Entretenimiento

‘100 días para enamorarnos’; qué esperar de la serie de Netflix

‘100 días para enamorarnos’ es una serie/telenovela mexicana adaptada y producida por Telemundo en el año 2020. Protagonizada por Ilse Salas, Mariana Treviño, Erick Elías y David Chocarro y dirigida por Mariano Ardanaz y Pablo Ambrosini. Sin embargo, aunque la idea pareciera original de la productora, no lo es, la serie se adaptó de la telenovela argentina ‘100 días para enamorarse’, creada por Sebastián Ortega en el año 2018.

Esta serie estuvo en un principio transmitiéndose en la televisión, pero, gracias las maravillas del Internet, ahora se encuentra en la plataforma de Netflix. ‘100 días para enamorarnos’ nos cuenta varias historias sobre diferentes parejas que hacen frente a sus problemas amorosos con resultados divertidos y hasta dramáticos.

La premisa que te enamorará

Las historias que nos cuentan son simples. En primer lugar aborda la relación Constanza y Plutarco, una pareja de exitosos abogados que, al ver que se acerca el fin de su matrimonio, deciden firmar un “contrato” de no verse y hacer lo que deseen. Esto, con ciertas restricciones, durante 100 días para intentar rescatar y reavivar los últimos pedazos de su relación y, con ello, evitar la decisión de divorciarse.

Asimismo, se le suma la vida amorosa de Remedios y Max, quienes también deciden divorciarse, pero a diferencia de su amiga Constanza, Remedios no firma ningún contrato, sólo reflexiona sobre su situación amorosa y, después de una repentina sorpresa del destino, sobre la posibilidad de comenzar de nuevo con alguien de su pasado, su primer amor Emiliano.

También no debe de faltar la historia de Jimena y Luis, Jimena, también es abogada y colaboradora de los protagonistas Plutarco y Constanza, además de esposa y madre. Este personaje es descrito como empoderado, amoroso, imponente; sin embargo, ingenuo y ciego, ya que considera que su matrimonio es ‘perfecto’, situación que puede llegar a estresar e incomodar al público después de ver las andanzas de su esposo.

De igual forma, la serie de Telemundo, en un principio no tuvo tanta audiencia como se esperaría, ya que no se le consideró un producto muy atractivo; sin embargo, no fue hasta que llegó a la plataforma de Netflix, que causó gran impacto en el público joven y adulto. Esto debido a los temas que abordaba: la inclusión, el bullying, la homosexualidad y la transexualidad, los diferentes tipos de familias. Además de el divorcio junto con la separación matrimonial y las adicciones.

Fuente: Netflix
Fuente: Netflix

100 días para enamorarnos: en el título está la promesa

Hay quienes piensan que el amor se puede ‘rescatar’ después de que este se está acabando, yo considero que no siempre es así. Luchar de más, aferrarte al pasado como si fuese el único motivo por el que vale la pena vivir, no es sano. Sin embargo, hay muchas parejas que intentan revivir ese sentimiento que, en el pasado, fluía con gran fuerza entre ambos; a algunos les funciona a otros no, pero entre el sí o el no, se crean grandes historias. Estas historias son las que nos cuenta ‘100 días para enamorarnos’.

Las emociones que manejan en la serie son variadas, intensas. Van desde hacerte reír, llorar, molestar, confundir y hasta querer dejar de verla, pero, como toda relación a la que te aferras, regresas a ella sin importar lo que te haga sentir. Esta serie nos permite ver las dos caras de la moneda, no todas las relaciones son iguales, pero tampoco hay que luchar demás por la persona equivocada. Hay que saber dejar ir para que llegue algo mejor.

Los personajes son bastante realistas, notándose que tanto el guión como las actuaciones son impecables, creíbles y poco exagerados. Cada cierto tiempo sientes que te identificas con alguno de ellos y hasta sientes su alegría o dolor como propios. Esta clase de apropiación emocional es dificil de conseguir y de lograr con las series comerciales, ya que no lo sientes real.

La obra consta de 92 capítulos con una duración aproximada de 44 minutos cada uno, no es ni tan larga ni tan corta; sin embargo, muchos considerarían que son excesivamente largos como para hacer una maratón, pero también hay que considerar que la serie fue pensada para verse un capítulo por semana. Si no quieres mortificarte, lo más recomendable sería que los veas de esa manera.

¿Esta serie podrá enamorarnos en 100 días?

A modo de conclusión, ¿recomiendo esta serie para los amantes del amor, las relaciones y la felicidad? sí, pero, ¿y para los que detestan todo ello y les agradan las películas y series que plasman situaciones más realistas? también. Esta serie no plasma felicidad y amor todo el tiempo, como esas sosas ideas que nos venden muchos medios de entretenimiento, nos ofrece un vistazo a la realidad de muchas parejas y sé que muchos se sentiran identificados y hasta quizá los hagan tomar muchas decisiones respecto a sus relaciones amorosas.

Si bien esta serie no debe tomarse como un vistazo a los futuros amorosos de todas las parejas en la vida real, sí puede tomarse como si fuese un consejo de un viejo amigo o de una amiga que te estima y desea lo mejor para ti. Así que ¿qué esperas? si deseas revivir esos grandes amores del pasado que aún rondan tu mente, recibir un consejo indirecto para mejorar tus relaciones actuales o simplemente eres amante del romance y el drama, esta serie es para ti. No te decepcionarás.

Tal vez te pueda interesar: Netflix México; top 10 de las películas y series más vistas.


Referencias
  • Pérez Sánchez, F. (7 de octubre de 2020) 100 días para enamorarnos la serie con mucho romance y MUCHA comedia. Vogue.
  • Alberto Germán, J. (6 de octubre de 2020) 100 días para enamorarnos: Erick Elías nos habla sobre la serie (y el amor). GQ.
Ana Carolina Capi
Ex redactora de Modernidades - Licenciada en letras españolas, ha pasado la mayor parte de su carrera estudiando e incursionando en la literatura infantil y juvenil. Ha impartido talleres de lectura para niños y jóvenes, asistido y participado en diversas conferencias entorno a la literatura mexicana, española y en lenguas extranjeras, así como también se ha desempeñado como correctora y redactora en varias revistas y periódicos. Es fanática del género de terror y thriller en general, amante de los cuentos y novelas infanto- juveniles y fiel devoradora de anime y manga.

    Súmate a la retro de esta nota