Cuando Cupido decide renunciar a su trabajo

En la Ruta de las Artes, hemos decidido tomarnos un descanso de los movimientos para continuar con artistas contemporáneos poco conocidos. Es así que, a pesar de ir casi una semana tarde con el Día del Amor y la Amistad, hemos decidido escribir sobre cuando Cupido decide renunciar a su trabajo.

Esta figura mitológica representada por un niño alado y muchas veces por un querubín, es hijo de la diosa del amor y la fertilidad, y del dios de la guerra. ¿Coincidencia? No lo creo. Durante siglos ha representado el amor, y artistas como Caravaggio lo han plasmado de una manera inocente, pícara y hasta encantadora. La obra El amor victorioso es una muestra del efecto que este dulce prepúber tenía sobre nosotros.

Caravaggio, El amor victorioso (Amor Vincit Omnia), 1602
Caravaggio, El amor victorioso (Amor Vincit Omnia), 1602.

¿De inocente niño a joven indiferente cabalgando un pene gigante?

No es intención de esta columna arruinar la imagen de uno de los grandes íconos de nuestra historia occidental. De eso ya se ha encargado el marketing, los comercios y la charlatanería romántica que reina en nuestros días. Por eso, celebramos como un gran logro encontrar imágenes como Paciente de Joyce Lee que prácticamente me sacó del letargo narrativo. Si esta columna no nació para compartir los descubrimientos fortuitos de arte en las redes sociales, no sé cuál otro sería su objetivo.

Joyce Lee, Paciente, 2021.

Conoce los estrenos de febrero en Netflix para disfrutar este fin de semana

Detallando al Cupido de Lee

Esta artista coreana sabe cómo llamar la atención. Sus trabajos en acuarela y lápices de colores tratan temas de actualidad como el empoderamiento femenino, los estándares de belleza, la religión y espiritualidad, y las relaciones amorosas. En su obra Paciente, la figura principal aparece aislada en un fondo color cartón para que nada nos distraiga. Como si eso fuera posible.

Joyce Lee, Paciente, detalle, 2021.
Joyce Lee, Paciente, detalle, 2021.

Un adolescente, casi hombre, posa con actitud indiferente sobre un caballo desproporcionado, cuya cabeza ha sido reemplazada por un enorme y venoso pene. Este Cupido lleva un poste para venoclisis en la mano izquierda a modo de lanza, o sustituyendo el arco y la flecha con los que suele ser representado. La bolsa recolectora de sangre, le trasfunde este precioso líquido a sus venas. Unas alas estáticas, casi sin la magnificencia de los seres alados, caen sobre la espalda de este personaje sumergido en mirar al infinito.

Eros en crisis

Lee sabe jugar con las referencias. El rostro del joven Eros es tomado de personificaciones famosas como la de Eros y Pisque. El cabello rizado en bucles que le caen sobre el rostro andrógino de labios carnosos y ojos con grandes párpados. La expresión contemplativa, pero en el dibujo de Lee contempla el vacío, en vez del objeto del deseo. El torso de color vibrante, bien proporcionado y marcado, alude a la energía y salud de la edad. En contraposición, tenemos la venoclisis en su brazo y un caballo totalmente desfigurado.

Antonio Canova, Eros y Psique, 1787-1793.
Antonio Canova, Eros y Psique, 1787-1793.

Caballo de pesadillas

Como si se tratara de una malísima interpretación de un equino hecha por Bob Camp, este ser es una alegoría del destino final que tiene el amor y Cupido en nuestros tiempos. Sus patas cortas y rígidas, como de una mesa antigua imposible de mover por el peso, manifiestan una estaticidad de piedra. La sombra difuminada, es una mancha informe que exagera la desproporción del pecho y del cuello del animal. El vello rizado de la crín, entre canoso y púrpura, se corta con una suave montura blanca que une a esta fantástica quimera. A pesar de entreverse un pecho fornido, las costillas manifiestan la desnutrición y el cansancio. Un estado famélico en el que se encuentra la seducción en nuestros días.

Joyce Lee, Paciente, detalle, 2021.
Joyce Lee, Paciente, detalle, 2021.

También te interesará leer: Schiele y la estrecha frontera entre pornografía y arte

Dick pics para todos

Para cerrar el “análisis” superficial de esta obra, desconocemos la intención real de Lee para presentar este trabajo. Sin embargo, podemos inferir que la falta de códigos claros de seducción y la amalgama de romanticismo trillado, han llevado a la gente a pensar que una dick pic es una manera de hacer cumplidos en estos días. Un pene erecto, torcido, venoso y ciertamente ciego, amordazado con riendas rígidas que no llevan a ningún conductor, es un símbolo de que la sociedad necesita hablar de estos temas. Aprender a conducir el impulso sexual que nos lleva a querer conocer gente, a querer relacionarnos con otros. Que levante la mano la primera mujer que no haya recibido una de estas imágenes no solicitadas ni deseadas en redes.

La contraparte

Las mujeres también carecemos de una brújula para afrontar el mundo actual. Después de años de películas románticas que nos muestran sumisas, desesperadas o merecedoras de un amor con final feliz, sólo si superamos todas las pruebas, estamos perdidas. Estamos seguros de que la guerra que batallamos no nos llevará a la extinción de la especie, pero sí a años de malinterpretaciones y distanciamientos entre hombres y mujeres (y demás sexualidades, sabemos que no es fácil para nadie).

https://www.instagram.com/p/CLOUV4Hjg1_/
Joyce Lee, Nothing is more serious than pleasure, 2021.

En Nada es más serio que el placer, Lee nos trae una figura femenina cuyo fleco le venda los ojos. Rodeada de corazones de chocolate y bombón, y algunas figuras fálicas achocolatadas, esta mujer está envuelta en un moño de regalo con la leyenda del título de la obra. Su vulva es un gran corazón rojo con adornos de dulce y, al igual que el Cupido descrito arriba, las luces crean un efecto de censura que al mismo tiempo destella atención.

Repensar los estereotipos de amor y romance

Cuando Cupido decide renunciar a su trabajo es momento de repensar los estereotipos de amor y romance de hoy en día. Después de un fin de semana empalagoso, en el que las tiendas de regalos y restaurantes ofrecieron las más variadas ofertas para recuperar lo que la crisis sanitaria les ha quitado, hay que concientizarnos sobre el impacto social, ecológico y psicológico que generan estas fechas. Ya los globos perdieron el aire, los chocolates fueron devorados, las flores yacen tristes en un florero con el agua sucia, las tarjetas leídas y los osos de peluche guardados en una repisa.

El consumismo absurdo nos dejó más vacíos que nunca. Pensemos en celebrar las próximas fechas con un poco de conciencia: hablemos de sentimientos en vez de regalar un adorno hecho de unicel y plástico; cuando sea posible, demos un abrazo y un beso sincero a nuestros conocidos, en vez de acosar a extraños en las redes; vayamos a terapia, por nuestro amor propio. No dejemos que el sugar rush de las temporadas festivas nos arrastren a la antigua normalidad, porque el bajón de azúcar que viene después es mucho peor.

¿Tú cómo celebraste? ¿Estás de acuerdo con alguna de estas palabras?


Lee, J. (s. f.). Joyce Artworks. Joyce Artworks. Recuperado 18 de febrero de 2021.

Ex redactora funcional de Modernidades - Nací en Valencia, Venezuela. Estudié Letras en la Universidad Central de Venezuela (UCV), Artes Gráficas mención Diseño en la Escuela de Artes Visuales Cristóbal Rojas y el FPELE (Formación de Profesores de Español como Lengua Extranjera) en International House Querétaro. He realizado numerosos cursos, incluyendo el Diplomado en Creación Literaria en la Escuela de Escritores de Querétaro; Diplomado en Desarrollo de Habilidades Intelectuales a través del Ensayo; Diplomado en Desarrollo de Competencias Didácticas de la Escuela Normal Superior de Querétaro; y el Diplomado en Marketing Digital y Redes Sociales en la Anáhuac Campus Querétaro. He participado en varias revistas literarias nacionales e internacionales como ensayista, fotógrafa, correctora de estilo y diseñadora: “Look&Click”, “Trastiempos”, “Kalathos”, “Mombaça, Literatura y arte”, “El bozal”. Realicé la portada del libro La calle ciega de Roy Reyes. Mis cuentos han sido publicados por el Fondo Editorial del Gobierno del Estado de Querétaro con el título El bozal II. Trabajé como Social Media Manager en la revista digital T3 Magazine y como locutora en el podcast Smart3r Girls. Actualmente trabajo en International House Querétaro desde 2010 como Directora del Departamento de Formación Docente y también como correctora de estilo y diseñadora gráfica en M-TD Tecnología y Diseño.

Busca tu tema de interés

A %d blogueros les gusta esto: