Calaverita literaria – López-Gatell, doctor de la muerte

En el olvido se hallaba 

hasta que el COVID-19 apareció, 

López-Gatell recordaba 

que era el subsecretario de Salud, 

su gran momento llegó  

para mostrar su ineptitud. 

La huesuda sus pasos seguía, 

de la pandemia en México ya sabía, 

pues mucho gusto le dio 

por el mal manejo que llevó. 

Las gracias la calaca daba 

por las personas que se llevaba. 

Al cabo que a nuestro subsecretario 

muy poco le importaba, 

que los contagios y decesos  

cada vez aumentaban; 

conforme con los resultados,  

felicitaciones le daba el mandatario. 

En cada conferencia matutina 

la muerte de risa moría 

que hasta la panza ya le dolía; 

mientras decidía su visita divina. 

Atenta estaba en primera fila, 

esperando la salida 

para invitarle un tequila  

al doctor que le regalaba vidas. 

Ilusamente, Gatell pensaba  

que la tenía librada, 

lo que él no sabía  

es que por ignorante y burlón 

acabaría en el panteón. 

La catrina aprovechó 

Y de una se lo llevó, 

pues una prueba de COVID positivo dio, 

sorprendido el doctorcito 

dejo escapar un gritito: 

¿Cómo que COVID tengo yo? 

Su eterna amiga, la huesuda 

sin titubear le preguntó: 

“¿No que muy chingón? 

Ahora pagarás tu deuda, 

cumpliendo tu cuarentena 

en el fogón por mentirosón”.

Calaverita literaria - López-Gatell, doctor de la muerte
Foto. Forbes

Más de /

Ex Redactora Funcional de Primer Nivel de Modernidades - Soy Licenciada en Educación Preescolar. Si de escribir se trata, puedo decir que es una de mis pasiones, así como la música. Siempre me gusta estar aprendiendo cosas, cada día es bueno para aprender.

Súmate a la retro de esta nota

Busca tu tema de interés

A %d blogueros les gusta esto: