie, pero sí te lleva un rato lograr entender lo que quiere decir. Pero, entre más lo escuchas y quizá con el contexto necesario, vas entendiendo mejor estos mensajes. Tal vez es la razón por la que se considera infravalorado: no es un disco que cualquiera pueda asimilar. Sin embargo, esto no es necesariamente malo. Entienden y reflexionan los que quieren.
Mónica Mecalco
Líder funcional de proyecto - Egresada de Comunicación y Periodismo por la UNAM. Feliz colaboradora en Modernidades. Mi pasatiempo es escribir y uno de mis sueños es publicar un libro; me gusta mucho la narración. Una de mis aspiraciones es dejar huella en distintas áreas de la comunicación. Fan a morir del Universo Cinematográfico de Marvel, Katy Perry y Chris Evans. Mi gusto friki es comprar Funko Pop.

1 Comment

  1. […] Te puede interesar: Earthling de David Bowie; revelación de mentiras en sonidos extraordinarios […]

Súmate a la retro de esta nota