OpiniónPolítica

Calaverita literaria – Ricky, Riquín, Canallín

Venía la Calaca buscando a Ricardo Anaya, quien
pronto se afligía

pero basta fue su sorpresa cuando en el exilio
Anaya andaba

ahora no solo AMLO lo buscaba, la Calaca sus
pasos seguía,

pues carteles de “Se busca” por todos
lados se miraban.

Pasmada quedó la Calaca, pues al ver el cartel
se burlaría

“Ahora tienes cabello” exclamaba; y un
par de carcajadas le seguían;

mientras, Ricardo Anaya un refugio buscaba,

temeroso que la Calaca llegara.

“López Obrador me quiere fregar a la mala,
le estorbo para sus planes de sucesión en 2024, no quiere que yo sea candidato”
,

en un papel Anaya firmaba,

la Calaca al leer su carta de risas no paraba,

Aquí el Caso Odebrecht ya
está en el entierro”
, declaró la flacucha mientras se acercaba.

Ricardo Anaya la delantera llevaba,

ante la contienda con la Muerte, el primer lugar
llevaba.

Calavera literaria a Ricardo Anaya
Foto. Wikipedia

En su recorrido una pausa hizo, pues de hambre
moría,

así que un taco de tortilla en su espera comía;

mientras tanto la Calaca su camino pisaba,

“¡No te resistas! Desde el 2018 tu
derrota firmada ya estaba”
.

“Tienes una cuenta pendiente” y es
momento de en la tumba pagarla.

La Huesuda los pasos del “Ricky, Riquín,
Canallín” había alcanzado

-“Dame una última oportunidad”, Anaya
había suplicado;

en lo que sus huesos se asomaban, Ricardo
aprovechaba,

pues un video de despedida en Twitter publicaba:

Voy a tener que estar fuera una
temporada: espero que sea muy breve
”.

La Calaca sus pasos cernía, el fin para Anaya
por fin se sentía,

y nada más que el destierro como castigo
merecía:

No me despido, hasta muy pronto y alégrate,
ya pasaron tres años”,
un último mensaje para el presidente, Ricardo Anaya

emitía.

Thania Uriostegui Muñoz
Leader Scrum Editor de Modernidades - Periodista, Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Periodismo Comprometida por informar de forma objetiva, veraz y precisa de manera responsable. Escritora aficionada y amante de las letras.

    Súmate a la retro de esta nota

    Más en: Opinión